Cinco circunscripciones de paz en el sur

Eduardo Gutiérrez Arias

De las 16 Circunscripciones de Paz que fueron pactadas entre el Estado y las FARC, y cuya ley fue aprobada recientemente en  último debate en el Senado de la República para la elección de 16 nuevos Representantes a la Cámara como norma transitoria que tendrá vigencia por dos periodos electores, del 2018 al 2022 y del 2022 al 2026, 6 de ellas serán elegidos en igual número de circunscripciones electorales en los departamentos del Sur Colombiano (Tolima, Huila, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño). Eso significa que el Sur, que hoy cuenta con 23 Representantes, pasará a 29 en los  dos periodos electorales siguientes, una cifra cercana al 16.2% del total de esta corporación legislativa que también sufrirá una variación en su composición como efecto de los cinco Representantes que se elegirán por parte de las FARC. Eso le permitirá a esta región tener un mayor poder de decisión política en el Congreso de la República, siempre y cuando sea capaz de unirse en torno a un plan para el desarrollo del Sur y una agenda de prioridades económicas, sociales y culturales. Esta tarea que con tanto ahínco emprendieron los gobiernos departamentales del periodo del 2001 al 2003, se ha adormecido en las siguientes administraciones que poco han avanzado en  la construcción y ejecución de una agenda común. Como sería de útil que algunas de las mejores universidades de la región como la del Tolima, la Surcolombiana, la de la Amazonía, la del Cauca y la de Nariño, lideraran el debate académico sobre cómo construir una región próspera, equitativa y democrática en este Sur olvidado y marginal de Colombia.

Las 16 Circunscripciones Especiales de Paz, para elegir igual número de nuevos Representantes a la Cámara, postulados por organizaciones políticas y sociales diferentes a las FARC y a los partidos con representación en el Congreso, son indudablemente una forma de airear la política colombiana, tan empequeñecida por la corrupción, el clientelismo y la politiquería. Los partidos que han gobernado el país y nuestras regiones en el los últimos años, son los responsables de que estas 16 zonas registren hoy los más altos indicadores de miseria, insalubridad, bajísimos niveles educativos, alta violencia y gran proliferación de economías ilegales. A esos partidos no se les podía premiar con nuevos cargos en el Congreso como lo proponía el Centro Democrático de Uribe. Estoy seguro que los líderes sociales que saldrán elegidos en estas 16 circunscripciones sabrán honrar su compromiso para que ellas se integren a una Nueva Colombia próspera, equitativa, pacífica y democrática.

Fuente : LaNación.com.co

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar