El mototaxismo en el Putumayo : los llamados moto-ratones, hora de reglamentarlos?

Síguenos / Me Gusta :
Por : Carlos Hugo Linares Abogado
Por : Carlos Hugo Linares – Abogado

El fenómeno del mototaxismo es una realidad a la que todo gobernante le hace el quite en público pues atacarlo es anti popular frente a algunos gremios, y en esas condiciones se pregona que apoyarlo es ilegal.

En las calles de Puerto Asís las opiniones están divididas:, para algunos transportarse por $ 1.000 es muy barato y sirve para dinamizar la economía del pueblo, para otros,los “motorratones” quebraron el transporte legal, y generan inseguridad.

En abono a su defensa es muy cierto que desplazarse en un mototaxi es económico y rápido, además del servicio personalizado que algunos ofrecen, también es una oportunidad de empleo informal que ha logrado satisfacer las necesidades de cientos de familias de nuestro municipio.

Foto : Internet
Foto : Internet

Por el otro lado de la balanza, está la protección de las empresas, legalmente constituidas que prestan un servicio de transporte cumpliendo con los requisitos normativos, y claro está, están en su derecho al trabajo formal.

Publimayo

Pero como la ley escasamente prevé fenómenos sociales, sino que más bien los regula – esa es su fuente , parte a regular un hecho ya existente-, pero en el tema del mototaxismo esa reglamentación ha sido lenta y está en mora.

Mientras esperamos que el congreso tramite una ley que regule este fenómeno, se podría pensar que en cada municipio se puedan adelantar gestiones que permitan que ambas modalidades de transporte coexistan.

Empezar por formalizar a los mototaxistas como empresa, carnetizarlos, uniformarlos, serían buenas opciones para darle confianza a sus usuarios, igualmente permitiría autoregulación en su proliferación, y su ejercicio a personas que realmente lo necesitan.

Buscar rutas y horarios para trabajo son otras opciones, por ejemplo dar exclusividad a taxis en terminales, aeropuertos y horas nocturnas y a los mototaxistas en horas pico, alternar fines de semana, etc. Porqué no pensar en el motocarro como un sistema intermedio que bien puede utilizarse, presenta la economía de una motocicleta y la comodidad de un automóvil.

La base de la coexistencia es la concertación, y en los pueblos todavía queda la generosidad, misma que nos hará ceder a unos y otros, para desempeñar un trabajo que persigue un mismo fin, la manutención de nuestras familias y la prestación de un buen servicio público.

CARLOS LINARES BURGOS
ABOGADO

 

 

Google

Síguenos / Me Gusta :

Los comentarios están cerrados.

Twitter
Visit Us
Follow Me