Cuentos amazónicos para superar al miedo, en mundos paralelos, en tiempos de Coronavirus


Por: Silvio López Fajardo. “El Ultimo de los Mocoas”

Bacata, 17 de mayo de 2020

Estos cuentos se orientan a construir un aprendizaje preventivo desde la estimulación mental para niños y niñas, como medida de contención emocional de amor, con el propósito de superar  o eliminar al miedo de su espíritu mental, que ha sembrado la sociedad por el coronavirus.

Asimismo,busca que estas personitas puedan crecer con mayor confianza y tranquilidad, teniendo en cuenta que las afectaciones psicológicas por la mala o buena informaciónmasiva de los medios de comunicación o redes,  el encierro  y muertes  por el virus pueden ser  estas variables perjudiciales para la salud mental  de los menores, donde su confianza se verá afectada, consolidando un crecimiento con tendencias de depresión, angustia, desesperación y desesperanza, donde vivir no será la mejor razón por lo tanto de esta manera todas y todos estamos llamados a realizar un aporte a la prevención de la salud de las nuevas generaciones.

De esta manera, en la vida diaria no es obligatorio que seamos psicólogos, psiquiatras, orientadores ni terapeutas para dar contención emocional a las personas que nos rodean. Bajo este contexto deseo brindar mi aporte, para que el miedo se vaya de nuestros corazones, de los niños y niñas  o el mismo nos  y los/las haga más fuertes. Te invito a construir un cuento que genere contención emocional de confianza y amor, es nuestro turno, es el turno del pueblo.

Cuentos de la selva #1.

Julianitay el Corona Virisunchi.

Por Silvio López Fajardo.  2020

Hace mucho tiempo, pero muuuchos años,  en el tiempo de los Urinsuyos, se dice cuando los burros tocaban flauta y bailaban la Guaneña y el Mapale, en un pueblito llamado “La Novia” el que se encuentra al lado del rio Putumayo. Un delfín rosado apodadoPirikungo, que tenía un sólo ojo en la frente,en lanoche iluminaba como un faro de luz azul celeste. Se dice que este hermoso delfín un día  desapareció y no se volvió a ver. Entonces la comunidad nativa  de la Novia, ahora lo extrañaba, porque desde ese día se perdió también el arcoírisTapirunchi. Así, se sintió morir el espíritu bonito de la Novia.

En una ocasión, cuentan que una niña nativa de cabello largo azabache, siendo casi las 7  de la mañana, como de costumbre se fue a bañar para luego irse a la escuela de la bella Novia. Entonces en esa épocaapareció el delfín después de muchos soles, entonces Pirikungo observa a la niña Juliana a los ojos y la hipnotizó, ella cae en la orilla del rio, luego se levanta como sonámbula y se mete al rio. Es de saber que ella era muy fuerte no le temía ni a las serpientes, ni a los duendes rojos o negros, así, ella se metiósigilosamente al rio Putumayo, era tan pequeña, pero nadaba como una Anguila Guacamayo o su nadado parecía de Mantaraya del Hacha, donde el Abuelo Bernardino Coca, es amante de la sabiduría que heredo de sus abuelos, ahora en este tiempo sólo busca sanar las almas con Yagé Cielo o Tigre.

Entonces, la niña indígena nado y nado, hasta que perdió en las profundidades de este hermoso rio, de color ocre, donde las estrellas danzan como luciérnagas que navegan hacia el Sur, otras al Norte. ¡Claro!, por supuesto, el Señor DelfínPirikungo la estaba esperando no muy lejos, se encontraron y con un secreto Omega que salió en luz dorada desde su únicoojo, así  la niña Juliana pudo nadar a las profundidades más oscuras. Ahí le esperaba muchas sorpresas y grandes hechizos  para que su espíritu no muera, sino que  su lucha sea desde sus sueños, mágicos y fantásticos. 

Pero de repente, la noche se hizo clara y Juliana que tenía escasos 7 largos años y 23 días cumplidos, despertó a un lado de un gran árbol el cual tenía hermosas luces y unas frutas maravillosas, podía encontrar  en este sólo árbol, que era un gigantón y  muy viejo,  poseía frutas de diferentes tamaños, sabores, olores y colores y en unas ramas poseía piedras preciosas, que sólo podía coger  con el permiso de la abuela del fuego, “Mucuaruna”, dicen que esta abuela llego de otros cielos, donde la Yuca es un ser de la palabra dulce y que anima la risa como medicina.

Entonces Julianita, que era una niña muy chiquita y no podía alcanzar las frutas, quien hablo al viejo árbol  en lengua de los Mocoas, le dijo, con voz temblorosa: Abuelo, abuelo árbol, tu que eres un sabio y que tienes muchos años, tú me puedes decir, ¿si has visto un delfín  de un solo ojo, por aquí?, entonces un silencio se apodero de ese espacio, pero de repente una voz gruesa y hermosa le contesto a la niña, ¡si, desde luego, yo conozco a Pirikungo!, tu llegaste con él; Le respondió el árbol y le manifestó ¿qué haces por estos mundos, amiguita, cómo te llamas?, yo soy Juliana la Yurukuna vivo en la Novia, haya esta mi hermanitaLinaSukikuna, mi Papá Mecías y mi Mamá Micaela.

