El nuevo gobierno departamental y el sindicato del Magisterio

Agustín Ordoñez G. – Presidente de la ASEP

Por estos días se nos ha planteado, de forma directa o indirecta, con intenciones sanas y no tan sanas, el tema sobre cuál o cómo será la relación entre el nuevo gobierno departamental y el sindicato del magisterio, la Asociación de Educadores del Putumayo – ASEP.

Esta inquietud, que a veces se nos dirige como pregunta a los dirigentes del sindicato, parece surgir de la situación coyuntural relacionada con el hecho de que a partir del 1º de Enero de 2012 y después de varios años de hegemonía de un partido, otro va a gobernar al departamento. Esto despierta el morbo político de algunos que han empezado a auscultar en la filiación política de los dirigentes del sindicato. Curiosamente nunca antes lo hicieron.

Quizá puedan pensar que nos hacen una pregunta difícil, pero no lo es en realidad y la respuesta es muy fácil para nosotros. Pero basta con decir que GOBIERNO ES GOBIERNO Y SINDICATO ES SINDICATO. Simple y sencillo, en apariencia, pero de una inmensa profundidad, entendida en su real dimensión únicamente por quienes somos sindicalistas y sabemos lo que conlleva cada cosa.

En la intención no tan sana de algunos que hacen la pregunta, se nota un total desconocimiento de la naturaleza, la ideología y la esencia política de los sindicatos, algo que no todos pueden comprender, por cuanto va más allá de los partidos y está muy por encima de cualquier precepto partidista y de cualquier filiación de los dirigentes sindicales. Nuestra ideología sindical nace y vive en nuestro corazón, nuestra mente y nuestro espíritu y nos diferencia de los demás por nuestra sensibilidad social, que nos empuja a rechazar toda injusticia y a defender los derechos de todos los ciudadanos. En el caso del magisterio defendemos la democracia, la educación pública y nuestros propios derechos, que es nuestra razón de ser y existir como sindicato. Estos preceptos tienen un significado y una esencia tan trascendental para nosotros, que defenderlos puede llegar a representar hasta el sacrificio de la propia vida. Esa es nuestra verdadera filiación política.

Desde esta perspectiva, la actitud y la posición del sindicato frente al gobierno estará acorde con la autonomía y la independencia que se expresa en nuestro ideario político sindical,  sea cual sea el partido y las personas que gobiernen y sean quienes sean las personas que dirigen el Sindicato.

Ese ideario nos faculta también para participar en los procesos políticos y electorales. Para ello nos orienta proponer candidatos propios o cuando esto no es posible, hacer alianzas y coaliciones con partidos o candidatos de índole social, lo cual deberá ser producto del consenso. Con fundamento en esta facultad, en los últimos tiempos hemos definido el apoyo oficial y público a diferentes candidatos, pertenecientes al único partido que ha sido consecuente con las luchas de las organizaciones sociales en Colombia y particularmente con el magisterio, el Polo Democrático Alternativo. Como ejemplos podemos mencionar: Carlos Gaviria y Gustavo Petro, a la Presidencia, Jorge Eliecer Guevara y Luis Carlos Avellaneda, al Senado de la República, Miguel Ángel Rubio a la Cámara y a la Gobernación, etc.

Para las elecciones del 30 de Octubre no tuvimos la oportunidad de participar con candidatos propios, pero por consenso de la Junta Directiva y la Junta Ampliada de la ASEP se definió el apoyo a la candidatura a la Asamblea Departamental del compañero EULER GUERRERO, del Polo Democrático Alternativo, como reconocimiento a su permanente labor de denuncia y lucha, con la cual acompaña de cerca y en todo momento las necesidades y problemas de las organizaciones sociales y comunidades del departamento, no solo en tiempos de campaña. De la misma manera se acordó brindar el apoyo a algunos candidatos al Concejo de diferentes municipios.

Al no haber consenso frente a candidaturas a la Gobernación, la ASEP, como organización, oficialmente no apoyó a ningún candidato. No sabemos todavía si hicimos bien o mal y tal vez nunca lo sepamos, pero así fue.

Pasando a otro aspecto, se debe hacer mención y diferenciar un tanto a las dos instancias del gobierno, nacional y departamental. El primero se ha caracterizado por sus nefastas políticas educativas y sociales, fruto de la imposición del Neoliberalismo y de su actitud arrodillada ante el imperialismo. El segundo no ha logrado hasta ahora, desde que se creó el departamento, dirigirlo por el sendero del desarrollo y ha estado sumido en los más grandes escándalos de desgobierno y corrupción, que denotan que la dirigencia política ha estado dedicada más a satisfacer sus intereses particulares, familiares y de grupos, que los intereses de la comunidad y del departamento.

De los dos partidos que han gobernado al departamento, con predominio de uno de ellos, sabemos que, hasta ahora, ninguno ha salido bien librado con su gestión. De los dos conocemos su admiración y su apego al  Uribismo y a la Unidad Nacional de Santos, que son la misma cosa y que solo le han traído más pobreza e injusticia social al país. Esto genera cierta prevención de parte nuestra.

De quienes forman parte del Gobierno Nacional conocemos únicamente su devoción y obediencia al modelo imperante. A quienes han gobernado, gobiernan y van a gobernar el departamento podemos decir que los conocemos mejor, por cuanto en algunas ocasiones hemos dialogado, debatido, controvertido, concertado, etc. Son personas a quienes tenemos más cerca, con algunos somos amigos, con otros somos contradictores, pero de todas maneras son personas a las que vemos casi todos los días. Una cosa es la relación entre las personas que conforman el gobierno y el sindicato y otra la que exista entre los dos. Aunque la relación entre el gobierno y el sindicato pueda no ser buena, la de las personas que los componen puede ser normal o viceversa.

La actitud y la posición del sindicato con el gobierno departamental depende más del gobierno que del sindicato. Al comenzar un nuevo gobierno, como es natural, cada persona en el departamento aspira a que sea mejor que el anterior. Con todo lo que ha pasado últimamente ese anhelo es mucho más fuerte y compromete más al nuevo gobierno, por lo que todos esperamos que colme esas expectativas, para bien del Putumayo.

La educación, que es nuestro interés particular, se encuentra intervenida, lo cual significa que sobre este tema tenemos que hablar con la Administración Temporal, más que con la gobernación.

Comentarios en Facebook

Comentarios

Powered by Facebook Comments

Debe ingresar para enviar un comentario Ingresar