La columna de Agustín Ordoñez sobre mi desempeño

Google

Resultó reconfortante para mí leer la columna del profesor Agustín Ordoñez, no solo por sus elogiosos y críticos comentarios sobre mi desempeño, sino además, y sobre todo, porque lo hace de frente, a diferencia de otros, que esconden su nombre para descalificar sin argumentos. (http://miputumayo.com.co/2011/11/24/guillermo-rivera-florez-aqui-y-alla/)

No obstante lo anterior, y respetando a pie juntillas los argumentos planteados por el profesor Ordoñez, quisiera plantear algunas consideraciones sobre su escrito.

Para empezar, no encuentro razones en quienes aseveran que soy uno en el Putumayo y otro en Bogotá, tanto aquí y allá defiendo las mismas ideas. Vale la pena señalar un ejemplo: el reconocimiento nacional se ha dado en gran medida gracias a mi trabajo en favor de las víctimas de la violencia y en el plano regional, en la última campaña en la que resulte elegido por tercera vez como Representante a la Cámara, esa fué mi principal propuesta. Algunos dirán que el Partido Liberal al que pertenezco y que ha orientado los destinos del Departamento en los últimos 16 años es el responsable de los principales problemas que vive el Putumayo. Si y no, y al respecto conviene recordar que los dos primeros gobiernos liberales de elección popular recuperaron fiscalmente a un departamento que en esa materia estaba a punto de colapsar. Además, como le consta al pueblo del Putumayo, no obstante que el Gobernador elegido en el año 2007 fue avalado por el liberalismo, asumí frente a él una recia oposición, acompañando en esa brega al magisterio del Putumayo en defensa de la educación pública. En ese orden de ideas invito a valorar objetivamente el gobierno de Byron Viveros, pues en solo un año demostró que desde la gobernación se podían liderar importantes inversiones en diferentes ámbitos del desarrollo. Estoy de acuerdo con quienes sostienen que los resultados del 30 de octubre fueron una cuenta de cobro al partido liberal, así sucede en todo el mundo cuando un mismo partido acumula tiempo significativo en el poder, con aciertos y desaciertos. Para quienes insisten en la tesis de que soy uno aquí y otro allá vale la pena recordarles que en mis campañas siempre he planteado propuestas de carácter legislativo e incluso en la última de ellas me hice acompañar de un tablero que usaba para explicar la división de los poderes públicos y papel del Congreso en el Estado. Mi conductor le llamaba jocosamente a ese tablero el “desalentador de la lista de pedidos” porque cuando la gente escuchaba y observaba gráficamente la explicación renunciaba a los pedidos tradicionales de las campañas.

También se ha convertido en lugar común decir que mi trabajo es nacional y que por lo tanto he relegado los problemas del Putumayo. Nada más alejado de la realidad que esa afirmación, en primer lugar porque las banderas que defiendo a nivel nacional se refieren a temas muy sensibles para el Putumayo como la reparación de las víctimas de la violencia y porque siempre he participado en las decisiones y gestiones sobre los temas de nuestra región. Al propio Profesor Ordoñez le consta que acompañé al magisterio en el Ministerio de Educación durante las crisis de la educación pública en los momentos más difíciles del gobierno departamental anterior, mi presencia ha sido protagónica en materia de desarrollo vial, así otros a veces pretendan abrogarse la paternidad exclusiva de esas gestiones, fui el principal promotor de la exención del iva e imporenta para el consumo de combustible en el Putumayo, fui el autor de un proyecto de ley que luego fue recogido en el plan de desarrollo para resolver los problemas de cientos de familias desplazadas del municipio de Mocoa, he sido el principal opositor a las aspersiones aéreas con glifosato, soy el autor de la ley que autoriza recursos para la construcción del bloque de laboratorios en el Instituto Tecnológico del Putumayo, entre otros. Y ahora que el Putumayo se regodea porque en la Asamblea Departamental fueron elegidas 7 mujeres, vale la pena compartir, a través de este escrito, que soy uno de los autores y coordinador ponente de la ley 1475 de 2011 que exigió a los partidos integrar sus listas con al menos el 30 % de mujeres, cuya defensa debí asumir frente a la tozuda oposición de muchos de mis colegas cuando esa iniciativa se discutía. Digo esto para reivindicar, a través de un hecho concreto, que los temas nacionales que lidero si tienen efectos prácticos en el Putumayo.

Publimayo

Finalmente, dice el profesor Ordoñez que le gustaba más mi oposición a Uribe que mi actual pertenencia a la coalición de la unidad nacional. Frente a ello debo decir que hay sustanciales diferencias entre Uribe y Santos, tanto que el primero ya está en la oposición del segundo, pero no obstante que hago parte de la coalición de gobierno me he separado de ella en varios temas esenciales. Me limito a señalar dos: la primera de ellas la reforma a las regalías porque le significa al Putumayo una disminución de ingresos y la segunda la ampliación del fuero penal militar incluido en la reforma a la justicia porque a mi juicio contraviene estándares internacionales en materia de investigación de violaciones a los derechos humanos.

Le agradezco al profesor Agustín Ordoñez haber dedicado una columna a mi desempeño y a miputumayo.com por haberle permitido a él y a mi dar diferentes puntos de vista sobre mi labor legislativa en nombre del Putumayo.

Google

Categorías Opinión

Los comentarios están cerrados.