Entonces la niña Juliana le dijo al árbol: “Arbolito, tu que eres tan bonito, porque no me regalas un Zapote, una Naranja agria, una Chirimoya y ese hermoso ramillete de Uvas Caimaron, es que tengo mucha hambre, yo vine sin desayunar, y tampoco he  almorzado, dijo Juliana, la Chipirunchi.

Entonces ese árbol gigantón movió de manera lenta y flácida sus hermosas y vigorosas ramas hasta que lo que Juliana pudo alcanzarlas y las puso en una manta remendada de  viejos trapos, que había guardado desde que tenía 5 años, ella era una niña muy guardosa y tenía su baúl secreto donde conservaba sus muñecas que le había hecho de madera su padre y los vestidos se los tejía su madre, también tenía unafotografía  de sus ancestros y su tío  quien tenía los pies descalzos, decían que corría como el tigre Jamano. 

Juliana, agradeció al abuelo árbol por su generosidad y comió con tranquilidad sus frutas, las que estaban muy ricas, pero muy ricas, que no dejo una fruta,  se comió hasta las semillas,  ella sabía que si quería podía pedir más.  Al momento apareció el Señor Delfín, quien le agradeció al abuelo árbol por su bondad y su sabiduría, de repente se convirtió en ser humano con una cabellera larga, era como un sueño para Juliana.

Pero la niña para nada se asustó, no tenía miedo. Parase que su madre le había enseñado a tejer un amuleto contra el miedo, sus pensamientos eran de una niña pequeña pero sabía lo que estaba pasando, todo era una realidad, otros hubieren dicho que todo esto era un sueño, pasajero.

Juliana, para el Señor Delfín era una invitada especial, había sido elegida  entre muchos niños y niñas alrededor del mundo.  Otro ser misterioso que estaba cerca ellos y que no se le podía ver el rostro, le dijo al oído a Juliana, que había sido escogida en todo el universo. Pero juliana no entendía, por qué había sido afortunada, no sabía que misión le esperaba a una niña tan chiquita, que en la escuelale decían pulgarcita de Joseon la del Confucio, desde ya era una guerrera de muchos mundos.

Entonces después de pasar por el sendero selvático de Chainey luego por un jardín de Yagé, Coca, Tabaco y  de las rosas, llegaron a una Maloca de Iraka.  Unos dicen que es la planta sagrada para techar las casas nativas, planta que proteja a todos los que vivan ahí,  entraron  donde una hoguera apenas echaba unas líneas de humo, el cual se convertía en libélulas de Constantinopla.

Al momento de haber llegado,  en unos instantes de adentro de la tierra apareció una serpiente dorada, era más grande  que Juliana, tal vez una 10 veces más grande, pero su cuerpo era transparente que ilumino con su luz toda la choza. Al minuto, del abuelo fuego apareció una ancianallamada “Mocuaruna”, la que creció de tamaño en unos segundos, pero la maloca tenía un olor particular que se esparció por toda la selva, sin más recuerdo el olor era de un árbol gigante que existe en la selva  amazónica, se llama Caraño. 

Entonces la abuela se acercó, pero la niña fue valiente, no corrió, tampoco lloro, antes fue muy avispada la pulgarcito, le hablo de primero,  y le dijo: ¿abuela, abuela, podrías enseñarme a aparecer y  desaparecer como tú? , ¡Hola! como estas querida Juliana, le dijo la abuela, como has crecido, te fuiste de este mundo de los delfines y de los arboles sagrados, cuando eras sólo una luz, que volabas como Luciérnaga, luego te convertiste en Güimba hasta que llegaste a la canción de la selva de los Mocoas, para convertirte en el Ada de los sueños de los de las cuarta dimensión. Y desde luego te voy a enseñar a ser invisible y  ¡me alegra mucho verte! Ya que tu mundo está en grave peligro y espor eso que te hemos llamado desde tus sueños, mientras el señor Delfín escuchaba silencioso.

Entonces siendo el año terrenal 2014 la abuela “Mocuaruna”, le dice a Juliana, para que seas  una niña humana, la gran Corte del Reino de los Sapos, cuando tenías 11111 lunas de edad y con mucha sabiduría, decidieron por orden de la hermosa Reina ZapitaKundaru, enviarte al reino de los humanos.

Entonces escogieron a tu  mamita Micaela para que tú puedas nacer en la gran selva de la Amazonia y puedes cumplir con proteger la Madre Tierra,la que en el futuro estaría en un grave peligro, ya que había un plan maquiavélico llamado: “Amazonas,distrito minero”, tiene el propósito de acabar la selva y los ríos, podrían morir todos los seres humanos, muchos peces y Gallitos de Roca de Orion.

El Gallo de Roca, es el aveque tiene la magia de pintar la selva virgen, la manigua,  las nubes de los cielos, es por eso que a veces el cielo al atardecer o al amanecer el cielo es naranja, por el plumaje del gran abuelo Gallito de Roca.  Se dice, que esto sucede cuando está protegiendo los sitios sagrados de la Madre Tierra,  como el Churumbelo y el Vides.

