Radio Nacional de Colombia se mantiene en las regiones y crece en las ciudades capitales

Google
​25 días en la Amazonía la tierra del Caimán Negro

Los resultados de las mediciones del Estudio Continuo de Audiencia de Radio –Ecar– no son precisamente el mayor referente para quienes están detrás de los micrófonos de Radio Nacional de Colombia. La razón es muy simple, estas mediciones se hacen en siete ciudades capitales y el mayor público de la emisora se encuentra en zonas rurales, algunas bastante apartadas.

Sin embargo, en la segunda ola de Ecar 2017, que midió los meses de abril, mayo y junio, marcó para la emisora una audiencia superior a los 63 mil oyentes, el más alto nivel de audiencia registrado en los 77 años de la historia de Radio Nacional. Esta cifra definitivamente se valora, aunque no represente la realidad del alcance de oyentes en el país.

“Para nosotros es un punto de referencia del crecimiento y el reconocimiento que hemos logrado en los últimos años. Sabemos que el gran porcentaje de nuestra audiencia no es medido por el Ecar, sin embargo sí nos alegra recibir esas métricas que muestran el creciente impacto que estamos teniendo en ciudades capitales y lo tomamos como un reconocimiento de los oyentes a los contenidos de calidad”, asegura Dora Brausin, subgerente de Radio de RTVC.

Y es que definitivamente lo que ofrece Radio Nacional es una programación con acentos, en la que los colombianos de todas las zonas del país se pueden ver reflejados y eso hace más fácil identificarse con ella. Incluso Bogotá, la ciudad en la que convergen personas de todas las regiones, también mostró un crecimiento representativo en esta ola Ecar: 38 mil oyentes, frente a 18 mil que tenía en el 2015.

Publimayo

Gran parte de este éxito radica también en la franja de noticias de La Señal de la Mañana, dirigida por el experimentado periodista Darío Fernando Patiño, quien explica lo que significan estos resultados para él y su equipo:

“Es un orgullo grande. En Radio Nacional de Colombia aprendí a desprenderme de las cifras de audiencia y a guiarme más bien por la reacción de los oyentes, que por cierto ha sido muy positiva. Pero cuando esa opinión viene acompañada de buenos números, la satisfacción es doble”.

El tratamiento de la información en esta franja tiene como eje el respeto por el invitado y el oyente, el contexto y el rigor informativo:

“Presentamos en la medida de lo posible dos o más visiones de los hechos (cara y sello de la noticia), pero no como controversia o juicio al aire. Ofrecemos explicaciones de los temas complejos con apoyo de especialistas (ABC de las noticias) y damos especial protagonismo a los colombianos creadores, innovadores, luchadores y también a los necesitados de atención”, agrega

Acorde con la línea editorial y la enorme fortaleza en las regiones se priorizan los contenidos a través de las cinco emisoras descentralizadas de Radio Nacional y la red de corresponsales, “nuestro foco es lograr que el indígena del Amazonas, el pescador del Caribe o  la partera del Pacífico encuentren en nosotros contenidos de su interés, asociados a su cotidianidad”, explica Lexy Garay, directora de la emisora.

Una muestra de la importancia que tienen las regiones en la programación de Radio Nacional son trabajos como la serie documental Después de la guerra: un país que le apuesta a la paz, que se llevó el premio CPB 2017 y que destacó la nueva realidad que viven habitantes de territorios antes afectados por el conflicto, o 25 días en la Amazonía la tierra del Caimán Negro, que hizo un recorrido por municipios ribereños de los ríos Amazonas y Putumayo, para contarle al resto del país como es esa otra Colombia.

“Estos trabajos muestran la realidad que viven cientos de colombianos lejos de las grandes ciudades y nos permiten escuchar las voces, los acentos, las historias que nos identifican como país y nos construyen como sociedad. Además son trabajos hechos con mucho rigor, profundidad y respeto”, opina Lexy.

Pero las voces de los oyentes no solo se escuchan en especiales como este, ellos son parte activa de los diferentes programas de la emisora, especialmente en La Señal de la Mañana.

“En los lugares más apartados del país somos la única emisora que oyen por eso también tenemos que ser la emisora que los oye. Más de la mitad de nuestro contenido diario se basa en hechos ocurridos fuera de Bogotá, en las historias, los personajes y las necesidades de las regiones”, cuenta Darío Fernando.

Radio Nacional seguirá fortaleciendo su programación incluyente, desarrollando temas de interés nacional como la reconciliación, la reconstrucción social y la visibilización de los colombianos porque esta es la radio pública, la Radio Nacional ‘DE’ Colombia.

Google