Sembrando Amores

Por Juan Carlos Espinosa Santacruz

En este inolvidable mes de Junio, fui invitado, junto con otros papás a una celebración del día del padre en un espacio laboral de la bella entidad en la que laboro; las organizadoras además de ofrecernos un excelente desayuno nos halagaron con bellos temas bien interpretados por Fanery, una artista local muy talentosa. Uno de los temas que cantó Fanery fue Mi Buen Amor, de Gloria Estefan. Ese tema tiene una frase que me llamó poderosamente la atención y me motivó unas reflexiones, que les quiero compartir; esa frase dice HAY AMORES QUE SE SIEMBRAN Y FLORECEN.

Qué bueno que todos nos volviéramos sembradores de amor. Como cambiaria nuestra vida, como se transformarían nuestras familias y la sociedad, si cada uno de nosotros todos los días se propusiera sembrar amor.? Cuando y con quien?

Todos los días empezando con por cada uno de nosotros. Al levantarnos diariamente debemos vernos en el espejo,  valorar y agradecer la vida que tenemos, la oportunidad de vivir,  lo que somos, lo que vivimos. Todos los días que importante es apreciarnos con benevolencia y por qué no, decirnos en voz alta que nos queremos, que nos amamos. Si sembramos amor en nosotros mismos florecerán personas más felices, con una mayor autoestima, una mejor actitud ante la vida y una mejor salud mental.

Todos los días debemos sembrar amor en nuestra familia, abrazando más, amando más, perdonando más, compartiendo más, siendo más tolerantes y cuidando bien nuestras familias y mascotas. Si sembramos amor en nuestras familias, florecerán parejas más amorosas y unidas, hijos más seguros y felices y hogares más fortalecidos.

Todos los días debemos sembrar amor en nuestro espacio laboral o empresarial, valorando el trabajo de nuestros compañeros, dando un trato respetuoso a todos y solucionando los conflictos de manera amable. Debemos amar lo que hacemos, poniéndole el alma y el corazón a cada una de nuestras acciones, buscando la excelencia. Si sembramos amor en el trabajo o en la empresa florecerá el buen clima laboral, la sinergia, la innovación, la productividad.

Todos los días debemos sembrar amor en nuestra ciudad, en nuestro campo. Debemos conocer y respetar el espacio en que vivimos; manejar bien los residuos sólidos, limpiar el frente de nuestra casa, proteger el agua, proteger el bosque, proteger el campo, respetar el espacio público, comprarle la producción local y a precio justo a nuestros campesinos. Si sembramos amor en nuestro territorio lograremos hacer sostenible la vida, disfrutaremos de un bello paisaje y florecerán bellas y organizadas ciudades y amigables y bien cultivadas veredas.

Todos los días debemos sembrar amor en nuestra sociedad. relacionándonos bien con nuestros vecinos, saludando a las personas que encontremos en nuestro camino así no las conozcamos, respetando la autoridad, las normas y los bienes ajenos, obrando con justicia, exigiendo con respeto a las autoridades el cumplimiento de sus obligaciones. Si sembramos amor en nuestra sociedad florecerán ciudadanos responsables, solidarios, justos y amables y sociedades seguras y bien administradas.

Me declaro un sembrador de amor y les extiendo la invitación a todos a sembrar, cultivar y hacer florecer amores sinceros, plenos y sin condiciones, todos los días; es por nuestro bien, por nuestras familias y por la sociedad.

Mocoa, Putumayo. Junio de 2022.