Entonces, amiga Julianita, ahora te hemos traído  para prepararte durante 532 lunas, en nuestro mundo de duendes, delfines, serpientes  y sapos. Aquí comerás las mejores frutas  y vegetales del universo  y así podremos explicarte algunos secretos y volverás  a tu mundo, por el mismo portal, o por séptima puerta del rio Mandiyaco, río que manda.

Entonces julianita se puso un poco triste por su hermanita Lina Yunga y su perro Batukan, este era un perro viejo, era amoroso, como el gato Churungo.A ella se le escurrieron unas lágrimas y su silencio estremeció la choza, pero al rato se secó su llanto y se repuso y le dijo a la abuela: “Yo soy valiente,  como tú, y voy a salvar la madre tierra y todos los niños y niñas del mundo, a todos los abuelitos y abuelitas, también los ríos y los pájaros, también los tigres y las lobas, les voy a enseñar a cuidar los ríos  y los mares como tú”. ¡No quiero que nadie sufra!, tampoco quiero que sufra la Taruka.  Dijo Julianita.

Entonces los secretos, que el abuelo SapoKuskungo, quien murió de 2 millones años, ha dejado para ti por muchas generaciones un una piedra hermosa un  tibio azul y un secreto maravilloso que hemos guardado con mucho cuidado, ya que si otra fuerza oscura se llega a apoderar del tibio y de los secretos también correrá riesgo nuestro mundo de los sueños y los delfines nunca los volveremos a ver, dijo  la anciana,“Mocuaruna”.

Pero a Juliana  le contaron uno de los secretos,  y dijeron: En el año 2020, en tu tierra, la humanidad  sufrirán  mucho, porque perderán los más sagrado de su ser su libertad, morirán abuelos y abuelas, el mundo no resistirá su partida, porque no podrán ir a llorarlos, tampoco despedirlos, nacerán nuevos poderes que extremo egoísmo y materialismo. 

Es posible que el miso orgullo del hombre este atrapado por una fuerza oscura la que está llena de un poder maligno, entonces los hombres comenzaran a destruir la naturaleza, mataran los tigres y los elefantes, también los hipopótamos de la escobakuna, también morirán los colibrís y los ríos se volverán negros como un pantano y desde luego morirán los ríos, los lagos y los mares, las estrellas dejaran de brillar.

Entonces los hombres por amor al dinero y al poder, crearan un virus letal se llamara Corona virisunchi y lo esparcirán por todas las culturas del mundo, lo arrojaran desde una nave especial diseñada y  construida en la NOSA,  la nave se llama la COVID -19, es una nave que se alimenta del sol oscuro, la nave es invisible, entonces todos los jefes del mundo lloraran porque morirán miles de personas, ese virus dice que es poderoso, como la misma oscuridad.

Entonces Juliana lloró y lloró hasta que se le acabaron las lágrimas por tan tristes noticias y estaba preocupada por su abuela Lembania y toda su familia, también estaba muy triste por su amiguita Manuelita y Manuelito. Entonces la abuela “Mocuaruna”, se despidió  y le entrego una pequeña Mochila, era muy extraña tenía unos símbolos hermosos, parecía un cóndor o un sapito alavés; La abuela dio tres pasos y se despidió de Juliana y desapareció en la tulpa, se hizo humo, asimismo la gran serpiente se movió dio un giro a la izquierda, se abrieron los suelo e ingresó a un portal desconocido. Nuevamente en la choza sólo quedo el Delfín y la hermosa Juliana, pero el fuego ilumino la maloca  y con la caja,  en la mano en un chinchorro o hamaca se recostaron junto al pilar de las frutas y de la boa.

Al otro día, amaneció con el canto de las aves del Hueco va, del Carpintero, las Chilangas y los Muchileros Mocoas, todos tenían cantos de alegría y esperanza, era un mensaje para el reino de los sapos. Entonces el Delfín al que aun Juliana no le conocía su nombre, ella le pregunto: ¿tu cómo te llamas delfincito?, ¡qué buena idea! te diré mi nombre, este me lo puso un abuelo delfín hace muchas lunas, me coloco el nombre Silvirunchi, porque yo soy muy amante de la selva de mi territorio que está debajo de las aguas y cuando subo a tu pueblo también me gusta apreciar todo lo que existe en tu selva de la Novia, como me gusta ver los monos Aulladores, corren de un árbol a otro sin ningún miedo, son muy rápidos, también me gusta ver volar los Guacamayos azules, rojos y amarillos, ¡oh, sí que vuelan muy alto!

Ahora, tenemos que ir a una caverna muy especial, ahí la abuela te dejo los secretos para que puedas ser invisible y no puedas ser atacada por fuerzas oscuras, tampoco por el Coronavirus. Ahí paceremos 12 lunas, no estarás triste ¡ya, veras! , guarda muy bien la mochila, en ella encontraras cosas muy maravillosas, para que puedas regresar a tu dulce hogar, le dijo, Silvirunchi.

