Inicia la implementación del plan de sustitución de cultivos de coca en Putumayo

Por: Jesús Bernal

Se inicia la implementación del plan de sustitución de cultivos de coca en Putumayo, con la instalación de las comisiones previstas en los acuerdos de La Habana. Ya son cuatro municipios de Putumayo y un corregimiento de Nariño los que inician con la hoja de ruta para censar a la población que se va a beneficiar con el plan. Serán cerca de 35 millones de pesos que recibirá cada familia en los dos primeros años. Las que no tienen cultivos de coca, se verán beneficiados con proyectos transversales de inversión social.

Dentro de las iniciativas que se viene promoviendo desde la institucionalidad en el Putumayo, se está socializando con las comunidades que se van a acoger a la sustitución voluntaria de cultivos de coca hablando de los incentivos económicos. Serán cerca de 35 millones por familia incluyendo la asistencia técnica que ofrecerá el programa.  Los mal llamados “raspachines” también recibirán cerca de 12 millones de pesos por un año y deben  apoyar una obra social.

El Plan Integral Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito PENIS, tiene definidos 40 criterios para favorecer a los campesinos de Putumayo que decidan erradicar los cultivos de coca. De igual manera, a las familias que no tienen cultivos,  se ha considerado su beneficio con proyectos transversales de inversión social.

Las organizaciones sociales estaban reclamando el apoyo decidido de los entes territoriales. El gobierno departamental está empeñado como es su compromiso con las regiones y la implementación de los acuerdos de La Habana. Para ello ha dispuesto de un profesional que viene acompañando todos esos procesos. Javier Rosero, es el asesor que habla sobre la socialización del plan y sus beneficios. Inicialmente dice que “lo más importante de la voluntad, porque le campesino se ha dado cuenta de las arremetidas drásticas, el mal trato que hay a veces por parte de la fuerza pública cuando se desarrollan operaciones, pero sobre todo de erradicación ,manual y erradicación forzosa. El campesino también es consciente que esto fue un insumo del conflicto. Esto fue lo que nos generó tanta sangre en el mundo y es problema de doble moral porque Estados Unidos nos presiona a nosotros por la producción”.

La gente quiere saber cuáles son los montos, cuando dinero van  recibir los campesinos, las familias, si vale la pena o no. Sobre eso nos habla Javier Rosero. “Que contiene, pues un componente de asistencia inmediata, porque se supone que va a erradicar nuestro campesino y necesita sobre vivir. Ahí hay un pago de un millón de pesos mensuales por un año. Luego viene un proyecto de auto sostenimiento y seguridad alimentaria para desarrollar las chagras o huertas caseras, por un valor de millón ochocientos mil pesos, como segundo pago. Luego un proyecto de ingreso rápido de ciclo corto, por valor de nueve millones de pesos como tercer pago. Y luego viene un proyecto productivo de ciclo largo en el segundo año por valor de 10 millones de pesos. Son aproximadamente 35 millones de pesos con la asistencia técnica que incluye el plan”.

¿Qué va a pasar con las familias que no tienen propiedades o no son dueños de tierras con coca y con los jornaleros o raspachines? No podíamos dejar por fuera este otro gran actor que hizo  parte de este capítulo de la historia, el recolector. Él también va hacer sujeto de este programa con un pago de un millón de pesos mensuales por un año y en contraprestación tendrá que hacer una obra social en la vereda que lo certifique, donde realizó esta actividad. También vienen personas que son amedieros (no son dueños de las tierras que trabajan). Inclusive hay personas que habiéndoles erradicado a partir de una fechas también tienen derecho al programa”. (…) “Son 40 criterios para que las familias entren al programa”.

Sobre la condición de beneficio para los campesinos desplazados que cultivaron coca y sobre la implementación del plan, esto nos cuenta el asesor Javier Rosero. La persona desplazada “tiene derecho para vincularse a ese programa. Que fue desplazada. La Asamblea es la autoridad máxima. Mire lo importante y democrático de este programa. No es el presidente, no el gobernador del Cabildo o Resguardo, no es presidente del Consejo Comunitario. Es la Asamblea General que se va a reunir en esa vereda que le tocó irse. El señor también tendrá que comprobar su condición de desplazamiento, pero es la asamblea. Porque eso es lo queremos, que no haya intermediarios, personas que estén tramitando y se haga otro negocio paralelo”.

¿Cómo se implementa el plan? “Se ha diseñado un cronograma que tiene que ver con la instalación de las instancias locales del PENIS. Son las comisiones municipales de planeación participativa y el consejo municipal de seguimiento y evaluación que ya fueron instalados el 21 de septiembre en Puerto Guzmán y Orito, con la presencia de más de 400 personas y el día 22 en Jardines de Sucumbíos en Nariño”.

Las comunidades que asistan a la instalación de las instancias locales, se deberán convertir en multiplicadoras de la información. Deberán acudir a las veredas y suministrar esa misma información, que es lo que quieren saber los campesinos. Luego de esto, se recogerán los listados de las familias y se definirán fechas de pago y de cuando las tropas iniciarán la erradicación voluntaria de los cultivos de coca. Este 28 de septiembre deberán quedar instaladas las comisiones técnicas del Valle del Guamuéz y Puerto Asís.


Share This Post