Navegando hacia la tierra del caimán negro

Por : Mauricio Orjuela

Tras aterrizar en el Aeropuerto Caucaya de Puerto Leguízamo (Putumayo), llegamos al fuerte militar que tiene la Armada Nacional de Colombia en este municipio. Aquí, predomina el ambiente húmedo y a diario se presentan fuertes lluvias.

Crédito: Sobrevuelo por el río Putumayo, cerca de Puerto Leguízamo.

Horas más tarde, se inicia la ceremonia oficial del XI Recorrido Binacional Colombia – Perú, que llevará servicios como salud, recreación, alimentación y otros que prestan entidades del Estado, como la Registraduría Nacional del Estado Civil, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y Migración Colombia, para atender a 20.000 personas.

Para el cumplimiento de la misión, fueron dispuestos tres buques, entre estos, el ARC Eddic Cristian Reyes Holguín, un buque artillero que prestará la seguridad en cada una de las poblaciones a las que llegaremos. El buque ARC Cotuhe, que transporta consigo al Bongo Hospital, el cual será el punto de atención principal para las comunidades y el ARC Miguel Silva, que impulsa un bongo donde se llevan las ayudas.

El bongo es una bodega flotante en la que se pueden transportar toneladas de carga, en este caso trae consigo ayudas y donaciones de los colombianos, representadas en ropa, calzado, alimentos y juguetes que llegan hasta Puerto Asís (Putumayo), y son transportados hasta Puerto Leguízamo, centro de acopio principal.

Rumbo a Isla Nueva

 ARC Reyes navegando hacia el primer corregimiento para atención a la comunidad.ARC Reyes navegando hacia el primer corregimiento para atención a la comunidad.

Es viernes 19 de mayo y zarpamos hacia Isla Nueva, una población de cerca 120 habitantes, quienes en su mayoría se dedican a la agricultura y a la pesca. Por estas tierras se cultiva el plátano, el maíz, los frutales y otros de ciclo corto. Don Ezequiel Gaitán Machoa, es el primer habitante de este corregimiento que me concede una entrevista. Asegura que la falta de medios para transportar su producción podría traer pérdidas para él.

Ezequiel Gaitán Machoa, agricultor de Isla Nueva, cultiva plátano y maíz. Ezequiel Gaitán Machoa, agricultor de Isla Nueva, cultiva plátano y maíz.

“Yo me dedico a la agricultura, tengo ya mi potrero, todo el mundo sabe que yo tengo mi finquita adentro, tengo casi una hectárea de yuca, que ya está de arranque. Una hectárea de piña y como un cuarto y medio de plátano. Por ahí tengo árboles frutales: caimo, uva, mandarina, aguacate”, aseguró.

Aquí, las viviendas están construidas en madera, sus pisos de tabla de ubican a cerca de dos metros del pasto para evitar que sucumban ante la fuerza de las aguas en tiempos de creciente. La única construcción que se erige en concreto es la escuela, que en su interior alberga un comedor escolar que no funciona, una biblioteca con pocos libros y tres computadores donados por un programa del Gobierno. Lo más paradójico es que no tiene suministro de energía eléctrica y los computadores ni siquiera están en uso.

Doña Cenaida Coquinche habita aquí con su familia: su marido, sus dos hijas, dos nietos y una más que viene en camino. Ella pasó al Bongo Hospital en busca de atención para una de sus nietas, pues la gripa y otros virus vienen haciendo de las suyas.

“La necesidad de aquí siempre es la salud. El agua no porque vivimos aquí a la orilla del río. Con la pesca nos mantenemos”, señaló doña Cenaida.

Crédito: Rafa (izquierda) y Johnny (derecha), sueñan con conquistar los corazones a través del reggaetón.Crédito: Rafa (izquierda) y Johnny (derecha), sueñan con conquistar los corazones a través del reggaetón.

“Ese tipo de música fue el que desde hace mucho tiempo nos gustó, desde los 7 años. Nosotros nos fuimos acercando al ritmo, a la letra y me gustó a mí, yo creo que a él también. Yo me miro ya joven cantando en una tarima”, afirma Johnny, quien a sus 13 años de edad sueña con triunfar como cantante.

Ya en la noche, paso a tomar mi primera cena, apenas tengo un hilo de señal en mi celular, lo que me permite sostener la última comunicación con mis padres y mis amigos. Es una noche estrellada y se observa claramente el firmamento, pues Isla Nueva es uno de los corregimientos que no tienen energía eléctrica.

Escuche aquí la crónica completa de esta historia, un recorrido por Isla Nueva: RadioNacional

Share This Post