Entonces caminaron y cantaron por dos lunas, hasta que llegaron por fin  a la caverna de Licamancha, ahí existe un duende blanco llamado Paisunga, él es bueno, los sapos lo rescataron de garras demoniacas de  los ángeles caídos.

Así el delfín saco de una mochila Cansákuna un puñado de polvo, que le llaman Mambe, dicen que es hecho de una planta sagrada del mundo de Juliana , entonces el Delfín Humano,  cogió ese polvillo se lo metió a la boca y al instante con una fuerza increíble, soplo y soplo, de  su boca  salió un aire verde, como la selva, de pronto unas lianas que estaba de frente, se abrieron, asimismo como un gran temblor la roca se partió en dos, y mostro la puerta de la caverna, la cual se podía abrir sólo cada 333 lunas y 777 inundaciones amazónicas.

Continuaron  el camino kuna, pero nuevamente la serpiente dorada estaba adentro de la caverna, la que acompaño a Silvirunchi y Juliana hasta los aposentos del duende Paisunga, quien roncaba como un puerquito, marrano, cerdo, quien se arropaba en unos viejos harapos, pero las rocas de esa caverna brillaban como estrellas que nacieran en la oscura noche, esta caverna estaba llena de piedras preciosas, que no existen en la tierra, era como los ojos del delfín rosado.

Entonces, la serpiente se puso a dormir, asimismo el señor Delfín y aun lado se durmió la pequeña Juliana, pero no fue cualquier sueño, este sueño duro 88 lunas, el duende ya había despertado una luna adelante. había mucha niebla en esa caverna, de repente al hombro de Juliana, salto un chapul de grandes alas con forma de Hojas de Bijao, sin miramientos este chapul comenzó a cantar como cantan los chapulines, ¡cric,cric,cric,cric!, entonces, de repente el chapul le hablo a la niña, ¡hola Juliana, te estaba esperando!, ¡yo soy Camilo!, dijo el Chapul, viene de tu mundo, hace muchas lunas, yo era muy chiquito, pero aquí crecí, y ahora voy a regresar contigo a mi tierra. ¡Oh, que gusto Camilo!, cantas muy bonito, gracias por recibirnos, eres un chapulito muy valiente, manifestó Juliana.

Bueno, el señor duende se acercó a Juliana, la miro muy detenidamente, saco de su bolsillo y le entrego un rico pan, como recién horneado, asimismo le entrego a Silvirunchi, otro pan sacado de su bolsillo izquierdo, y con tazón de chocolate de Yagé, les dio la bienvenida. Amiguitos, bienvenidos a mi covacha, hace muchas lunas que nadie viene por estos lados, mucho menos dela selva Amazónica, de la “Yarakunga”  ¡Qué sorpresa! Me han cogido dormido, dormir es mi gran alimento para cuidar este sagrado portal del tiempo y del espacio, dormir es mi trabajo y mi derecho, les dio el duende.

El mago duende suspiro de manera telepática tres veces, la caverna en un instante se oscureció, la noche tenía un aroma de Canela de los Andaquies o la famosa y maravillosaEspingo,  es un  pequeño árbol que sus verdes hojas tienen ese exquisito fragancia. Luego empezó a caer de lo alto de la roca una lluvia moderada de agua con olor aCoquindo, poco a poco se confundía el olor de la CanelaEspingo con el Coquindo que formaron el perfume creme, este es un perfume famoso para el amor de la ortiga pringamoza.

Entonces el duende les dijo aspiren y suspiren, y al instante aparecieron unos ricos suspiros que los traía una ranita de color amarillo duende, la ranita dijo ¡hola Julianita y querido Silvirisunchi, los estábamos esperando hace muchas lunas!  Yo soy una ranita duenda, me llamo, Lucina, pero de cariño me pueden decir Lucianita, yo vengo de un planeta muy lejano, donde mi mundo es el de las ranas Kambo y los sapos cristales que son los que purifican los cuarzos  y los tibios de mundo de la selva amazónica de Oryana.

Entonces, se pudieron dar cuenta que la rana Luciana había estado en el mundo de los Delfines hace muchas lunas, entonces todos se saludaron con mucho respeto y alegría, pero no se tenía miedo, no había por qué tenerlo, eran desconocidos pero dijo Julianita, ¡ahora podemos ser amigas!, por supuesto le dijo la ranaLucianita a Juliana y todos comieron suspiros, hasta Camilo el Chapul, los suspiros tenían en el propósito de proteger el cuerpo y el espíritu de todos los que iban a viajar en años luz por el portal de la Manigua y con estos sabores podían hacerse invisibles al Corona Virusunchi.

Entonces, la ranita Lucina por largos días les explico cómo iban hacer las luchas a las fuerzas oscuras que llegarían en el año 2020, entonces le comenzó a contar habrá una terrible enfermedad, que la llamaran Corona Virus, de la cual no deben tener miedo, pero lo primero que en el mundo se sembrara con fuerza será el miedo y entre todos los seres humanos trataran de destruirse, mientras que la selva de la Amazonia, se ira recuperando, los animales saldrán a muchos campos abiertos. Muchos gobiernos de tus pueblos comenzaran caer  y también les llegara el desespero, será terrible la situación, muchos aguantaran hambre y frio.

