Mocoa, descubierta o fundada?

Domingo de Ramos – 1923.
Foto : Archivo Corpoamazonia – DMS

Anteriormente, en una de las publicaciones de MiPutumayo.com.co – Las tres ciudades perdidas de Mocoa, por la Fundación Estanislao Merchán – Cano :

Existe una larga discusión sobre la fundación de Mocoa, la capital del Departamento del Putumayo, y la Fundación Estanislao Merchancano quiere aportar algunas aclaraciones sobre el tema, no obstante que la última palabra la tiene un documento que “duerme” en el archivo del Virreinato del Perú, sea en dicha república o en los archivos de España.

Hernán Pérez de Quesada, cofundador de Bogotá, fue el primero en llegar “a un Valle dentro en la sierra (andina) que se llama Mocoa, del cual habíamos tenido buena noticia” y de ahí “caminamos…..con muy gran noticia de una tierra que llaman Achibichi (y) nos hallamos en el Valle de Cibundoy”, según lo relata, en carta al rey del 16 de mayo de 1543 sobre su fallida expedición a El Dorado.

Pérez de Quesada encuentra un Valle de Mocoa en diciembre de 1542, y lo más probable es que, por lo indicado en su carta, aquel pueblo indígena, prehispánico, de Mocoa estaba organizado con viviendas en piedra pulida, como si fuera una avanzada oriental del imperio inca, tal y como lo describe el escritor y viajero Fray Juan de Santa Gertrudis dentro del sitio que él denomina “Pueblo viejo”, margen derecha del río Mocoa, en el año de 1756.

Juan Rodríguez Freyle, en su libro Conquista y descubrimiento del Nuevo Reino de Granada de las Indias Occidentales del Mar Océano, y Fundación de la ciudad de Santa fé de Bogotá, primera de este reino donde se fundó la Real Audiencia y Cancillería, siendo la cabeza se hizo su arzobispado, título que muy pronto fue reemplazado por escribanos y lectores por El Carnero, hace referencia al descubrimiento de Mocoa y de Puerto Limón (Valladolid).

“.. Ésta avanzada, la comandada por Martínez, da con un pequeño caserío bien provisto de alimentos, situado en la banda de un río y al que ponen el nombre de Valladolid (hoy Puerto Limón). Martinez regresa a dar cuenta de su hallazgo a Pérez de Quesada. Entre tanto, Maldonado se adelanta y llega a la rivera donde se asienta aquel caserío de Valladolid.”

“.. Transcurrido algún tiempo, los expedicionarios continúan la marcha, siguiendo el curso del río hacia arriba…. Desorientados y extraviados llegan Pérez y su tropa a Mocoa y de allí ascienden a un lugar montañoso y mas poblado donde hallan comida suficiente…”

E Padre Juan de Velasco, en su Historia del Reino de Quito, refiere que cuando el capitán Sebastián de Belalcázar conquistó la ciudad de Quito, en el año de 1533, “se comenzó a denominar el territorio con el nombre de Provincias del Reino de Quito, y entre ellas se hace mención de Mocoa y Sucumbíos”. Aún más, concreta que la región de Mocoa fue descubierta entre los años de 1536 y 1540.

De otra parte, se dice que, “el gobierno de Mocoa fue creado en el año de 1551, siendo su primer gobernador don Francisco Díaz de Pineda, quien tenía orden del conquistador Francisco Pérez de Quesada de fundar a Mocoa en dicho año”. Y se refiere, así mismo que, aunque los mencionados conquistadores Díaz de Pineda y Pérez de Quesada no estuvieron presentes en la referida fundación de Mocoa, esta tarea le fue encomendada a Pedro de Ágreda, y que, según informe rendido a fines del siglo XVI por el agustino Fray Jerónimo de Escobar, la población fue establecida en la margen izquierda del río Mocoa. Dicho informe es de este tenor:

MOCOA es un pueblo que fundó hace diez y nueve años don Pedro de Ágreda, hijo del Licenciado de Vuestro Consejo, que fue y así se llamó este nombre; es un pueblo, tierra muy caliente asperísima, lugar rico, de diez vecinos españoles y algo más de ochocientos indios en contorno de quince leguas, encomendados a los pocos peninsulares; el oro que hay es muy fino; está el pueblo arrimado a unas montañas fuera del camino, de suerte que para entrar allá es menester gran trabajo”. (Archivo de Popayán).

