Cuando la obra se convierte en su amante

Publimayo

A clío.
 
«Ocurre entonces la emoción singular llamada 
belleza,  ese misterio hermoso que no 
descifran ni la psicología ni la retórica.» 
 
Jorge Luis Borges
Narciso%2c Caravaggio 1594Sus palabras se pierden en el libro- ¿las dijo?-. Recuerdo su prudencia, su modestia y su falta de carácter. Su belleza. Después vino la aspereza y  la crueldad, no, su crueldad.La muerte. Aunque ya lo dijo el viejo Parménides: el ente siempre quiere permanecer en su ser.
Era 1890 y ahí empezó todo. La cadena que todavía hoy  no concluye aparece en la era victoriana. El demonio que no se menciona surge refulgente en nuestros días. De esa belleza, que tal vez solo los griegos conocieron, renacen espectros hambrientos  de la gloria que únicamente Fidias podría brindarles. Pero Fidias ahora bebe junto  a Protágoras y Sócrates sobre la cruz de su gloria.
Si no Fidias tal vez Oscar Fingall O´Flahertie Will. Si no en Atenas, tal vez en Dublin, o mejor, y como ha sido, en sus palabras.  A veces, por la Afrodita de Milo se conoce a Alejandro de Antioquía.  ¿Quién es el autor y cuál es la obra?
Evatlo

Publimayo

Acceder

Registro

Restablecer la contraseña

Por favor, introduce tu nombre de usuario o dirección de correo electrónico y recibirás por correo electrónico un enlace para crear una nueva contraseña.