Por favor quédese en su casa

POR:  Germán Ortiz

Termina una semana plagada de información sobre el corona virus, covid 19.  Aciertos, desaciertos, decisiones que generan polémica, preocupación de toda una población, por el riesgo que trae la enfermedad, pero también por los efectos de su coletazo, que ha golpeado principalmente a la economía del mundo.

En Colombia, las autoridades hacen lo que pueden, pero el pueblo no termina de entender, porqué se privilegió el interés económico, al interés vital.

No se necesita ser  un experto, un infectólogo, ni epidemiólogo, para entender que el epicentro del virus en nuestro país, está en los aeropuertos internacionales, y que la manera más sencilla de bilindar a la nación, era cerrarlos a los vuelos provenientes de otros países, principalmente de Europa y Asia; sin embargo, tercamente, solamente hasta el domingo próximo se tomará esta medida, cuando ya los infectados superan el centenar, y más del 50% de ellos son personas que entraron por ahí.

Por otro lado, las redes sociales nos han inundado de videos y audios de profesionales de la salud que trabajan en Italia y España, quienes a gritos piden y en algunos casos suplican a la gente que no salgan de sus casas en Colombia, para tratar de evitar la expansión del virus.   Cientos de veces nos han dicho, que Italia y España, países del primer mundo, que nos llevan años luz en infraestructura de salud, que cuentan con los últimos avances en medicina y centros hospitalarios, no dan abasto para atender a sus enfermos, producto de que su población no acató la sugerencia de quedarse en sus casas.   Muchos de estos profesionales en sus videos y audios nos piden que por favor, nos quedemos en nuestras casas, que el aislamiento es la única manera de evitar que el sistema de salud colapse.   Colombia no resistiría la embestida del Covid 19 en pleno, como sucede con los países europeos.  Creo que eso lo sabemos todos los colombianos, o al menos lo hemos escuchado.  Pero INCREÍBLEMENTE, al menos en el Putumayo, la advertencia parece que no llega hasta la voluntad de sus habitantes.

Tristemente he podido ver, en las pocas oportunidades que he salido a la calle a cumplir con mi deber de informar o para abastecer mi hogar de algún elemento, que aquí no pasa nada, que la gente muy oronda se pasea en sus motos, en sus carros, juegan futbol, juegan cartas, van a algunos cultos, algún colegio convoca a los integrantes de su banda de paz a practicar, los jóvenes organizan paseos a los ríos o fincas, e incluso a un rector se le ocurrió repartir remesa en su colegio a los padres de familia, formando una gran pelotera en la que cientos de personas se congregaron, arriesgando sus vidas y las de todos nosotros, para recibir algo de lo que quedó comprado del PAE.

Así no lo vamos a lograr.  Si seguimos así queridos paisanos, la vamos a cagar. 

Si no nos quedamos en casa, y seguimos como estamos “de vacaciones”, vamos a ser los promotores de la masacre más grande en nuestro país, en la que sin duda, algunos de nuestros propios familiares o quizá nosotros mismos caerán o caeremos. 

Se habla de una taza de mortalidad del covid 19 del 3 %.  En 50 millones de colombianos, el 3% proyectado de muertes en el país sería de 1.500.000 personas.  En el caso del putumayo, el 3% de 350.000 es de 10.500.  Ojo con esta cifra, si las cosas avanzan como van, en menos de un mes podrían morir 10.500 putumayenses.  Y nosotros tan campantes.

Es posible evitar esto?  Claro que si!

Por favor, atienda las recomendaciones de las autoridades. No salga de su casa durante las próximas dos semanas, lávese adecuada y permanentemente las manos, y las demás indicaciones que ya todos sabemos y salvémonos por Dios!

No esperemos a que se nos muera un miembro de la familia para reaccionar.  Esto no es un juego, esto no es terrorismo, esto no es para taparle la mala administración a nadie,  esto es serio, es para salvar las vidas de miles de personas en el Putumayo y de millones de personas en Colombia y en el mundo.

Dos datos finales. 

En el Putumayo hay 18 camas en Unidades de Cuidados Intensivos UCI, 18 camas para 10.500 potenciales pacientes graves en el pico más alto probable del Covid 19. Haga cuentas.

Y el segundo dato.  Ante la imposibilidad de atender en esas camas de UCI en Italia y España, ya se decretó el nivel 4 de alerta sanitaria, que no es otra cosa, que ante la imposibilidad de atender a todos los pacientes por falta de camas, los médicos deberán tomar la decisión de escoger quién debe morir por falta de atención.

Putumayenses, estamos a tiempo. Por favor quédense en sus casas, la plata no lo es todo, sin vida, no hay plata que valga.