Quienes son los alcaldes exitosos?

Síguenos / Me Gusta :

Por : Carlos Enrique Corredor Saavedra

Administrador Público- Especializado en Alta Gerencia

Muchos de los candidatos a las Alcaldías y Gobernaciones, se preparan en muchos aspectos: conseguir el dinero para la campaña, con base en acuerdos poco ortodoxos, donde el candidato, en algunos casos, se compromete a devolver con creces el dinero que recibe en calidad de préstamo; hacen alianzas y componendas, no importa con quién o con quiénes, se preparan unos discursos grandilocuentes y hasta en las propuestas de gobierno, prometen cosas imposibles de cumplir. Se preparan para todo, menos para gobernar, y para muchos, eso es lo que menos importa, según algunos de los “prohombres de la política”, esto se aprenderá en la vera del camino. Increíble, pero es cierto.

Desafortunadamente nuestra legislación ha sido laxa, poco y nada ha hecho con respeto a reformar las condiciones y requisitos para los candidatos a las instancias públicas ya mencionadas, esto quiere decir, que cualquier perico de los palotes, como dice el dicho, puede ser candidato y ser elegido, no importa si la persona es idónea o no; no importa si sus capacidades les permite afrontar el inmenso reto de administrar la empresa social más grande del Departamento, lo importante es que tenga el aval del jefe político.

Publimayo

El Alcalde o Gobernador no solo debe acreditar título profesional con el perfil inherente a su cargo, además, debe ser una persona visionaria, con mucha capacidad de gestión, experimentado en el campo de la administración pública, emprendedor, competitivo y proactivo, capaz de conformar excelentes grupos de trabajo, capaz de aprovechar en buena forma, las ventajas competitivas de su región, de detectar las debilidades y fortalezas de su equipo de trabajo, de descubrir las oportunidades y amenazas , y otras cosas de no menor importancia, y que también son muy relevantes dentro del contexto de la administración pública.

El buen Alcalde no sacrifica la “eficiencia por el compromiso político”, aplicando lo que en su momento expresó Deng Xiaoping “No importa si el gato es blanco o negro, lo importante es que cace ratones”

Hay Alcaldes, que no son buenos administradores, pero son buenísimos utilizando las redes sociales para publicar actividades nimias, como el caso de una minga o cogiendo una pala mientras le toman la foto y hasta aparece en los registros fotográficos jadeante y sudoroso, para que no haya un asomo de duda sobre su ejemplarizante faena; uno que otro Alcalde, organiza bingos para las madres cabeza de hogar, para luego y con la ayuda de las redes sociales, mostrar las grandes proezas que está realizando en pro de los sectores marginales.

Acciones mediáticas para disimular la mediocridad e incapacidad de gobernar, pero desafortunadamente estas ladinas argucias son las que llama la atención del denominador común de los ciudadanos, que califican esta desfachatez como un acto noble y heroico, y un ejemplo digno de copiar.

El primer mandatario local debe ser un agente de cambio, con visión futurista, que maneje el municipio con responsabilidad, compromiso y transparencia e intentar replicar las mejores prácticas de instituciones de otros sectores, donde prime las habilidades comunicativas, la capacidad de delegar funciones, de excelente liderazgo y otras condiciones, que si no las tiene en el momento de iniciar su mandato, las debe aprender con prontitud, cosa que casi nunca sucede.

Un alcalde exitoso, se preocupa por las evaluaciones periódicas de sus empleados, para determinar las causas internas y externas que hayan incidido en el bajo rendimiento, aplicar los correctivos y proponer planes de contingencia o alternativas de posible solución a los problemas, y conocer a cabalidad la oferta institucional de los recursos que haya a disposición de las regiones, conocer los recursos que periódicamente oferta Cooperación Internacional, Embajadas y otras instancias con sede o asentamiento en Colombia.

Un equipo de trabajo capacitado periódicamente en lo que le corresponde dentro del marco de sus competencias, con evaluaciones periódicas donde se pueda identificar los yerros u obstáculos que impiden el normal desarrollo de las funciones, con una buena delegación de funciones y una buena planeación estratégica, es muy seguro, que los planes y metas propuestas, se lograrán dentro de los cálculos presupuestados.

Curiosamente y no sé de donde diablos, algunos gobernadores y alcaldes, según encuestas acomodadas, figuran como los mejores mandatarios del país, disputándose los primeros lugares del escalafón, pero, en el desempeño fiscal, que se conoce a través del Departamento Nacional de Planeación “DNP”, es donde se sabe la verdadera realidad, y nos podemos dar cuenta que estos insignes mandatarios que se ufanaban de estar en los primeros lugares, terminan debatiéndose en los últimos lugares, por mal desempeño fiscal, totalmente rajados y desubicados, confirmando con esto, la urgente necesidad de propiciar una reforma sobre la calidad, condiciones y requisitos, para los aspirantes a las alcaldías y gobernaciones.

Tarea para un honorable congresista.

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me