Porqué Votar ?

John Elvis Vera Suarez

John Elvis Vera Suarez

La abstención, desde hace mucho gana las elecciones en Colombia. Los gobiernos han sido escogidos por las minorías y esas mayorías abstencionistas con sus razones, pero con su silencio pasivo, terminan quedándose por fuera gracias a la decisión de no acudir a las urnas. Entonces seguimos quejándonos de los malos gobiernos que otros han elegido.

Como cada cuatro años desde 1958, se realizarán las elecciones parlamentarias y presidenciales. De nuevo es una oportunidad para que elijamos el gobernante y el Congreso nacional, como sociedad de una gran diversidad socio-cultural y económica, aunque los estudiosos a lo mejor nos digan que en realidad solo existen dos clases: la de los explotadores y la de los explotados, la de los poseedores del poder y el resto de ciudadanos.

Y dentro de la diversidad socio-política, tendremos la oportunidad de elegir lo que se acerque o esté más acorde con nuestros sueños y anhelos individuales y/o colectivos,para que la propuesta que nos conllevaría al país que deseamos se convierta en una pronta realidad, por el bien de nuestros seres más cercanos, de nuestros territorios, comunidades y por el de nosotros mismos.

Cada cual, frente a la urna y con los tarjetones correspondientes, deberá decidir a conciencia por quien o quienes marca la X, que favorecerá una propuesta, partido, coalición o candidato(a). Quienes decidamos acudir a las elecciones no debemos olvidar que junto al Gobierno Nacional estará el Congreso que desde el legislativo ayudará a convertir en realidad los requerimientos de la ciudadanía o negará los mismos. Por lo tanto, es indispensable elegir muy bien un parlamento que en realidad se convierta en el vocero de las mayorías.

Por mi parte, hay asuntos que deben ser primordiales en el momento de elegir. En primer término, es la defensa del territorio, el agua y la vida. Estos tres son componentes determinantes. Quien no esté comprometido con estos temas no merece mi confianza, no obtendrá mi voto.Seguimos deteriorando el agua y nuestros territorios, a tal punto que el bienestar yla propia vida de la colectividad corren un riesgo real. O los defendemos o nos seguimos hundiendo en esta crisis climática y ecológica planetaria.

Asuntos como el derecho pleno a la salud; el acceso a una educación gratuita de calidad; una verdadera lucha contra la corrupción y el desfalco del erario público; la Tierra para las familias campesinas, garantizando la seguridad y soberanía alimentaria; reforma profunda a la justicia para que de verdad sea ecuánime y justa; la generalización y popularización de energías limpias no contaminantes, como aporte a la lucha de la humanidad contra el calentamiento global; implementación del acuerdo de paz y la búsqueda de nuevos para cesar el conflicto armado que se ha recrudecido; avanzar en la justicia socio-ambiental y respetar las consultas populares para decidir sobre sus propios territorios, son de vital importancia.

Necesitamos de quienes queden elegidos, su compromiso de legislar a favor de las mayorías, en defensa de lo nuestro.