¡Putumayo Puede!

Síguenos / Me Gusta :
Publimayo

Palabras pronunciadas durante la inscripción de la candidatura a la Cámara de Representantes por Putumayo

Por : Andrés Cancimance

Mocoa, 13 de diciembre de 2021

Durante 10 años tuve el privilegio de acompañar de manera directa a sobrevivientes el conflicto armado en varios departamentos del país, eran principalmente mujeres rurales y campesinas, valientes y decididas a re-construir la memoria histórica, a sanar los dolores que la guerra les dejó, a buscar a sus seres queridos desaparecidos, a exigir verdad, justicia,reparación y garantías de no repetición.

Google AdSense

Con ellas aprendí algo que no olvido y que hoy es una de las razones para aceptar participar como candidato a la cámara de representantes por Putumayo, pese a que desde Bogotá y aliados con personas de Putumayo, de la forma más arbitraria e infame, modificaron la terna que presentó el Pacto Histórico en este departamento:
“La guerra no nos puede silenciar, debemos seguir, debemos persistir y resistir” era la afirmación de estas mujeres.

Si ellas son capaces de avanzar en medio de sus múltiples heridas y de contextos aún violentos, cómo no continuar firme con este sueño político que inició en Putumayo en 2019,cuando con el apoyo de valiosas lideresas y líderes aspiramosa la Gobernación. El sueño continúa, ahora, en función de renovar el Congreso de la República.

¡No puedo simplemente venir a esta Registraduría y firmar la aceptación de esta candidatura!. No creo que hacer política signifique callarme o silenciarme, frente a lo que muchas personas de Putumayo consideramos como un profundo irrespeto con nuestras decisiones y, sobre todo, con el hecho de que hoy, gracias a ese autoritarismo, machismo y privilegios de los que dan los avales, no esté a nuestro lado inscribiéndose la mujer que el Pacto Histórico Putumayo eligió después de meses y meses de diálogos.

Bogotá la excluyó y eso hay que decirlo con fuerza y contundencia.

Excluyó a Yuri Quintero, una defensora incansable de los derechos humanos, que ha denunciado, desde hace muchos años atrás y desde el territorio (no desde redes sociales), con voz fuerte, los daños que genera la guerra en este departamento, que ha defendido y acompañado a campesinos y campesinas acorralados históricamente por actores armados legales e ilegales, incluso, poniendo su vida y la de su familia en riesgo de ser desplazados,amenazados o asesinados.

Y la excluyeron porque, según esa gente, los votos para ganar una curul solo los pueden poner y conseguir los hombres, no les da ni vergüenza. Así, con ese tipo de pensamientos y prácticas propias de un sistema patriarcal dominante, nunca lograremos acortar esa gran inequidad que tienen las mujeres en este país en todos los escenarios de la vida, incluyendo el de la política electoral. Ese argumento, machista y oportunista, es lo que dicen de manera pública. Porque yo si creo, estoy convencido, que su exclusión se debió más a acuerdos politiqueros, bajo la mesa y en las oficinas de la capital, que acualquier otra razón. Resulta vergonzosa la decisión.

Esta indignación que siento me lleva también a continuar con este proceso; este sentimiento de injusticia por lo que están haciendo desde la capital, quiero compartírselos para que también se indignen y, por supuesto, apoyen nuestro nombre para llegar al Congreso y seguir levantando fuerte la voz en contra de cualquier discriminación y exclusión y, por supuesto,para proponer proyectos legislativos que transformen la vida de todas y de todos.

Si ustedes lo permiten y nos dan la oportunidad, esta curul será para las mujeres
para que, como dice Ángela María Robledo (2021), ellas, nuestras abuelas, madres, hermanas tías, primas, suegras, cuñadas, amigas, comadres, vecinas, puedan «habitar el mundo desde una ciudadanía plena, solidaria y colectiva cimentada en afianzar las tres erres cuando se habla del cuidado: el reconocimiento de su condición y valor del trabajo, lo cual incluye cambios culturales y normativos; la redistribución, en términos de compartir el cuidado con los hombres, con los adultos en casa y de encontrar las bases para cambiar las políticas distributivas del Estado; y su reducción, lo que incluye crear una mayor infraestructura social y física para el cuidado directo e indirecto»

Será una curul para la juventud , que con su fuerza y valornos dieron una gran lección durante esta pandemia al movilizarse, al tomarse los espacios públicos, al proponer un pliego de exigencias que siguen negociando con el gobierno y en el que la educación superior andino amazonica es el principal pilar para que Putumayo avance y para que salde una deuda histórica que nos conecta con el desarraigo y con la falta de oportunidades para continuar con la formación universitaria y ser profesionales.

Será una curul para amplificar la voz del campesinado, que hoy más que nunca necesita ser reconocido como sujeto de derechos y que tendrá que lidiar en los meses que siguen con esa nefasta política de la fumigación con glifosato, un veneno que atenta contra la vida de la humanidad y del planeta.

Será una curul de la paz como derecho fundamental, que trascienda el acuerdo firmado con las Farc, una paz que se construya de la mano de la cultura ciudadana, del arte, de la sanación de nuestras heridas.

Será una curul para la diversidad sexual; mi voz, como persona LGBTIQ+, se oirá fuerte porque esta diversidad enriquece la democracia y amplía las fronteras del pensamiento para que la sociedad, en su conjunto, elimine cualquier acto o forma de estigmatización, para que nos dejende matar por el simple hecho de existir.

Será una curul más para defender la amazonía, el agua, el bosque, las montañas, la flora y la fauna de amenazas como las que actualmente nos respira en el cuello: la megaminería, el fracking, la deforestación, la ausencia de la planificación territorial.

Una curul para las comunidades y pueblos indígenas y afros que han dado luchas históricas para defender sus cosmo visiones, su derecho propio, sus gobiernos y autoridades: pueblos étnicos que tienen encima el genocidio, la expropiación de sus territorios, la esclavitud. Pueblos que con la fuerza de sus ancestros resisten.

Es una curul para todas las personas que amamos Putumayo y que desde diversas orillas, profesiones, oficios, partidos y movimientos políticos le aportamos al territorio.

Así como lo demostré en la Asamblea Departamental, será una curul crítica, llena de argumentos, juiciosa en el estudio de los proyectos y propositiva.

¡Putumayo puede! Podemos hacer historia, hagámosla


.

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me