Entonces los niños, como tú Julianita, deberán encerrarse en sus casas, y los adultos también, muchos perderán su trabajo, otros perderán la vida por este virus y otros por el desespero, les decía la ranita Lucina. Las personas sólo podrán ver la naturaleza por los televisores, por celulares o lo más cerca cera sus viejos ventanales,  otros serán muy bondadosos, otros darán de lo que  tienen y otros comenzaran a sembrar las huertas y cultivaran tomate, maní y maíz.

Es por eso Julianita que tú, el Chapul Camilo y yo la ranita Lucina, harán un equipo como el de futbol para luchar por la justicia, entonces mientras viajan  por el viejo portal del tiempo y el espacio crecerás y a la vez iremos fortaleciendonuestra preparación y en el camino recibiremos  del abuelo  viento Crispín  una mochila de secretos para ayudar a la humanidad y seguro salvaremos también la Madre Tierra, los ríos, los mares, los tigres y los monos, también salvaremos a los amigos gallinazos, hermanos menores del abuelo Cóndor y a las pequeñas hormigas león, así podrán combatir el Corona virus, al que al final serán amigos, vivirán juntos.

Pero de la pare de la Cavernucha, hablo una misteriosa voz, ¡hola amiguitos!, ¡hola amiguitos!, me ha despertado,¡hacen tanto guirigay o bulla!, manifestó ese ser misterioso que estaba detrás de las rocas, bueno yo soy Giriguelo y estoy en estas rocas más allá del tiempo que vino el Duende Blanco,  quien llego con una Duenda llamada Kuskunga, pero ella se fue a la tierra de los humanos cuando el mismo duende creo el portal, se dice que el duende blanco aún espera su duenda y lleva más 3 millones de lunas esperando, como la madre luna.

Bueno saludaron todos al ser misterioso, pero al inicio temieron un poco, pero luego ya no. Dijo el señorSilvirisunchi, “nos contó el Duende Blanco que nos hablarían de la roca, pero no esperamos que fuera tan pronto”, ¡bueno ya está hecho dijo el señor de la roca! ¿Qué puedo hacer por Ustedes? Dijo Giriguelo,  Creo que la niña Julianita, el  noble Chapul Camilo y la querida ranita Lucianita deben partir a un viaje muy lejano con una misión de salvar la humanidad, los ríos, la madre tierra y la selva con todos sus animalitos, manifestó el señor Silvirisunchi, cada uno con su misión.

Bueno, esta es mi tarea dijo Giriguelo, nos toca esperar un poco a una abuelita de tu mundo que tiene un canto de los Mocoas y esta es la llave con mayor vibración de amor para que pueda abrirse el portal “Kanikunarunchilengunarayquetakunangapuncha” pero el secreto que les voy a contar es el siguiente dijo el señor de las rocas: “para luchar con el ser de los otros mundos llamado Coronavirus deben aprender a catar icaros de la selva de la amazonia, estos son fáciles porque sacaran en el viaje del portal tres rocas  oxidiana que se encuentra en la mochila  y con sólo tocarla unos segundos ya podrán catar canticos de los Mocoas, con estos cantos podrán calmar al Corona virus, asimismo sacaran el polvo de los tres oros y los regaran en su mundo  en la ceremonia del  fuego.

También los podrá proteger una burbuja de amor, para que no únicamente puedan destruir esta energía maligna sino que puedan vencerla con amor y confianza, sin miedo, pero no deben confiarse de ella, es muy difícil de verla, es invisible. En  la Mochila también encontraran Tapabocas para los tres, pero estos son especiales los van a proteger de todo ser invisible como el Corona virus, y no olviden antes de salir de esta caverna lavarse el cuerpo y en especial las manos de la loción de  la Canela y lavan sus manos con agua del rio Putumayo, para que puedan estar súper protegidos y puedan cuidar a la mamita de Julianita y a su papito y a sus amiguitas. 

Bueno ahora, se escucha un canto al fondo de la cueva, es una voz como mágica, también suena un tambor que rezumba la cueva, de repente aparece la abuela de cabellera Azul, “parece la  llorona”, manifestó Julianita. Y ahí , a ella si le dio un poquito de miedo, pero como estaba con la ranita, el delfín, el chapul y el señor espíritu de las rocas entonces se repuso con confianza. La abuela no hablo, no saludo, tampoco ni siquiera los miro a nadie, su mirada estaba pegada al piso, ella ya sabía su misión,  sólo consagróla mochila arcoíris y canto  en legua de los Mocoas,así:

Yokarikiskuna, tunga, tunga, tuga,

Yokarikiskuna, yumba tapirunchi,

Yokarikiskuna, yogitarisunchi,

Yokarikiskuna, churumbelo Yungas.

