Tema Ineludible

Google
John Elvis Vera S.

John Elvis Vera S.

«Nuestra destrucción de la naturaleza y falta de respeto hacia los animales con los que compartimos el planeta es lo que ha causado esta pandemia», Jane Goodall.

El poder político-económico, que coloca la producción mercantil y el comercio, por encima de la salud colectiva, está haciendo todo lo posible para reactivar sus ganancias. No solo acuden al Estado para que los subsidien, del que tanto denigran para defender su libre comercio por encima de cualquier regulación, sino que por igual desinforman a través de sus medios masivos de comunicación para convencernos que nada pasa si tan solo usted se coloca el afamado tapabocas y se lava juiciosamente sus manos.

Las cifras de contagios y muertes crecen de manera acelerada en nuestros países, incluyendo aquellos que se les considera desarrollados y cuyas poblaciones cuentan con un mejor bienestar. Aun no se encuentra un tratamiento acertado. Aun la esperanzadora vacuna puede tardar meses en comenzar a aplicarse. Y no sabemos que pueda suceder mientras esta aparece.

Publimayo

Aunque las investigaciones científicas, cada día insisten en que las causas de esta pandemia y otras que muy posiblemente vendrán en un futuro pronto,son las agresiones contra las especies silvestres, como contra los espacios y la vida natural en general, y que esto es el resultado del modelo depredador y consumista que se nos ha impuesto, nada se discute a nivel amplio sobre dichas procedencias y sus nefastas consecuencias. Y mucho menos sobre la necesidad de cambiar este modelo que nos esta llevando al desastre planetario.

Las grandes ciudades se están volviendo megaciudades. Con todos sus males acumulados y ampliando sus cordones de miserias. Los campos los están vaciando. Las pequeñas propiedades de familias campesinas desaparecen para ampliar los latifundios. La diversidad biológica y paisajística se deteriora y disminuye irreversiblemente. A la diversidad cultural se le avasalla. Las multinacionales se apoderan de grandes extensiones para el agronegocio exportador y no para asegurar el alimento de las poblaciones locales. El petróleo sigue rigiendo la economía y moviendo el mundo con su lacra contaminadora. Los bancos son los dueños del capital y aceleradamente el planeta se vuelve de unos pocos.

Crece el empobrecimiento y hambre de millones de seres humanos. La destrucción de la naturaleza aumenta para ganancia de algunos. La ciudadanía por todas partes clama por la construcción de verdaderas democracias y justica social, mientras los gobiernos responden con más exclusión, represión y asesinatos.

Para terminar por hoy, me permito dejarles estas reflexiones del difusor científico David Quammen, que en el año 2012 sentenciaba en su libro «Desbordamiento: las infecciones animales y la próxima pandemia humana» («Spillover: Animal Infections and the Next Human Pandemic»):

«La primera es que si queremos evitar futuros derrames que se transformen en pandemias debemos cambiar radicalmente nuestros patrones de consumo para reducir nuestra interferencia y destrucción del mundo natural».

Google