De quién son las tajadas del pastel en Mocoa

Se aproxima el cumpleaños de la Mocoa “Señorial”  bajo una cortina de desinformación y sin sabores para la población. Pasado más de un año de la avalancha aún se desconoce las decisionesque se han tomado en torno a los recursos que llegaron como de los contratistas, dineros y obras que se están ejecutando.

Por: Jinneth Silva

Uno de los gremios que dice ser afectado es el de Volqueteros, dos empresas que conforman más de 50 familias que también fueron damnificados en la avalancha y que se organizaron para poder participar en la reconstrucción de su ciudad, pero esa oportunidad que dicen debiera ser para su gente es un negocio de otros.

“Nosotros vemos con incertidumbre que se dan contratos a dedos como uno de 5mil millones donde trajeron máquinas de otras partes. Entonces con el grupo de maquinaria pesada y el gremio de volqueteros estamos mostrando que nosotros tenemos la capacidad y los profesionales para contratar porque tenemos firmas. Mientras tanto vienen otros señores y ellos contratan a 260.000 una maquina por hora y a nosotros nos pagan 120.000 y hasta 70.000 pesos. Si uno no quiere, pues traen de otro lado”comenta Carlos Arteaga Burbano gerente de la Cooperativa Volcomocoa.

Explican que, aunque no tienen contratos directos deben raspar de la olla y ello los está llevando a dificultades entre los mismos gremios. “Las empresas que contrata el Estado nos están haciendo hacer un juego entre las dos empresas como una guerra del centavo, porque a las dos nos llaman a cotizar por un flete (una hora de maquinaria pesada) obligándonos a hacer el mejor postor para que vayamos con precios bajos y ellos se beneficias y nosotros con utilidades a perdidas”.Comenta Mario Fernando, asociado de Volcomocoa

Además de estas situaciones que han expresado en diversos espacios con el gobierno local y nacional, comentan que estos trabajos pequeños que logran tiene retrasos en los pagos porque la contratación se convierte en cadenas de subcontratistas. “Nosotros nos organizamos para esto, vivimos de nuestros carros y necesitamos trabajo.No se han socializado los contratos y nosotros hemos luchado para que el trabajo sea para el pueblo” comenta Hernando Ortega representante de Volmaqsur SAS

Si bien hay un desconocimiento general de la población sobre los contratistas y las obras, sobresale el tema de la “reconstrucción” del Acueducto de Mocoa que no tiene contentos a los vecinos por el estado de la vía donde están operando, ni a los volqueteros “La contratista Mario German GarcíaGarcía está haciendo unos tanques del acueducto y su argumento con nosotros es que ellos vinieron a trabajar regalados, haciendo que rebajemos precios. Nosotros creemos que si la plata es para Mocoa las utilidades deben quedar para la gente afectada por la avalancha no para otros”

Entre otras de las quejas está el papel que ha tenido el ejército nacional donde se expresa leestán quitando la posibilidad de trabajo a la gente y la engañan diciendo que están de voluntarios teniendo un contrato.

A esta situación el comandante de la Brigada 27, General Yuber Armando ,explicó que la gente no está informada debido a que el ejército al ser parte del sistema nacional de gestión del riesgo por ley está obligadosa participar después de cualquier avalancha, tragedia o emergencia y que para el caso de Mocoa atienden el batallón 27 de ingenieros de Puerto Asís, el batallón 53 y el de servicios de Mocoa.

Frente a las obras que están realizando, el general explicó que existe un convenio entre el ejército, la alcaldía y la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo-UNGRD.“El convenio dice que se compra suministro de materiales que son de aquí de la región. Estosson contratados por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y son entregados alejército en especie, nosotros no recibimos la plata, nosotros los transformamos en obras. A nosotros no se nos paga por mano de obra. En el convenio hay un porcentaje de recursos para mantenimiento del equipo y paracombustible, pero es la UNGRD quien lleva a cabo la contratación de los proveedores de combustibles, grasas, lubricantes y repuestos”y afirmó que si la comunidad considera que hay dudas y sus soldados están incomodando serian retirados para no afectar la imagen de la institucionalidad.

Si bien las decisiones de las obras seleccionadas se realizaron en los comités locales y departamentales y los recursos los maneja la UNGRD la expresión de la comunidad es que no se ha socializado esa información, yse ha priorizado la construcción de vías y el mantenimiento de espacios que no fueron afectados por la avenida torrencial ni están ligados a mejorar las condiciones de vida de las familias afectadas.

Por ello algunos líderes sociales han exigido, en espacios como la visita presidencial,  la rendición de cuentas públicas y detalladas sobre quién tomo las decisiones para las inversiones de las obras adelantadas como lo expuso  Sigifredo Arciniegas presidente de Asojuntas:“La rendición se debe realizar junto a los organismos de control y vigilancia y la comunidad internacional donante,  junto con nuestra comunidad  y que la reconstrucción de Mocoa vaya de la mano directa de las empresas locales, de sus profesionales y de la  mano de obra no calificada de las personas afectadas… Así como revisar el Conpes 3904 donde se plasman obras que no tienen nada que ver con la reconstrucción de Mocoa”

Estas inversiones y decisiones requieren solucionar otra necesidad urgente y es que estos contratos aporten a reactivar la economía local, situación que además de los volqueteros el gremio de ferreterías expresa también les está afectando.

“Nosotros con respecto a la contratación que se ha hecho del gobierno para la reconstrucción de Mocoa no nos hemos visto favorecidos en nada. Todos los recursos han sido manejados directamente desde lo nacional y a través de empresas que aquí no han comprado nada. A excepción de arena, todo lo traen de afuera y eso nos indigna porque el gobierno no hace valer nuestros negocios, no nos reconocen y aquí trabajamos y estamos generando empleo. Necesitamos que se reactive la economía con las compras y se debe hacer a través de los comerciantes de Mocoa. Donde también es importante sereconsidere el no cobrodel IVA al menos por un año porque hay gente que aún no tiene como reconstruir” comenta Carlos López representa del gremio de ferreterías de Mocoa.

Así se espera que en el cumpleaños 455 de Mocoa pueda partirse el pastel con la gente que habitala ciudad y que las tajadas sean justas. Aunque el descontento es generalizado porque la expresión es que “El dinero se está lavando en hacer una zanja en el río y no en el muro de contención” la gente aún tiene la esperanza de que el gobierno nacional y local brinden los espacios de diálogo e información donde la oportunidad de reconstruir a Mocoa sea de la mano de su gente.


Share This Post