La política tributaria del gobierno: alza de impuestos a los pobres y reducción de impuestos a los ricos.

Juan Carlos Espinosa Santacruz

Por: Juan Carlos Espinosa Santacruz (*)

“La única razón para la rebaja del impuesto de renta a los empresarios es cumplir una promesa que hizo en campaña el Presidente Duque. No es más. Su costo los pagamos todos los colombianos”

Por más que intente ocultarlo el gobierno y de manera especial el Ministro Carrasquilla, le van a meter la mano a los bolsillos empobrecidos de la mayoría de los colombianos para poder financiar el cumplimiento de una promesa de campaña del Presidente a los gremios: Bajar el impuesto de renta a las empresas.

Llama la atención que el gobierno no les cumpla a los colombianos la promesa de no subir los impuestos, pero si corra a cumplir la promesa realizada a los ricos empresarios de reducirles el impuesto de renta.

Dice el Ministro que habrá devolución de IVA a los más pobres. Este es un caramelo que se pone para calmar a la mayoría de los colombianos y evitar que salgan a protestar en contra de esta reforma. Que esperanzas hay de que cumplan con la devolución si ya no están cumpliendo la promesa de no subir los impuestos? Además tal parece que esta devolución sólo será efectiva para las personas que devenguen hasta un salario mínimo; y es que se puede considerar rico a una persona que devengue $800.000 u $850.000? para citar un ejemplo.

Justifica, además el gobierno la rebaja del impuesto de renta a las empresas diciendo que por esta medida los empresarios generarán más empleo. Nada más falso. Las decisiones de inversión de los empresarios no están determinadas por unos pocos  puntos más o menos en el impuesto de renta. Estas decisiones se basan en análisis de mercado, de tendenciasy  de competitividad, en forma sostenible. Si ven que un negocio es bueno, sostenible y rentable, hay inversión a pesar de los impuestos, los cuales quedan incorporados en el costo de los productos y se financian a través del precio, cuando los consumidores hacen sus compras.

De otro lado, colocar IVA a la canasta familiar atenta contra la economía. Por culpa de este tributo aumentarán los precios de los productos y esto provocará una reducción del consumo y un aumento del contrabando. Por esto la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC acaba de manifestarse en contra del IVA a la canasta familiar, medida que consideran inconveniente.

Ahora bien, si le hacen falta al gobierno recursos para funcionar e invertir, cuál por qué piensa reducirle impuestos a los ricos?La única razón para la rebaja del impuesto de renta a los empresarios es cumplir una promesa que hizo en campaña el Presidente Duque. No es más. Su costo lo pagamos todos los colombianos.

Es cierto que el presupuesto está desfinanciado. Y por eso el Gobierno busca con el aumento de la tarifa de impuestos para recaudar $19 billones adicionales y con ello cuadrar la caja.  Pero hay otras fórmulas para cubrir este déficit. Por ejemplo una lucha frontal contra la corrupción y la evasión. Hay estudios que señalan que la corrupción le cuestas al país al año $50 billones, además, se estima que sólo la evasión del IVA es de más de $8 billones y que la evasión del impuesto de renta es del 40% del total recaudado.

Otra alternativa es reducir las exenciones tributarias que le costaron al país 59,3 billones el año pasado, según un artículo publicado en la revista Portafolio el 26 de Junio de este año. Con una reducción del 30% de estas exenciones se recaudaría lo que el gobierno requiere.

En el mencionado artículo de Portafonio se  puede leer “Sobre este asunto, José Antonio Ocampo, miembro de la junta directiva del Banco de la República y exministro, asegura a Portafolio.co que en el propósito de ofrecer menores excepciones tributarias el nuevo gobierno debe revisar los beneficios otorgados a los sectores de hotelería, las imprentas editoriales y de zonas francas.

Apoyo la idea de bajar la tasa de impuesto de sociedades eliminando la mayoría de los beneficios e incluso su totalidad, que de hecho fue lo que propuso la comisión de reforma tributaria que se convocó el año pasado”, afirma Ocampo, quien además explicó que de esta manera se podría crear un nuevo impuesto con una tasa mucho más baja.

Por su parte en dicha publicación  Hernando José Gómez, exdirector del Departamento Nacional de Planeación, propone que en este caso los ojos del gobierno se pongan sobre las exenciones tributarias a las entidades sin ánimo de lucro, donde se encuentran las mayores gabelas.  “Hay que dejar con el beneficio a aquellas que tengan mérito social, como universidades, fundaciones de caridad y empresariales. Igualmente, hay que mantener las exenciones en tecnología, ciencia e innovación”.

Ojalá que los congresistas estén a la altura de su compromiso con la comunidad para evitar el aumento en el IVA y su extensión a casi toda la canasta familiar. De lo contrario no hay otra salida que salir a la calle a protestar contra este atropello y vetar políticamente a los congresistas que respalden este aumento y extensión del IVA.

(*) Juan Carlos Espinosa Santacruz
Economista Universidad de Nariño
Especialista en Gerencia de Proyectos Universidad del Tolima


Share This Post