Salvemos los parques

John Elvis Vera Suarez

John Elvis Vera Suarez

“Las características del territorio de Armenia hacen que la estructura urbana sea muy particular, ante la cantidad de microcuencas, calidad de suelos, paisaje, y demás atributos que hacen que el modelo urbano pierda protagonismo ante la inmensidad paisajística en que se emplaza, es por ello que cabe entender que el potencial de la ciudad no es su estructura urbana, sino su estructura natural, que hay que integrarla en un planeamiento urbanístico acorde a la realidad del lugar”, Juan Jose Morales Salcedo del POT de Armenia.

Como lo he expuesto en ocasiones anteriores, hace bastante tiempo no han sido creados o construidos nuevos parques urbanos. Y los 60 existentes en la ciudad de Armenia necesitan intervenciones que los recupere y ponga a disposición plena de la ciudadanía. Hoy en día son al menos 312 barrios y urbanizaciones, construyéndose cada día más y no así nuevos parques para el disfrute de espacios verdes urbanos. 

Un estudio reportado en la revista Scientific Reports afirma que “pasar 120 minutos (2 horas) a la semana en contacto con lo natural aporta beneficios a nuestra salud y bienestar”. Mientras que la Agencia Natural England, del gobierno Británico, resalta lo beneficioso de contar con un espacio verde con mínimo 2 hectáreas a no más de 300 metros de su residencia. Y es que los parques y demás espacios verdes urbanos son bienes públicos que bien administrados y en óptima calidad aportan a la salud, bienestar y la felicidad de los habitantes citadinos. 

En Armenia, parques que son referentes para los cuyabros como el Parque de La Vida y el Parque de Recreación se enfrentan a un futuro incierto, gracias a propuestas poco claras para su manejo por parte de la administración pública. Corren rumores de sus respectivas privatizaciones, lo cual sería nefasto para el derecho ciudadano, para el disfrute de los espacios verdes de la ciudad. 

La desigualdad social y económica también se ve reflejada en la localización de los parques urbanos. En términos generales cuentan con más de estas zonas, aquellos sectores con mejor situación socioeconómica. En nuestras ciudades se deben ejecutar proyectos que conlleven a la rápida apertura o construcción de grandes parques urbanos con sus espacios verdes que nos brinden la oportunidad de una recreación familiar y colectiva. 

Para terminar, cierro con lo expuesto por la ONU: “Las zonas verdes urbanas ofrecen grandes oportunidades para el cambio positivo y el desarrollo sostenible de nuestras ciudades. Los espacios verdes públicos accesibles para caminar, circular en bicicleta, jugar y realizar otras actividades al aire libre pueden favorecer una movilidad segura y el acceso a los servicios básicos para las mujeres, las personas de mayor edad y los niños, así como los grupos demográficos de ingresos bajos, con lo que mejoraría la igualdad en materia de salud. Incorporar las prioridades de salud pública en el desarrollo de espacios públicos brinda este tipo de enfoque de beneficio mutuo a las zonas urbanas”.


Las opiniones expresadas por los columnistas son de su total y absoluta responsabilidad personal, no compromete la línea editorial ni periodística de Miputumayo.com.co.