Así, este canto lo repetiría por tres veces, pero poco a poco la abuela se le arrancaba de su ojos unas lágrimas, que se cristalizaban al caer al suelo, y se convertían en muchos colores, estas se volvían como muyos o chaquiras, que usan las abuelas de la Madre selva. Entonces, un brutal trueno reventó en la roca de cristales de Potosí, se abrió, al mismo instante se desplegaba una luz blanca color nieve, apareció el Cueche o Arcoíris de las montañas de los Apus de la selva de los Incas  y los Keros, junto a los colibrís de la sobra blanca del Portal de la montaña de 7 colores de Chinchero, se dice que este portal  conduce al portal Winicunca y al que llega al charco de la Novia, donde viven las Pavas Aburridas.

Bueno, llego el momento de la despedida, ahora del Portal salió una neblina azul, que abría el camino, entonces Lucianita la ranita, el Chapul Camilo y Juiliana la valiente, juntos de la mano se despidieron del Silvirisunchi , de la Abuela y de Giriguelo, lloraron un poco, pero no mucho. Así dieron su primer paso, hasta que desaparecieron en el portal, un viento fuerte los succiono  y así iniciaron el viaje al más allá, cerca de la selva de la Manigua, al paraíso de la Novia.

Mientras cruzaban por el portal del tiempo y el espacio pasó muchas lunas, ahí tuvieron el tiempo de luz para alistarse,  viajan en una capsula de oro, que los protegía de las energías de las sombras de un agujero negro que desafía  a aun a superhéroes de otros planetas, ya que pueden morir en el viaje, con sólo mirar los fuegos artificiales de los volcanes de Marte.

Después muchas lunas, los viajeros  llegaron  por fin a la Novia,  pero ahí ya había llegado el Corona virusunchi, muchos estaban enfermos, y otros ya habían muerto, todos en ese pueblito estaban con miedo porque el virus era invisible, unos dicen que los trajeron los duendes. Manifiestan, que es un virus de la tercera guerra mundial y otros que fue creado por los mismos  Taitas Chonteros.

Entonces en esa realidad,un Chamánchontero había enfermado de manera peligrosa y un médico había muerto, una familia que había llegado a la Novia, habían perecido de mucha fiebre, ese virus se pega y muere,  disque no demora nada.Ahora todos rezan para no morir, todos los días realizan ceremonias de Yakun, a ver si miran la cura  y pueden matar al Coronavisunchi, pero nada que pueden, a muchos los han robado con remedios falsos, todos habían perdido la sagrada libertad y en la novia ya no encuentra el tibio azul, el que sirve de protección.

Entonces, el gran cacique  de la noviallamado  “Samuel el grande”, había tomado medias de cerrar las fronteras que no entre nadie, tampoco estaba permitido que entren por el aire, la comida que entrara debía desinfectarse, por el virus entraba de manera silenciosa,  decían que ese virus es invisible y cada vez había más infectados, a algunos humanoides construyeron túneles para poder entrar a la Novia, estos desaprecian en el intento y otros lograban llegar a sus hogares, pero podrían morir en pocos días porque estaban detectados por esa energía cósmica, por el virus,  creado por la nada y el fin.

Este Virusunchi, tenía como propósito de sembrar miedo, luego bajar sus energías y atrapar a todo humano, que no escuchara música bonita o no cantara de los icaros de los antepasados de los Mocoas, también caían a todo el que no reía o no oraban con fe o conciencia.

Pero a lo lejos el Chapul, Juliana y La ranita no se habían olvidado de su misión que les habían encargado los de abajo, en ese entonces, ya era el año 2020. Ya había aparecido el Arcoíris y decían que el delfín rosado nadaba tranquilo en el rio Putumayo y junto al camino viejo apareció una roca madre de oxidiana, tenía una energía maravillosa, ahí es donde las mujeres sanadoras se conectaran con otros mundos maravillosos, será un portal para el universo de 11 lunas y media.

Entonces Julianita, cogió a la ranita Lucianita y la metió en la mochila, lo mismo hizo con Camilo, el Chapul, ya ellos eran un gran equipo del universo y tenían la misión de salvar la humanidad. Caminaron juntos por la calle, junto al rio Putumayo y casi en las calles no había nadie, era prohibido salir en la noche y en el día, algunos se veían por las viejas ventanas que estaban con tapabocas y otros parecían astronautas de otros mundos, pero se les veía en los ojos un miedo asombroso que había cambiado sus rostros. Como Julianita cuando se marchó, era muy pequeña, no la podían reconocer, ya era casi una señorita, muy valiente. Hasta que llego a su casa, junto a la quebrada la Taruka, entonces saco de la mochila una piedra tibio,  la coloco en su cauce y este se  limpió de manera inmediata, el agua sano y los peces subían muchos, se veía blanquear el agua.

Junto de la quebrada la Taruka, había una silueta de una mujer,  Juliana se acercó de manera lenta, observo que era su quería madre Micaela, la extrañaba mucho, entonces corrió a abrazarla y su madre se asustó, pero al momento observo aquella joven, se dio cuenta que era su pequeña hija Juliana y casi se desmaya de a emoción, entonces,grito ¡Juliana, Juliana, donde estabas! Y entonces se abrazaron, como si nunca se hubieran visto. Entonces a su mamita le presento a Lucianita la Ranita y al Chapul Camilo y por horas hablaron todos hasta que quedaron dormidos, después de una rica agua panela da la panela de Campucana, que les había preparado su padre Mecías.

