El Trampolín de la Muerte, una oportunidadpara la Paz.


Fuente: Hermoso video – https://www.youtube.com/watch?v=fTbEBn_Zmm8

Por Silvio López Fajardo. “El último de los Mocoas”

La vía el Trampolín de la Muerte, es la chapa que se le ha otorgado a la vía actual Mocoa a San Francisco. Su construcción ha pico, pala y dinamita en 1932 concentro en el gobierno nacional el interés de defender su soberanía de las alejadas reclamaciones de la violación de las fronteras por parte de Perú, resultado del conflicto colombo peruano.

El apelativo del Trampolín de la Muerte, en realidad se debe a la cantidad de personas que han perecido en este trayecto, algunos tapados por los derrumbes, como el de Murallas, en 1991  y otros perdieron el volante para alinearse a los precipicios de estas montañas del Nudo de los Pastos y el imponente Macizo Colombiano.

El territorio donde se encuentra la actual vía, fueasaltado sin el permiso de los ancestros, a sabiendas que existía el trazo del camino de los Capuchinos;aquí muchas personas conocidas y otros paisanos perdieron la vida de una manera trágica, como para nunca olvidar.

Cuando el ingeniero que diseño y construyo esta vía que pasa por el Filo de Hambre y Chorlavi, tuvo el único propósito de  una triste venganza. Se dice que su padre  fue preso político, quien estuvoen Mocoa, quien  además murió en este territorio, en ese entonces Mocoa era colonia penal[1].  Es por esta razón que también deja apartada a Mocoa de la vía principal que va a Villagarzón.  Su odio por este territorio ha tenido precedentes, las muertes trágicas recuerdan lo cruel que puede ser un ser humano, cuando ostenta de un pequeño y minúsculo poder.

Cuando la  muerte acaricia nuestras vidas de diferentes formas, en especial por los trágicos accidentes ocurridos en la vía, nos sometemos a un duelo, que en ocasiones dura toda una vida, y culpamos a la vía,  en la que tanto servicio nos ha prestado a este territorio, asimismo ha  sido un camino por donde de una u otra manera se han salvado cientos de vidas, por no decir miles y ante todo tenemos que reconocer que por esta vía se ha impulsado el desarrollo sostenible de los pueblos colonizadores del Putumayo.

Gracias a esta generosa vía mal llamada el Trampolín de la Muerte, en algunos pobladores y con razón de causa, se ha divorciado de una manera ingrata, generando descontentos  individuales y colectivos, pero que de manera razonable a un nos toca usar la vía, hasta que se construya la variante, en la que los putumayenses ya no confiamos de falsas promesas de los gobiernos de turno.

El Presidente Duque ha sido claro, y es quien no ha deseado engañar al pueblo del Putumayo y ha manifestado que para la Variante a San Francisco no hay dinero, no hay  2 billones de pesos, y no es viable endeudar al país, por este proyecto. Quien había preguntado  en el Valle de Sibundoy[2]si se podía pavimentar  y adecuar la actual vía, los asistentes a esa reunión le manifestaron que no, sin consultar al pueblo de a pie, a las mayorías o  las minorías. Por lo tanto este acto de algunos es rechazado, porque si pensamos de manera coherente, podríamos manifestar que existe otra oportunidad para el Putumayo, la vocación del Putumayo está en la vía.

De manera tradicional todas las culturas, hemos venerado con respeto a nuestros muertos, y en consideración de los familiares que perecieron y desaparecieron en la vía Mocoa a Pasto, siempre se ha observado que las familias aun con esperanza y bendición de Dios colocan su velita para alumbrar el alma de sus seres queridos, otros señalan ese crudo momento con una cruz  o una bombilla de carro, como símbolo de amor, recordado el lazo que los unió. Para nadie es fácil perder un familiar, siempre hay un dolor que agobia nuestras almas y al final del tiempo, se desea olvidar pero es imposible, el dolor queda marcado  en el tiempo y en el espacio, testigo de estas aventuras doloras es la virgen María,  quien se encuentra más abajito del Mirador.

Por lo tanto, bajo la consideración de los que partieron y de los que quedaron es prudente que la vía continúe viva, para que las familias puedan recordar con aprecio y nostalgia a sus abuelos, abuelas, hijos e hijas, hermanos y hermanas, esposos y esposas, que partieron cumpliendo una misión en la tierra. La vía se puede considerar una luz de la esperanza para el Putumayo, por lo tanto los que se marcharon nos invitan en esta vía  con respeto a encender el fuego de amor y perdón, especialmente por la Paz.

Ambientalistas y comunidades indígenas han manifestado que la vía de la variante a San Francisco sólo busca desangrar a la Amazonía, proyecto que tiene el propósito de saquear los recursos naturales de la Amazonia Sujeto de Derechos,  al realizar la variante es de entender que por las condiciones del puerto de Tumaco, se aumentarían de manera considerable la deforestación, afectando el calentamiento de la tierra, por lo tanto los perjuicios de la variante son mayores que beneficios, si los medimos pensando en las próximas generaciones.