Otro señalamiento de la fundación de Mocoa es el que se atribuye a Francisco Pérez de Quesada, según esta manifestación que aparece en el Diccionario Geográfico elaborado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi:

En 1557 Francisco Pérez de Quesada fundó una cuidad cerca del rió Mocoa, que fue abandonada por sus moradores, quienes se trasladaron a Ecija por la abundancia de oro: ésta fue destruida por los ataques indígenas en 1582. En 1603 el misionero Ferrer logró establecer la población de San Pedro de los Cofanes. Hasta 1637 los franciscanos ubicaron 6 pueblos. Al entrar los jesuitas establecieron la misión que dio origen a la Mocoa actual. Hasta 1875 estuvo habitada por indígenas.

Aún más, siguiendo el testimonio del P. Juan Velasco, el historiador Jaime Arroyo, hablando de las incursiones del mencionado Capitán Francisco Pérez de Quesada, en busca de El Dorado , nos dice la siguiente:

Este oficial obtuvo que el tercer Virrey del Perú, don Andrés Hurtado de Mendoza, lo facultara para la conquista del territorio que queda detrás de la cordillera oriental de Pasto y bañan los ríos Putumayo, Azuela y Aguarico. Por el año de 1557 se internó en esas montañas y sufriendo las mismas penalidades que todos los demás aventureros, pero tuvo siquiera la satisfacción de fundar en 1558 dos poblaciones; una a las orillas del lago de Mocoa, con el nombre de Agreda, y la otra a las riberas del río Sucumbios, con el de Ecija. Estas poblaciones quedaron sujetas al Gobierno de Popayán y duraron poco tiempo, a pesar de que daban oro en abundancia las arenas de sus ríos; porque estando separadas por la cordillera de las demás colonias, no podían favorecerlas, siendo por lo mismo imposible su permanencia; así fueron por fin destruidas por las innumerables tribus que habitaban esos bosques.

A las interiores relaciones se agrega la que adjudica la referida fundación de Mocoa al Capitán Gonzalo de Avendaño, con la particularidad de que se hace el señalamiento de una fecha concreta: la del 29 de septiembre de 1563; hecho llevado a cabo con la ayuda de “diez vecinos encomenderos y ochocientos indígenas, habiéndole dado el nombre de San Miguel de Agreda de Mocoa”. Respecto de esta aseveración, aunque se carece de la documentación fehaciente e indiscutible, la mencionada fecha se tiene como si realmente fuera la de su fundación.

A propósito del nombre dado entonces a Mocoa, cabe recordar que, dos siglos más tarde, cuando Fray Juan de Santa Gertrudis recorre la región del Putumayo, rumbo al Ecuador, hace mención del pueblo de Santa Clara de Mocoa, que “tiene unos quince vecinos, y lo llamen Santa Clara de Mocoa, para conservar la memoria de la antigua ciudad de Mocoa, la que antiguamente fue una de las principales ciudades de Perú, así en comercio como en riqueza, porque todas aquellas serranillas son minerales de oro y de 23 quilates”.

Es preciso no olvidar, que con posterioridad a esta fundación – 29 de Septiembre de 1563 – durante el correr de los siglos XVI y XVII, en varias ocasiones, Mocoa fue atacada, destruida y e incendiada por los indios caníbales del río Caquetá y por los temibles indígenas Tamas y Andaquíes. Estos sucesos determinaron que la población fuera trasladada del lugar de origen fundacional al sitio en donde se encuentra en la actualidad, entre los ríos Mocoa y Mulato

Tomado de : BanRepCultural

El Carnero – PDF


Share This Post