¿Cómo será el regreso a la “normalidad” en Colombia?

Google

El combate de Colombia contra la pandemia de coronavirus no ha parado. El aislamiento preventivo obligatorio en el país se extendiera por un mes más, hasta el 1 de julio, previéndose que la emergencia sanitaria continúe hasta el 31 de agosto.

Aunque se espera que a poco las actividades vayan reanudándose a mucho antes de que sucediera toda esta crisis de salud, al considerarse que el país ha podido sobrellevar bien la cuarentena, lo cierto es que será un proceso que tomará tiempo.

Si bien desde principios de mes, el gobierno nacional se comunicó con alcaldes y gobernadores para analizar la apertura gradual de ciertos establecimientos y recintos comerciales, todo ha dependido de la situación que se viva en cada ciudad y municipio, además de que el riesgo de que se retomen medidas estrictas, en caso de que vuelvan a dispararse los casos.

La idea es que los niños de entre 2 a 5 años puedan salir al aire libre y realicen actividades tres veces a la semana, por sesiones de media hora. Se busca que los menores de edad, de entre 6 y 17 años, salgan por tres veces a la semana, pero por una hora al día, mientras que los adultos, a partir de 18 años y hasta los 69 años, tengan la posibilidad de salir toda la semana, por un máximo de dos horas por día.

Publimayo

Pero la situación no será igual para los adultos mayores de 70 años o más, quienes tendrán que permanecer en aislamiento hasta finales de agosto, cuando se dé por terminada la emergencia sanitaria.

Pero el país no ha frenado por completo. El Decreto 749 del 28 de mayo señaló que son 43 las actividades exceptuadas del aislamiento, las cuales ya han de poco a poco regresado a la normalidad, aunque lo han hecho al acreditar sus respectivos lugares de trabajo y con cumplir estrictamente con los protocolos de bioseguridad.

Además del sector salud, las empresas que venden alimentos y bebidas y la industria farmacéutica, así como ciertos servicios bancarios y notariales, los centros comerciales han vuelto a abrir, pero con un aforo reducido al 30% de su capacidad normal. Misma situación para los museos, las bibliotecas, los centros de investigación universitarios, las peluquerías, los restaurantes (únicamente con servicio a domicilio o que los clientes recojan sus alimentos) y el micro comercio.

Aquellas personas dedicadas a la asistencia y cuidado de personas, la producción, abastecimiento, almacenamiento, transporte y comercialización de insumos, productos de limpieza, medicamentos, aseo personal y productos de primera necesidad, así como los servicios veterinarios, funerarios, agrícolas y las actividades de servidores públicos también volverán.

El sector de la construcción, los militares, la marina, la seguridad privada, el servicio postal, las operaciones marítimas, aéreas y aeroportuarias son otras de las actividades que podrán retomarse de forma escalonada, con personal limitado y siguiendo todas las indicaciones médicas.

El transporte también ha funcionado de tal manera, con señalamientos en los que se recuerda a los usuarios mantener su distancia y seguir indicaciones, al tratarse de un potencial foco de infección, pero un necesario modo de moverse en el día a día.

En educación, las escuelas continuarán con el estudio desde casa, previéndose que las clases presenciales se retomen hasta agosto, en el siguiente ciclo escolar.

Pero el sector del entretenimiento será uno de los que tardarán en reactivarse. Los bares, los casinos, las discotecas, los colegios, las universidades, los cines, los teatros, las iglesias y los parques de diversiones todavía no pueden volver a abrir sus puertas.

Tan solo en Bogotá, la ciudad que más se ha visto afectada por el virus, no prevé que se abran nuevos sectores por lo menos hasta la segunda quincena de junio, debido a que superan los 13 mil casos y muchas localidades se encuentran en alerta naranja, debido a que el número de positivos ha incrementado.

Su Zona Rosa está repleta de diversos servicios y diversión nocturna, como el Casino Luckia, un atractivo complejo, el concurrido Gnoveva Bar y el restaurante Andrés DC, los cuales tardarán en reanudarse, además de que deberán seguir estrictos protocolos de salud, debido a que aún existe un alto riesgo.

En municipios sin registros de contagios, se reabrirán casi todos los comercios, exceptuando aquellos que no sean de primera necesidad, como bares, discotecas, gimnasios y cualquier otro centro recreativo. Estas localidades han comenzado a someterse a protocolos de seguridad y aislamiento geográfico, una medida que busca que el virus no se transmita entre poblaciones.

Putumayo puede ingresar en este listado, al tenerse registro de solo ocho casos, siendo una cifra baja en comparación a otras regiones de Colombia.

Todos los centros y negocios que reanuden sus actividades deben trabajar con protocolos de salubridad, los cuales incluyen trabajar con personal reducido, un lavado frecuente de manos, evitar el contacto con otras personas (nada de besos ni apretones de mano), uso obligatorio de cubrebocas y guantes (así como aprender a desecharlos correctamente), cero contactos con los ojos, la nariz y la boca, así como un seguimiento constante de las indicaciones que hagan las autoridades tanto a nivel local como nacional.

MP

Google