Nuestras ciudades no son aun sostenibles y resilientes

Síguenos / Me Gusta :

 

Por : JOHN ELVIS VERA S.

Ahora se nos quiere vender la idea de que nuestra ciudad es Sostenible y Resiliente, según funcionarios de la secretaría de planeación de la capital Quindiana. Eso fue lo expuesto en la controversial reunión entre los responsables de dicha oficina y representantes de algunas organizaciones ambientalistas y animalistas alrededor de la “socialización” del Plan de Desarrollo, propuesto por la actual Administración Municipal.

Pues bien, no está demás ahondar un poco sobre esos temas de moda, utilizados hoy en día por algunos políticos y tecnócratas haciéndoles el coro, para decirnos que todo va bien cuando en realidad cada día nos acercamos más al abismo, ahondando sin freno alguno la crisis ecológica planetaria.

Publimayo

Para la sostenibilidad ambiental y mitigación al cambio climático, se requiere que las ciudades deben darle un manejo prioritario a su entorno natural y conservación de su diversidad biológica y ecosistémica, al urbanismo con un mínimo impacto, a la reducción de la contaminación atmosférica, control de su crecimiento, movilidad urbana no contaminante, espacios suficientes y amplios para el caminar y el transporte en cicla, transporte masivo más amigable con el ambiente, mejoramiento y ampliación de zonas verdes para el disfrute ciudadano, etc. Todo lo anterior en beneficio de sus habitantes presentes y futuros.

Ciudad sostenible no es posible si no existe plena y amplia participación de la ciudadanía en las determinaciones gubernamentales que impacten sobre todos y todas quienes habitemos la localidad. No es posible si la población a plenitud no goza de servicios de óptima calidad, garantizando el acceso a los mismos. Una ciudad sin vivienda digna, educación y salud para todos y todas no se podrán considerar como tal. Una ciudad sostenible “Es una ciudad que se construye a si misma de acuerdo a unos principios ecológicos, educadores y en igualdad”.

Sostenibilidad también es autoabastecimiento y soberanía energética, promoviendo las energías alternativas y/o renovables, aprovechamiento integral de los residuos y disminución del consumismo, incentivo de las tecnologías limpias y eficientes. Recuperación y mejoramiento de “viejas” edificaciones y aéreas urbanas, en lugar de expansiones en detrimento del área rural.

Igualmente sin soberanía alimentaria no alcanzaremos dicho objetivo, es decir si no logramos cultivar en nuestro entorno citadino y rural los alimentos que necesitamos, difícilmente lograremos la ciudad requerida. Por lo tanto se debe promover –en todos los espacios posibles- los mercados campesinos y agroecológicos con agricultura y alimentos de cercanía.

La resiliencia de una ciudad va de la mano con su sostenibilidad. Ya que si esta no lo es, no estará en capacidad de “absorber perturbaciones”, y las mismas no solo pueden darse por algún “desastre natural” como los terremotos que sucederán con alguna periodicidad, o las explosiones o erupciones volcánicas que tarde o temprano se volverán a presentar.

Hoy en día como consecuencia del evidente cambio climático, provocado por la misma acción de la sociedad humana y con más exactitud por este sistema económico expoliador y destructor de nuestro planeta, los desastres serán cada vez más frecuentes y las sociedades o territorios que no estén preparados a los mismos se verán en serios aprietos para sobreponerse a estos, con toda la posibilidad de sucumbir sin poder hacer resistencia. Largas sequías y torrenciales lluvias, aumento sustancial de la temperatura promedio, aumento del nivel del mar y avance de este sobre costas y aéreas insulares, crecimientos de zonas áridas y desérticas, incendios forestales, grandes inundaciones, erosiones, perdida de la diversidad biológica  y demás. Todo esto acompañado de cada vez mayores olas de migraciones ambientales de comunidades enteras, que en lo sustancial son provocadas a su vez por los factores anteriormente expuestos.

Los estudiosos del tema han considerado algunos puntos esenciales de los cuales deben apropiarse nuestras ciudades para que la mitigación y la resiliencia, sean en realidad una posibilidad para la propia existencia de las mismas. Me permito exponer algunas como puntos de referencia:

  1. Agricultura local
  2. Ciudad caminable
  3. Redes de comunicación
  4. Biomimetismo
  5. Energías renovables
  6. Sistemas públicos de bicicletas
  7. Resiliencia social
  8. Financiamiento y recursos garantizados
  9. Evaluación de riesgos multi-amenaza
  10. Protección, mejoramiento y resiliencia de la infraestructura
  11. Protección de las instalaciones vitales: Educación y Salud
  12. Reglamentación de la construcción y planificación territorial
  13. Capacitación, educación y concientización pública
  14. Protección ambiental y de los ecosistemas
  15. Preparación, alerta temprana y respuestas eficaces
  16. Recuperación y reconstrucción de comunidades.

Por último solo resta preguntarnos si de verdad nuestras ciudades y en particular la nuestra, son sostenibles y resilientes. Si en medio de este desastre ecológico planetario será posible su permanencia en el tiempo. Si tendrán la posibilidad de garantizar una calidad de vida digna para sus habitantes o simplemente colapsarán por no haber asumido las tareas necesarias y urgentes.

JOHN ELVIS VERA S.

vera.suarez.john.elvis@gmail.com

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me