Ojo al turismo


De tiempo atrás, el turismo viene dándole buenas noticias al país. El crecimiento del sector, las inversiones (que el año pasado superaron los 1.300 millones de dólares) y una estrategia de posicionamiento ante el mundo hacen que este renglón de la economía sea hoy el tercer generador de divisas, por encima de productos tradicionales como el café o el banano, y el primero si se excluyen los commodities minero-energéticos.

La constante ebullición de noticias trágicas, discusiones políticas y epítetos suelen dejar de lado ejecutorias que constituyen un oasis para la nación y permiten ver las cosas con algo de optimismo. Pocos saben, por ejemplo, que Colombia cuenta con 17 nuevas rutas aéreas del orden local y 26 internacionales. Solo este año han sido habilitadas 10 nuevas operaciones a destinos como Lima, Curazao, Santo Domingo, Madrid, Ciudad de México y Cancún.

Estas reflexiones vienen al caso luego de conocerse, esta semana, que Colombia se hizo merecedora del premio que otorga la organización World Travel Awards como mejor destino de América Latina. Pomposamente se los conoce como los ‘Óscar del turismo’, pero lo importante es que el país está hoy en el radar de los principales promotores del mundo y que zonas antes vedadas por el conflicto armado, como Putumayo, Meta, Caquetá o Guaviare, están catalogadas en la actualidad como lugares de interés para visitar.

De mantenerse la tendencia, es probable que a finales de 2019, el turismo en Colombia crezca más que el promedio internacional

Porque en esto también hay que ser claros: los acuerdos de paz han sido esenciales para que el país se muestre en otras latitudes. Una cosa es atraer turistas mientras se expiden ‘advertencias’ y otra, cuando pueden ostentarse la biodiversidad y la riqueza geográfica propias. El Reino Unido, para no ir muy lejos, acaba de eliminar las ‘zonas rojas’ que tenía sobre Colombia para hacer turismo, y lo propio habían hecho Francia y Corea del Sur.

En el mismo reconocimiento de los World Travel Awards, Bogotá, que hoy por hoy lidera los indicadores de turistas extranjeros y nacionales, fue rotulada como el mejor lugar para reuniones y conferencias del 2019, y en ello tuvo mucho que ver el centro de convenciones Ágora, también reconocido como líder del sector, mientras que Cali fue nombrada destino cultural de la región y Cartagena, el lugar ideal para parejas.

Como lo ha asegurado Flavia Santoro, presidenta de Procolombia, el país va en la dirección correcta. La promoción, la diversidad de ofertas, la apuesta de las mismas ciudades, un sector empresarial que no ha ahorrado esfuerzos y el papel que en este frente desarrolla el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo permiten a muchos predecir que este puede llegar a ser el ‘nuevo petróleo de Colombia’.

Exagerado o no, la verdad es que en el 2018 arribaron al país 4,2 millones de turistas extranjeros, 8 % más que en 2017, y este año van 1,8 millones, 3,8 % más. De mantenerse esa tendencia, sería posible que en 2019, el sector crezca más allá del promedio mundial. Para ello no solo hay que seguir creyendo en el potencial del cual se dispone, sino evitar que las amenazas que se ciernen sobre ciertas regiones echen por la borda lo alcanzado. Y eso incluye la misma ‘parahotelería’.

editorial@eltiempo.com

Fuente : ElTiempo


Share This Post