La desinformación en tiempos de pandemia

Google

El ser humano cae constantemente en la trampa de creer en todo lo que le dicen y mucho más si la información proviene de medios oficiales. La historia ha demostrado que en la mayoría de los casos estas fuentes están viciadas o simplemente pertenecen a grupos con intereses económicos, políticos e ideológicos, por eso es importante la autocrítica y documentarse de diferentes fuentes para tener posturas propias y defenderlas con carácter, la lectura es de vital importancia, es la única manera para no vivir engañados, no hay nada más productivo que dar debates con altura cuando de ambas partes hay investigación y un sentido real por buscar la verdad.

Vivimos tiempos difíciles donde la información circula de manera fugaz y proviene de todos lados sin ningún control, diariamente nos bombardean con noticias falsas o teorías descabelladas, es todo un arte saber discernir y asimilar la veracidad de las cosas en un mundo manipulado por la desinformación.

No podemos desconocer que la crisis que estamos enfrentando en este momento, ha despertado muchas opiniones encontradas entre los críticos, incluso ha generado cientos de teorías de conspiración y se hace relevante darle un espacio de discusión. Como seres humanos es lógico que seamos autocríticos y no demos todo por sentado, no hay verdades absolutas y menos cuando existe una enorme improvisación en el manejo de la situación y la información.

En este momento donde la división de opiniones, filosofías e ideologías han creado brechas enormes, y daños sociológicos irreparables, se torna difícil hacer públicas las diferentes posturas, porque son atacadas con severidad, razón por la cual muchos críticos optan por quedarse callados antes que poner en riesgo su buen nombre o su manera de pensar, no obstante es deber de todo ser humano conocedor de verdades inalienables buscar la mejor manera para trasmitir, informar e ilustrar a otras personas que sin su voluntad han caído presas de la desinformación o el miedo.

Publimayo

La manipulación mental es tan fuerte que pone a las masas a favor de los manipuladores para que ejerzan control y defiendan posturas ajenas con insultos y palabras soeces, en la mayoría de los casos quienes defienden estas posiciones como si fueran propias son personas sin objetividad, se alimentan de una sola fuente, solo creen en los medios oficiales y la mayor parte del tiempo la ocupan en redes sociales, memes, contenidos de entretenimiento y juegos de distracción, ellos son dueños y señores en ese campo, solo se detienen para ver las noticias y lamentarse de la situación, si eres parte de este sistema, es hora de parar, es necesario recuperar esa fuerza de voluntad y empezar a ocupar el tiempo buscando contenidos que aporten o informen de una manera más objetiva.

En este momento existe el clima perfecto para quienes creen en teorías de conspiración, sería fácil decir que los grandes poderosos que manejan los hilos del mundo manipulan la información en los medios masivos para que lleguen directamente a través del celular, con el propósito de crear pánico y terror masivo, imponiendo una única verdad.

Una persona que crea en conspiraciones diría que hay un afán por dominar y controlar la mente de las personas a través de los dispositivos móviles, que la pandemia es una cortina de humo para encerrarnos y obligarnos a vivir en un mundo digital del cual nos hacemos adictos sin control, donde cada día nos cuenta salir, sobre todo a los adolescentes, pero a lo mejor no se han dado cuenta que la mayoría de las cosas ya se pueden hacer por medio del teléfono móvil, como ordenar la comida, hacer las compras, pagar los recibos, teletrabajar, asistir a clases, hacer deporte, jugar, asistir a misa, a conciertos, leer, ver películas, documentales, novelas o series de ficción etc.

Dirían que las antenas 5G producen enfermedades en la piel, dolores de cabeza o nauseas, pero podría ser más dañina una enfermedad que esclaviza la mente humana y atrofia las neuronas a través de un dispositivo electrónico como la que ya tenemos.

Hagamos un pequeño ejercicio mientras lees este texto, voltea a ver que están haciendo las personas que están a tu alrededor en este preciso instante.

¡Te fijaste!

Y espérate a que la tecnología 5G empiece a funcionar, con su velocidad veinte veces más rápida que la actual..

Quienes creen en las teorías de conspiración dirían que hay unas élites poderosas que quieren quebrar la economía del plantea para acabar con esa clase media trabajadora que directa o indirectamente genera un equilibrio entre los poderosos y los más vulnerables, pero no hace falta creer en eso, solo basta con ser un poco más analíticos para darnos cuenta que el mundo no será igual después de la pandemia, la riqueza quedará en manos de los que siempre han manejado los hilos del poder y en el último nivel de la pirámide habrán muchas más personas ocupando ese lugar.

Dirían que estos mismos poderosos pretenden instalar un chip por medio de una vacuna para controlar o reducir la población mundial, pero la realidad es que ese chip ya lo tenemos desde hace mucho tiempo, haciendo alusión al celular que cargamos todos los días en el bolsillo, tiene GPS para conocer nuestra ubicación y muchas aplicaciones que miden hasta el pulso cardiaco, hace seguimiento de gustos y preferencias para luego vendernos cosas que no necesitamos.

El ser humano deberá prepararse para enfrentar una crisis económica sin precedentes, no se compara ni con la gran depresión de Estados Unidos en 1929, donde se quebraron muchos bancos y la economía se fue al piso, es hora de quitar los dedos del celular y prepararse psicológicamente para afrontar una realidad que pide a gritos atención para que no nos tome por sorpresa.

Por: Leonel Morales

Google