Al otro día, muy por la mañana, los tres se alistaban a preparar la misión, todos sus tapabocas poderosos y listos para curar a todas las personas que estaban enfermas por el poderoso coronavirus. Pero primero fue pedir permiso a los ancestros, abuelos y abuelas del territorio de la Novia, permiso para realizar sanación del territorio, de los cuerpos y almas de todos los que Vivian ahí, donde se comía Chontaduro y Yota cada mañana y todos juntos soplaron hasta que en el aire se sintió un fresco de cambio. Habían sanado el territorio de la Novia.

Asimismo,  se encontró con el cacique Samuel Kuskungo, y le conto toda la historia y le presento a sus dos amiguitos. Pero el gran Cacique si le creyó, porque un tatarabuelo, en tiempo de las caucheras, también algo parecido le había contado y por eso se acabó la violencia por el caucho y así el Cacique les brindo una rica Caguana de Canangucha, que había preparado una abuela que le dicen la Limoncito, a quien le gustaba mucho el tabaquito.

Con la noticia del regreso de Julianita, todos se reunieron en la plaza de la Mochila Azul. Así, Julianita le conto a todo al pueblo de la Novia, que venían de otros mundos y así duro varias horas la historia, al final les manifestó que estaban era enfermos, pero  de puritico miedo. Que el miedo los había atrapado, era el propio demonio que había creado en su mente, y que los que eran más miedosos había muerto y habían enfermado.

Pero era verdad que el virus estaba de manera invisible, pero con las gafas que había traído Juli,  se podía ver dónde está el Virisunchi, y podemos hablarle o atacarlo, esos lentes era uno de los secretos de la Óptica López, de Mocoa que tenía  en la mochila viajera y también saco un líquido viscoso cristalino para eliminar el virus, y unos jabones antiguos de la época del Loco Cornelio y les manifestó que con esos secretos matarían al virus y asírepartió para todos, esa mochila era milagrosa, metía la mano y sacaba.

Así fue, la primera semana comenzaron a sanar las personas y casi la mayoría estaba curados y en cuarentena, pero aburridos porque el gran cacique Samuel, les había quitado su libertad.  Entonces salieron unos calladamente y otros hicieron fiestas con chica de Masunga de Chontaduro, y de nuevo enfermaron casi la mayoría del Pueblo de la Novia, donde hubieron muchos muertos, que todo enterrarlos de manera urgente, no se podía ir a ningún velorio, por el muertico con el virus de podían cargar, entonces más miedo había en la Novia y casi quedaban pocos, como unos 57, que habían cumplido con lo que Juliana e había dicho, quienes estuvieron juiciosos fueron Manuelita y Manuelita, cumplieron la tarea, gracias a los cuidados de sus abuelitas, del Jardín de las Rosas.

Entonces la Ranita Luciana, que tenía muchos años de luna y asimismo el Chapul, habló al oído a Julianita, y le contaron su mayor secreto para que su familia no muera, tampoco ninguno más de la Novia. Así, le entregaron a Juliana tres polvitos diferentes, para que fueran arrojados en la hoguera.

 Entonces con el Cacique  Samuel se reunieron en la Plaza mayor de los Mocoas, donde había algo sagrado y peligroso.  Entonces en una noche de luna llena, toda la comunidad se reunió en la Plaza Mayor de los Portales, encendieron el abuelo fuego, de donde salieron muchas mariposas, dragones  y Camilo el Chapul canto toda la ceremonia, eran cantos de la selva, que tenían el propósito de que los que asistieran prendieran los cantos de los Mocoas de manera mágica y también podían ser invisibles, como el abuelo Milciades de Leguizamo, él tiene el secreto y el poder de sanar.

Al rato la Ranita Lucina, también cantaba de una manera extraña, y se fue convirtiendo en una abuela muy hermosa, con su cabellera rojiza, que le llegaba al piso, sus vestido de seda era mágico que con el fuego y el elemental del agua cambiaba de colores, de su pecho colgaba una piedra preciosa, era un diamante azul, que se confundía con los colores del cielo de la selva.

 La Abuelita Luciana cantaba y danzaba, mientras el cielo lloraba en lágrimas y todos tenían un tiesto para recoger esa agüita sagrada que iniciaría a proteger a todos y que ese antídoto podría compartir a todo el mundo hasta llegar a la misma Patagonia y al Patascoy.

 Asimismo todos empezaron a cantar en la  lengua de los Mocoas y danzaban al ritmo del tambor chamanico de la abuela y todos se protegían y curaban de manera mágica, danzaron y cantaron o 8 días y 8 noches seguidas, hasta el abuelo Samuel, manifestó  a los espíritus su agradecimiento. Entonces la abuela Luciana desapareció en el fuego, asimismo el Chapulito y se sintió una leve tristeza dentro de la felicidad.

