El que hacer del ambientalismo en el territorio

Google
John Elvis Vera Suarez

El presente artículo, lo escribí en septiembre de 2016. Hoy lo coloco de nuevo a su consideración, con el fin de reiterar nuestro llamado a seguir insistiendo en la necesidad de consolidar el Movimiento Ambiental.

En diferentes espacios, hemos expuesto la necesidad de conjugar esfuerzos para acompañar a los procesos organizativos que afloran en diversos lugares del territorio. En nuestro caso particular en el fortalecimiento del Movimiento Ambiental.

Aunque los diferentes momentos históricos de los movimientos sociales, han dado vida a iniciativas de acercamiento y agrupamiento de las organizaciones, hoy en día tras un periodo de dispersión y apatía, ante el auge de la sensibilización y protesta ciudadana por el deterioro socio-ambiental y la crisis ecológica que vive el planeta, se presenta la oportunidad de fructificar en los objetivos para que el Movimiento Ambiental se consolide como una expresión social de amplia notabilidad e incidencia.

Cada cual tendrá una propuesta del que hacer, una idea loca para convertirla en una bella realidad, una iniciativa necesaria para que lo deseado no se quede en un sueño más. Para esto es ineludible entablar diálogos propositivos que conduzcan nuestros esfuerzos al fortalecimiento y consolidación colectiva.

Publimayo

Me permito reiterar algunas ideas sueltas:

1.- Entablar “conversas alrededor de un café” de manera informal con quienes tenemos algunas afinidades para ir acercando posiciones sobre el que hacer en lo inmediato y en el futuro.

2.- Convocar reuniones más amplias para motivar la creación y/o fortalecimiento de espacios permanentes para el encuentro y discusión, al menos uno en cada municipio, estilo las tardes de “Ecología Política” (Aotus), Mesa Ciudadana de Salento (Bahareque), Mesa Ambiental de Quimbaya (Carteros de la Noche), etc.

3.- Unificar calendarios de actividades para no duplicar esfuerzos y tener mayor capacidad de convocatoria para acciones programadas por las diferentes iniciativas.

4.- Dialogar permanentemente sobre que Territorio es el que deseamos construir colectivamente. Esto nos aportará para la elaboración de propuestas y acciones conjuntas.

5.- “Los acuerdos de la Habana para una paz duradera y estable”, amplía los espacios de participación ciudadana y busca entre otros asuntos garantizar a través de “mecanismos de asistencia técnica y legal” el fortalecimiento de los movimientos sociales. Atendiendo a lo anterior, debemos exigir de parte de los entes descentralizados y las administraciones locales o regional, el máximo cumplimiento con este compromiso del Estado Colombiano.

6.- Desde diferentes iniciativas se viene insistiendo en la creación de un medio de difusión (prensa), con el fin de llegar periódicamente con nuestros mensajes y propuestas socio-culturales.Debemos fortalecer los existentes y crear nuevos espacios para que el pensamiento ambiental se manifieste.

7.- Difundir el conocimiento y la información debe ser una premisa de mayor importancia. No se puede seguir creyendo que el guardar para sí mismos el conocimiento nos hace más “competitivos”. Si estamos por una sociedad más justa y solidaria, debemos ser mucho más colaborativos y desprendidos de posibles ventajas que supuestamente nos puede hacer más fuertes ante nuestros compañeros y organizaciones hermanas. Solo colectivamente podremos transformar el presente y soñar el futuro deseable.

8.- Aportar a la consolidación de organizaciones sociales, nos conllevará a otros niveles. Aunque debemos seguir laborando en el afianzamiento de diferentes espacios organizativos y de participación ciudadana, en el mediano plazo se debe pensar en una organización que aglutine y/o recoja las diferentes iniciativas y colectivos. Aprender de procesos de carácter regional o nacional, para ampliar y fortalecer el Movimiento Ambiental.

Por la construcción de una sociedad justa, diversa y en armonía con la naturaleza.

Google