Otra vez la Ruta 45

Síguenos / Me Gusta :

DiariodelHuila

a intensa jornada invernal que se está presentando en la región Surcolombiana, está desnudando la verdadera realidad que presenta la ruta 45, que integra los departamentos del Huila con el Putumayo. La alta fragilidad e inestabilidad geológica que tiene la región Surcolombiana, genera un alto riesgo en algunos trayectos de este importante cordón vial que, junto con la negligencia administrativa del Gobierno Nacional, que a la fecha no han tomado decisiones para ceder el contrato de la irresponsable empresa Concesionaria de Aliadas para El Progreso, que abandonó las obras desde hace más de cuatro años y que solo se dedicó a cobrar los peajes de los Cauchos y el de Altamira.

Es preocupante el deterioro de la vía. En la zona intermedia entre los municipios de Altamira y Timaná resultó afectada por el socavamiento provocada por el desbordamiento del río Timanejo y sus afluentes, que aumentaron sus caudales de manera inesperada, superando los promedios históricos, que se tenían registrados. Los sectores más afectados fueron los kilómetros 24, 29, 30 y 31. Este desastre generó la suspensión del tránsito automotor por el principal corredor vial sur colombiano, que interconecta a los departamentos del Huila con el Putumayo.

Aunque esta vía fue intervenida inmediatamente, recuperó parcialmente el paso el día anterior por un solo carril. Pero nuevamente se ha despertado el mayor inconformismo de los huilenses por el tratamiento de tercera, que nos ha dado el gobierno nacional, para iniciar las obras, de este importante corredor vial de la región Surcolombiana. Durante todo el trayecto, se presentan huecos y cráteres que aumentan el riesgo de ocurrencia de accidentes de tránsito. Lo increíble es que el arreglo de la vía le corresponde a esta organización, que tiene la responsabilidad de recaudar los dineros de estos peajes, sin que exista una entidad doliente o un organismo de control, para hacer cumplir con la recuperación y mejoramiento de esta vía.

Publimayo

El deterioro progresivo de esta arteria vial que está colocando en serio riesgo a todos los conductores y pasajeros que diariamente la utilizan. La naturaleza ha sido implacable con las vías del departamento. La crisis vial que ha venido padeciendo el departamento durante los últimos años, ha afectado ostensiblemente la economía de la región Surcolombiana. En época normal, las empresas transportadoras y vehículos particulares han estado percibiendo pérdidas millonarias por el deterioro permanente, cuando circulan por esta vía.

Esperamos que una vez el gobernador del departamento, Luis Enrique Dussán López, se reintegre a sus labores, continúe asumiendo el liderazgo junto, con los demás actores de la vida pública regional ante las instancias nacionales, para que tengamos una pronta solución a esta problemática vial.

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me