Se le tiene, se le atiende

Google

Por : Ricardo Solarte.

Hace poco escuché decir a mi hermana, quien trabaja en Corpoamazonía en la implementación de proyectos productivos, un comentario que le había hecho una de las expertas del Sena que viajó a Mocoa para hacer un levantamiento de información. Le sorprendió para mal, la pobre cultura del servicio de los mocoanos.

Ricardo Solarte

Y no nos digamos mentiras, quienes nacimos por estas tierras, contadas excepciones, poco sabemos de aquello. Servicio es pensar en función del cliente. Entender que la satisfacción plena de quien nos compra debe ser el centro sobre el cual giran nuestras estrategias comerciales. Un negocio que no tenga esta filosofía moderna de servicio, está condenado a desaparecer más temprano que tarde.

Y es que no es gratuito que por años, Mocoa y muchos de los municipios del Putumayo hayan sido colonizados por los paisas. Aun recuerdo cuando era niño y mi papá decía: “es que ellos sí saben trabajar”. Tuve que crecer y ver otras culturas para descubrir que “saber trabajar” se traduce en brindar un buen servicio.

Publimayo

Los paisas por naturaleza son seres cálidos, que nacieron en hogares donde la palabra tiene un poder increíble, y donde además, la generosidad siempre está presente. Una de las costumbres más arraigadas es hacer grandes frijoladas los sábados y llevar la olleta a la mesa para compartir. Mantienen las puertas de sus casas abiertas y preparan mucha comida para los que lleguen.

Esas raíces les facilita ser exitosos en los negocios, pues a todos nos gusta que nos atiendan bien, y que nos consientan con una “ñapita”. Pero sobre todo, nos gusta visitar negocios en los cuales nos encontremos con personas a las que se les note el esmero por hacernos vivir una buena experiencia en su local.

El turismo ecológico y de aventura en el Putumayo es una apuesta que están dando algunos arriesgados empresarios en solitario. Y puede convertirse en el sector de la economía que nos saque del anonimato y que nos traiga a muchos nacionales y extranjeros a conocer estas hermosas tierras.

Para lograrlo, ya fuimos bendecidos con unos paisajes hermosos que no tienen comparación.Tenemos algunas empresas que están atendiendo la demanda, hasta ahora incipiente, pero en crecimiento. Ahora nos toca trabajar para ofrecer un servicio “cinco estrellas”, que convierta la visita al Putumayo en una experiencia memorable.

Debo advertir que mejorar la cultura del servicio es una labor que no se logra dela noche a la mañana. Requiere, ante todo,tomar conciencia de que con buen servicio tenemos una ventaja competitiva que nos asegura la compra, pero lo más importante: la recompra. Bien dicen los que saben que “no se tiene un cliente hasta cuando éste nos compra por segunda vez”.

La invitación, es pues, a que trabajemos todos mancomunadamente para que esto se de. La vinculación del sector público es fundamental, pero lo es mucho más la del sector privado, pues ahí están las empresas que necesitan con urgencia mejorar su servicio para que no suframos una segunda colonización paisa. Advierto que no tengo nada contra los paisas. De esta manera, en el futuro seremos nosotros, quienes digamos a nuestros hijos: “es que los putumayenses sí sabemos trabajar”.

Google

Los comentarios están cerrados.