Bajo estas consideraciones de fondo, se hace necesario que el mal llamado “trampolín de la muerte”,  se pueda repensar en mejor la idea de ajustar técnicamente esta vía y se pueda   pavimentar este trayecto bajo razones reales y de peso como son la viabilidad económica por la cual el actual gobierno se ha pronunciado negando de manera diáfana la construcción de la Variante a san Francisco.

Las comunidades del Pepino, las Mezas y la Tebaida, del municipio de Mocoa, no se les ha consultado sobre la idea de alejarlos de la vía principal, por la cual muchas familias viven del movimiento que se da en este trayecto, cabe resaltar, que por el tiempo de manera tradicional la vía para estas familias es su vida, toda acción que se da en ella se volvió una costumbre, que debe ser respetada.

Pero, la propuesta de fondo a que nos invita a mantener la vía actual con vida, es sin duda alguna el desarrollo regional que concentra este corredor ecológico es la creación de una vía parque, la que sería administrada por Parques Nacionales. No es primera vez que esta idea se coloca a la palestra pública, es algo que se busca materializar con apoyo del pueblo, con los de abajo.

La vía actual Mocoa a San Francisco se la puede catalogar como un escenario natural único en el mundo, donde la evidente  exploración de su naturaleza, donde nacen apropiados paisajes que inspiran a poetas, escritores, cineastas, donde fotógrafos inician de manera silenciosa la cacería de fotos que habla por sí solas. Cabe resaltar este escenario está pleno de avifauna, donde ornitólogos de muchas partes del mundo ya han pasado por estos parajes, que merecen ser caminados a escondidas del ruido.

La vía para muchos la han catalogado el trampolín de las aves, otros una vía más cerca de las estrellas, donde se construido una memoria social, que vale la pena su reconstrucción, vale la pena realizar una y otra película. Aquí se hace necesario desaprender  la idea de muchos politiqueros de la región y de Nariño, que tanto mal le han hecho al territorio con sus falsas promesas y engaños, muchos se eligieron con la mentira de la variante, una y otra vez caímos en esa vil trampa, volvimos a votar para sentiros engañados, quienes lograron desconfigurar nuestros sueños.

De esta manera, invito a desaprender que esta vía es el trampolín de la muerte.  Es necesario desaprender que la vía actual es lo peor, eso fue la idea de los politiqueros, idea que lograron sembrar sin un conocimiento apropiado sobre la riqueza ecoturistica que posee esta vía actual, donde al final de un viaje nos encontramos con dos culturas que nos enamoran apasionadamente, “Mocoa y el Valle de Sibundoy”, y nos enorgullecemos que en el Putumayo poseemos el trampolín de la vida.

Por lo tanto, bajo estas consideraciones humanas, sociales, culturales y ambientales, se hace necesario que esta vía se reconocida como un potencial ecoturistico y de desarrollo cultural. En este orden, se pide a la población de base, a los de a pie a que cambiemos la forma de pensar de la vía y adoptemos un pensamiento de que la vía es una oportunidad que dinamiza el desarrollo y la conectividad del Putumayo.

Bajo este eje turístico, estoy seguro que el Putumayo será visto como un destino turístico nacional y mundial, sólo se hace necesario personas visionarias que apoyen la idea y el gobierno promueva la adecuación de espacios para potencializar el desarrollo de este proceso  que beneficia realmente al Putumayo, ya que este proyecto de aventura natural tendrá una vida útil de más de 100 años.

Antes de terminar, me gustaría dar a conocer dos escenarios que poseen las mismas condiciones geográficas, de la vía actual  Mocoa a San Francisco. Baños en Ecuador y  la vía de la muerte, en Bolivia, en estas dos zonas por iniciativa del pueblo se puedo identificar  y edificarsu vocación ecoturistica y de aventura natural, hoy por hoy,  miles de personas lugareñas de aquellos sitios viven del turismo. Donde  de manera real,diariamente enjambres de turistas disfrutan de estos paisajes únicos en el mundo. No cabe duda,que el Trampolín de la Muerte,  es una oportunidad, aun para la Paz.

[1]Como dato curioso, Triana nos recuerda que en la época de su recorrido, en Mocoa se había establecido una colonia penal o, mejor dicho, un lugar de confinamiento para los contradictores del gobierno en cabeza del General Reyes, cuando, sin término de juicio, se les condenaba al extrañamiento. Fue famosa, aquel entonces, la ingeniosa expresión: “apure, apere y a Pore”.  (1904) http://www.revistacredencial.com/credencial/historia/temas/mocoa-entrada-la-amazonia. Tomado el 11 dic de 2019.

[2]Este aparte no hay una fuente real.