El PAE – I

Por : John Elvis Vera Suárez

John Elvis Vera Suarez

“La alimentación de los niños y niñas ha quedado a merced de intereses privados que se benefician de la complicidad de funcionarios públicos y la negligencia de los entes de control”, Sara Eloísa Del Castillo. Fuente: Razón Pública.

La historia del Programa de Alimentación Escolar, PAE, inicia en el gobierno del presidente Alfonso López Pumarejo, en el año 1936, con el decreto 219 de febrero 7, destinando con carácter permanente, los recursos necesarios para restaurantes escolares. En él establece entre otras: “Integrar una junta administradora del restaurante con el tesorero municipal, el maestro, el cura párroco y un padre de familia que no sea empleado público. Esta junta decidirá de la administración de los fondos nacionales, departamentales y municipales de que disfruta el restaurante, ordenará al tesorero municipal de que disfruta el restaurante, ordenará al tesorero municipal los pagos correspondientes y rendirá cuentas de su administración a la dirección de Educación del departamento respectivo y a las autoridades que conforme a las leyes pertinentes deba hacerlo.”

En 1941, el ministerio de Educación nacional, con el decreto 319 del 15 de febrero, “se dictan normas sobre aporte de la nación a los restaurantes escolares en el país.” En el gobierno de Rojas Pinilla en 1954, bajo la dirección de la Secretaría de Asistencia Social, se ejecuta “el vaso de leche en las escuelas y colegios oficiales”. En 1968 se crea el ICBF, asumiendo las funciones del Instituto Nacional de Nutrición, que tenía el Proyecto de Protección Nutricional. Centraron la atención en las escuelas de primaria. En el año 2006, el PAE se vincula de nuevo al ministerio de Educación “teniéndolo como una herramienta para incrementar la matrícula, reducir el ausentismo y mejorar la función cognitiva de los escolares”. En el 2015, mediante el decreto 1852, se reglamenta la operatividad del programa, descentralizando totalmente su función.

Según información de Global Child Nutrition Foundation, los programas de alimentación escolar a nivel mundial cobijaban al menos a 330 millones niños en el año de 2021 en 125 países. En estos, solo el 27 % de edad escolar de primaria y secundaria recibió alimentos por medio de los respectivos programas. En América Latina y el Caribe, fue del 55 %, mientras en África osciló entre el 8 y el 16 % de niños y niñas beneficiadas con dichos programas. Desafortunadamente no existe una cobertura amplia para garantizar una alimentación adecuada, brindada por la institucionalidad educativa.

Se debe insistir en que la desnutrición en nuestro país ha venido avanzando. Según el Instituto Nacional de Salud, INS, en el 2022, se reportaron 21.337 casos de desnutrición aguda en la primera infancia. En términos generales ha aumentado un 34 % la desnutrición en los hogares colombianos entre el 2015 y el año 2022. Para el 2021 Colombia fue considerado por la ONU como uno de los 20 “Focos del Hambre a nivel mundial”. En su informe asegura que 7.3 millones de colombianos padecen inseguridad alimentaria.

Seguiremos conversando sobre el PAE.