Pero al final de la mochila,  Julianita saco otros secretos, los que arrojo al fuego; entonces todos de  manera silenciosa pararon de cantar y de danzar, ya que al momento del fuego salió un toque de tambor de truenos y relámpagos, era fuerte, pero Julianita era muy serena, muy tranquila, esa misma tranquilidad la contagio al Abuelo Samuel y todos sus protegidos de la Novia, todos se sentaron con el símbolo del vacío en la mano, al momento un voz muy suave salió del fuego, al inicio fue un silbido maravilloso, era un silbido de los antepasados, de cómo los delfines se comunican entre sí y luego los saludo con reverencia y les dijo:

“Soy la nada, soy el vacío, la muerte y la vida, soy la luz del universo,  soy Dios,  Soy la Selva, soy su mayor antepasado  o antepasada,  soy como tú quieres sentirme en tu corazón, todos estamos conectados con la el fin y el inicio universal, donde la música es la mejor afirmación de la vida, somos uno, como el viento y el brillo del sol y la luna”.

Entonces el fuego les hablo: “Deseo de corazón y con mucho amor agradecer por la ceremonia de amor que ustedes han realizado con la valiente Julianita y manifestó estar muy contento porque al final en ese pueblito apartadohabían comprendido de sanarse y sanar a los demás de sus dolores” De repente en cada mano de los que participaron de la ceremonia apareció un rico dulce de chocolate de sabor de ají pique y todos disfrutaron ese momento, comieron el dulce mágico, ahora en su corazón está el dulce despertar del amor.

Y al final le dijo el abuelo fuego, el miedo no existe, por lo tanto no hay que tenerle miedo al coco del Coronavirusunchi o Corona virus, no hay miedo en tu espíritu, ahora tu mente y cuerpo son más fuertes, ya que no tienen miedo, no hay que cultivar el miedo, es de saber, que con el miedo se cultiva el sufrimiento, el dolor, la angustia y puedes enfermar por siempre, hasta podrías morir de miedo.

Siguió hablando el Fuego, por lo tanto, debes saber que con todos estos rituales a la madre selva, la nada, ya tiene la semilla de la mayor medicina que existe en el universo, esa medicina es muy valiosa, ya que fue creada en la mismo día que se creó el universo, las plantas,  la vida, los mares, los animales y la humanidad, también la nada.

Todos se preguntaban cuál era esa medicina; por su puesto al momento la mismo fuego una voz hermosa y amorosa, les dijo: “la medicina  es el amor compasivo y  bondadoso”, cada uno deben permitirse de tratar al virus con amor y  no con odio, ya que si le tenemos odio y le demostramos sufrimiento, nos podemos enfermar con facilidad, ya que nuestras energías poderosas podrían desaparecer.

Por lo tanto, cultivar el amor debe ser la mejor receta de la medina universal, para que el virus tenga como propósito de cuidarse, en vez de destruirse. Por lo tanto, desde este soplo de amor y de vida desde ahora en su corazón posean con mayor fuerza la revolución del amor, como mayor medicina para protegerse y puedan custodiar la madre tierra, sus aguas,  todos sus animalitos que la nada les ha dejado como símbolo de amor. Es manifestaba la Abuela del Fuego.

Al final el fuego se apagó de manera lenta, tan sólo quedaron en las cenizas, la ranita y el chapul, quienes  con su sabiduría quedaron para ver florecer el amor del corazón de cada ser humano de la tierra y la Novia. Desde ese día Manuelita y Manuelito, son muy amigos de los animalitos, quienes los cuidan de manera sagrada y ahora poseen poderes telepáticos para comunicarse con las hadas de la Música y la Pintura.

Entonces en todos se vio coger valor en su corazón, no tenían miedo al virus,  con mucho amor lograron que la Novia volviera para siempre el delfín, el arcoíris y sobre todo que todos estaban muy bien de salud, en cada casa había más tiempo para hablar con la familia, ya habían abandonado más el celular, el computador  y el televisor, se comía e familia y se oraba a las energías del masallá en agradecimiento de la vida, la selva y los animales se los sentía muy felices, de vez en cuando se los veía en la Plaza Mayor de Mocoa, una vez había un tigre.

Así, al después de dormirse tres noches en la plaza mayor de los Mocoas, despertaron todos como desconcertados,  como si el tiempo se hubiere detenido, un segundo. Ya que todo lo que había vivido, era sólo un sueño colectivo, ya que todos estaban bien, nadie había muerto, tampoco existía la nada, porque nada había pasado, era sólo un sueño, pero cosa rara, cada casa las mamitas encontraron en las cenizas una piedra oxidiana hexagonal. Cada abuela o mamita que cogió esta piedra sintió en su corazón que le llegaba una fuerte energía extraña.

Al final, unas mamitas, cuentan que después de ese día, todas son buenas en algo, y poseen una salud perfecta, unas se volvieron excelentes artistas, cantantes, bailarinas, buenas para sanar, para hablar con los pájaros, unas son buenas pescadoras, expertas tejedoras, para cultivar hiervas y alimentos, para aconsejar, había de todo, pero eran unas mujeres muy amorosas sobre todo, ahora en el territorio de la novia se siente mucha alegría, hay una felicidad poco reconocida, pero bonita, donde el Arcoíris aparece todos los  santos días…“el sueño Continua”

(Con tus hijos e hijas  o tú puedes construir la segunda parte y me la compartes, email: Silviolopezfajardo@gmail.com)