Una locura que cumple 18 años

Guido Revelo

Por: Guido Revelo Calderón

Lejos estábamos de pensar, quienes leíamos los diarios en papel periódico, que algún día se reemplazaría por la lectura de las noticias en una pantalla. Pero igualmente jamás se nos hubiera ocurrido que algún día se reemplazaría la cola (turno) que teníamos que hacer, enviados por nuestros padres, para recibir a cambio de $1 peso, los periódicos El Tiempo y El Espectador . La larga espera se veía recompensada cuando bajaban el paquete del coche de caballo que llegaba desde el aeropuerto. Ahora, a la velocidad de la luz, la cola para pagar le cedió el paso a una suscripción, realizada a través de la transferencia electrónica de dinero.

Nunca pasó por nuestra cabeza pensar que el trabajo minucioso y ansioso que nos implicaba encontrar una noticia, así fuera pequeñísima, sobre el Putumayo en esos diarios de papel capitalinos, se iba a reemplazar por medios digitales de información cuyo contenido, en su mayor parte, estaría destinado a comentar el acontecer del hombre y la mujer putumayenses, donde sus páginas digitales (pantallazos) estarían abarrotados de noticias putumayenses, y marginalmente enterarnos de los sucesos de otros lados de Colombia y el mundo.

Pero realizar la anterior tarea requiere de personas que entiendan de los cambios constantes que tiene ese mundo, que tiene nuestra sociedad, de sus innovaciones tecnológicas y el impacto de ellas en nuestra cultura. Hace 17 años apareció en las puertas de la oficina que yo frecuentaba en un centro comercial de Puerto Asís, un joven que se atrevió a desafiar el orden de lo establecido en medios de comunicación masivos. Sacó de su maletín ejecutivo una tarjeta de presentación, me la extendió y dijo:

  • Mi nombre es Luis Carlos Chamorro, tengo un proyecto que se llama www.miputumayo.com.co y si usted lo permite, ya le voy a explicar en qué consiste…

El resto es historia.

Desde entonces somos buenos amigos y he tenido la fortuna de constatar el crecimiento de su proyecto, sus buenos y sus no tan buenos momentos, ante los cuales nunca se arredró. Tragó saliva gruesa cuando tuvo que aceptar haberse equivocado, y aunque muy pocos lectores pudieron darse cuenta, el editor le dio crédito a una noticia que resultó falsa pero duró pocos minutos pues la “descolgó” de la red a las pocas horas. En términos de hoy podríamos decir que también cayó una única vez en una “fake news”. Pero respiró aliviado, con la satisfacción íntima que otorgan los retos superados, como aquellos que brindan lo más preciado de un medio masivo de comunicación: ser leído, consultado y reconocido por lectores de todo el mundo, y eso le sucedió los días siguientes a la catástrofe que Mocoa vivió la noche del 31 de marzo y la madrugada del 1 de abril de 2017, evento conocido por sus gentes como “la avalancha”. Desde entonces mucha agua ha corrido por debajo del puente mientras los lectores de www.miputumayo.com.co seguiremos pendientes de sus constantes publicaciones de contenido eminentemente putumayense. Agua por 18 años, y la que falta… ¡ Larga vida para www.miputumayo.com.co !

Mocoa, Putumayo, marzo 17 de 2022