Nos reconstruimos desde el COVID-19

Google
Fuente: https://pixabay.com/illustrations/futuristic-science-fiction-fantasy-3862179/

Por Silvio López Fajardo. “El Ultimo de los Mocoas”
17 de abril de 2020.

Aprender y desaprender desde la crisis de la pandemia mundial del Coronavirus, nos invita a tejer el canasto de la sabiduría desde el silencio de nuestro corazón, con el único propósito de encontrarnos de manera integral en la vida, donde podamos experimentar de manera simple y digna los modos de vivir como seres humanos.

Ahora estamos seguros que como seres humanos aprendimos una forma de vida contraria a la vida, aprendimos a cultivar odios, el amor por el mismo dinero, a destruir todos los recursos naturales aun colocando en riesgo nuestra propia existencia humana, le hemos dado más valor al trabajo y hemos descuidado el amor como centro de desarrollo de la humanidad, asimismo, la internet, el celular y el televisor se ha hecho más importantes que compartir la palabra y el tiempo con nuestros seres queridos o con nuestros amigos, amigas o personas que no conozcamos.

Ahora llego el tiempo de desaprender de manera gradual y urgente la forma que hemos adoptado nuestra vida, los sistemas políticos, la religión, las economías mundiales y nuestro propio ego, han generado la crisis mundial en la que estamos compartiendo. Bajo esta realidad la humanidad está colocando vidas humanas como sacrificio a los errores de nuestro comportamiento.

Publimayo

La misma educación, ha dejado a un lado los valores, para darle más importancia al desarrollo tecnológico, a la economía capitalista, que concentra sus acciones en la destrucción de la madre tierra, por la misma demanda del consumo desmedido de productos que auto aniquilan la salud de la humanidad.

Para superar esta crisis, es necesario de manera urgente reconstruirnos para salvar la existencia de la humanidad, nos veremos desde una manera auto determinada y libre a la sociedad realizando grandes elecciones de nuevas ideas y acciones que permitan un cambio armónico, donde la vida en su salud integral será reconocida como un valor político, social, económico y ambiental, logrando el respeto profundo de los recursos naturales concentrado como el mayor valor agregado de la vida.

Es hora de pensar en los recursos naturales y definir que vamos a consumir y cuanto, es seguro que veremos cambios en los hábitos alimenticios y de cuidado a la salud, desde nuestro agradecimiento estaremos más cerca de Dios y erradicaremos el pecado como estrategia de dominio de la humanidad, aprenderemos que Dios lo perdona todo desde nuestro despertar de la conciencia de luz, de seguro que dentro de la política los más convenientes son los que apoyen profundamente en la salud digna, gratuita y que logren con hechos ayudar al país a erradicar la salud como un negocio, que sólo concentra mayor corrupción, la que genera de seguro más muertes que el mismo Corona Virus, creo que llego y sin armas el tiempo del pueblo.

Ahora en este tiempo de pandemia invito al pueblo, a reconstruirnos, a auto pensarse, a auto desarrollarse, a salir de la ignorancia en la que el capitalismo, la politiquería, las religiones, y la mala educación nos han concentrado en su operación con el propósito único de dominio, generado una esclavitud silenciosa. Es de saber que la actual educación desafortunadamente ha cultivado la corrupción como principio de liderazgo social, castrando el pensamiento libre de ser humanos con capacidades de auto determinarse, como seres humanos soñadores y libres, donde se debería cultivar el único propósito de su existencia, para ser felices desde la semilla del amor, como centro de desarrollo social y político.

Google