De «Serenos» a «Sirenos» : La nueva estación de Policía de Villagarzón inundada

Por: J. Alexander Africano M.

El origen de la Policía Nacional de los Colombianos se fundamenta en sus inicios con personas que en a finales del siglo XVIII y siglo XIX tenían un oficio de “Sereno”, de alguna manera es el antecedente también al alumbrado público tal y como se conoce hoy en día. Dice la historia que, a finales del año 1800, alrededor de cuatro hombres (serenos) se encargaban de darle luz a la ciudad recorriéndola con unas lámparas de sebo portátiles, hechas con tela untada de grasa de ganado sobre un plato de aluminio. Deambulaban por las calles, tapados por una ruana, vistiendo alpargatas y con un farol en la mano.

De un puñado de “serenos”, el 05 de noviembre de 1891, con la llegada del comisario Francés Juan María Marcelino Gilibert, nació el cuerpo de Policía que este año cumple 131 años de vida institucional, encargado de la salvaguarda de la vida, honra y bienes de los Colombianos; hombres y mujeres que noche y día prestan su servicio; a propósito, nuestra Policía Nacional ha estado en primera plana por estos días con anuncios presidenciales del mandatario recientemente elegido, de mover la entidad del Ministerio de Defensa a un nuevo ministerio; sobre esto nos referiremos en otra columna de opinión.

Lo cierto es que la historia continúa y en Putumayo desde el pasado 10 de junio de 2022 y luego del aplazamiento previsto para el 20 de mayo, en Villagarzón, se hizo entrega oficial de la nueva estación de Policía ubicada en el barrio Villa Paz, mediante acto protocolario con presencia de varias entidades en cabeza del Ministerio del Interior, la Gobernación, la Alcaldía y otras personalidades, de la nueva estación de Policía del Municipio de Villagarzón, obra que fué financiada por el FONSECON (fondo de seguridad y convivencia) y que hasta donde se ha podido establecer tuvo un valor superior a los Cinco mil millones de pesos ($5.000.0000.000).

Entrega Oficial de la Nueva Estación de Policía en Villagarzón – Mayo 20/22

El recibimiento de la nueva obra sin duda generó júbilo en los uniformados que por fin vieron hecha una realidad de tener unas condiciones dignas para prestar un adecuado servicio. Todo esto cambio con las recientes lluvias a tal punto que medios de comunicación locales el dia 25 de junio de 2022 dieron a conocer como se inundaron las instalaciones de tal forma que el agua se notó en casi el 100% de la estructura. A esto se suma, que no se cuenta con una salida que permita dar respuesta institucional en virtud de que se ha pedido una vía alterna que pueda conectar con la vía nacional cerca del terminal de transportes de la localidad; también deficiencias en los servicios públicos, y en fin.

Hasta donde se ha podido indagar, el 25 de enero de 2018 el Ministerio del Interior, la Policía Nacional y la Agencia Nacional Inmobiliaria, suscribieron el Convenio interadministrativo No. M1039 de 2018, dentro del cual se contempla el proyecto para los Estudios, Diseños y Construcción de la Estación de Policía en el Municipio de Villagarzón. Se conoce que el Municipio no hace parte del convenio, pero es quien aportó el lote para la ejecución del proyecto (en ese entonces el Alcalde Jhon Ever Calderón), y es el mismo municipio el responsable de la construcción de las vías de acceso y de las redes urbanas hasta el lote del proyecto.

En el mes de agosto del año 2020, se hicieron advertencias por parte de las entidades comprometidas en cuanto al represamiento de aguas lluvias, lo que podía generar la insuficiencia en la capacidad en las redes externas de aguas lluvias, luego era necesario que el municipio realizara las obras pertinentes y adecuadas para la evacuación de aguas lluvias del proyecto que estaba ya culminado en un 100%.

Lo cierto es que, debido a la presión ejercida por el Ministerio de Interior, a comienzos del presente año no le quedó otra opción al actual Alcalde José Andrés López de recibir la construcción, finamente sobre él recayeron los compromisos pactados con anterioridad y que fueron solicitados en sus cumplimientos en repetidas ocasiones.

Lo grave del asunto es que la misma comunidad había advertido del riesgo de inundación y aun así no se hicieron las obras pertinentes como de relleno y demás para que las aguas lluvias pudiesen ser evacuadas adecuadamente a través del sistema construido por el municipio; esto sin duda causará un deterioro de la infraestructura de la Estación de Policía y del mobiliario existente, incluso colocando en riesgo los recursos aportados al proyecto por parte del Ministerio del Interior y de la misma Policía Nacional, generando un posible detrimento patrimonial, donde será por ahora el Municipio de Villagarzón quien deberá subsanar los daños presentados.

Las dudas son muchas y entre otras surgen algunas como ¿Cuál fue el concepto de la interventoría? ¿Qué acciones tomó la Policía Nacional con anterioridad a sabiendas que era el beneficiario primario? ¿la demora en la entrega de la infraestructura fue motivada por el riesgo? quién responde por el posible detrimento patrimonial y que son del erario público?, entre otras. Por ahora, los uniformados tendrán que asumir el servicio con botas de caucho y con las posibilidades de afectaciones a su salud y lo más triste es que los Villagarzonences se convertirán en el municipio que tiene una estación de Policía bajo el agua donde no hay mar, de donde se sabe mitológicamente existen las “sirenas”.

“Sonríe, Dios te ama. Tranquilo, la Policía vigila.”