Viaje a bordo de #Transputamierda

En este viaje no hay azafatas ni primera clase y mucho menos wifi. El expreso a la Colombia rural lo lleva al desierto de La Guajira, las selvas del Chocó, las trochas de Antioquia y los ríos de Putumayo a través de las fotografías de Federico Ríos, a bordo de una lancha, un mototaxi o a lomo de mula.

La exposición que se ve hasta el sábado en el Jardín Botánico hace parte de la programación del Festival de Periodismo Gabriel García Márquez. Una invitación a explorar esa geografía lejana de la que tan poco se conoce.

¿Qué es Transputamierda?

“Es una colección de fotografías que reúne diferentes parajes de la geografía colombiana. Lo que estoy haciendo es fotografiar la vida cotidiana de personas que viven en esos lugares a los que no vamos todos los días y en los que el acceso es un poco más complicado de lo rutinario”.

Federico Ríos expone Transputamierda, una serie de fotografías que cuentan su recorrido por lugares apartados del territorio colombiano. Narra en imágenes ese país desconocido para la mayoría.

¿Qué busca con este trabajo?

“El trabajo intenta hablar de las dificultades cotidianas de estas personas y de las dificultades de país, de la ruptura geográfica que tenemos, de las diferencias que hay para acceder a las regiones, de cómo para llegar a un sitio tenemos que usar una canoa o un caballo por varios días o atravesar un desierto. Es una mirada del territorio de país desde las regiones”.

¿Cómo nace la idea del proyecto?

“Viajar ha sido una constante en mi vida y se ha incorporado muy orgánicamente a mi trabajo, entonces en medio de los viajes empecé a darme cuenta de las dificultades que estas personas tenían, de lo roto que está el territorio colombiano”.

¿Es una reivindicación de las personas o de los espacios que habitan?

“Es una quitada de sombrero a esas personas y un jalón de orejas al gobierno, decirles que necesitamos estar unidos, y para estar unidos hay que reconocerlos. Una persona no puede tardarse tres días para salir de Mandé (en el municipio de Murindó) a Urrao por atención médica”.

Este trabajo ya se expuso en Brasil. ¿En qué otros escenarios por fuera de Colombia ha encontrado la misma situación que retrata?

“Yo me he empeñado en mantener unos límites colombianos en la fotografía, pero lo que me he encontrado cuando expongo el trabajo es que estas dificultades no se limitan al territorio colombiano, se expanden a otros contextos, sobre todo el latinoamericano. Recorrer Venezuela, Brasil, Bolivia, Perú, Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay es difícil. Tenemos unos países complicados”.

Esta exposición se exhibe durante el Festival Gabo, ¿cree que es un buen espacio, teniendo en cuenta que Medellín no es una ciudad tan fuerte en el tema de la fotografía, como Ciudad de México o Sao Paulo?

“Reconozco en el Festival una apuesta fuerte por lo gráfico y yo creo que la imagen está entrando en una línea recta dentro del periodismo y de la comunicación que no le podemos hacer el quite y hay que aprovecharla, disfrutarla, difundirla y tenerla en el centro del debate. Es un espacio en el que me siento muy feliz y muy honrado. La imagen fotográfica está cada vez más vigente”.

Fuente : ElColombiano


Share This Post