Policías de Carreteras, de villanos a heroes

Esta historia ocurrió en Mocoa, al paso de la patrulla de carreteras por el barrio José Homero parte alta, se encontró con habitantes del sector tratando de pedir ayuda para trasladar un canino callejero que fue embestido por un vehículo fantasma y emprendió su huida.

De inmediato los uniformados lo auxiliaron, brindaron las primeras actividades de reanimación y lo trasladaron hasta una clínica veterinaria, donde manifestaron que la gravedad de la lesión causada, requería de una intervención quirúrgica inmediata para tratar de salvar la vida del ‘cachorro’.

Es de resaltar que dicha intervención quirúrgica requería de un costo monetario que los uniformados debían buscar de manera oportuna para suplir los elementos necesarios para la cirugía y la recuperación del cachorro, costo que debía ser gestionado por los Policías con la administración municipal ubicada en el centro de la ciudad de Mocoa.

videoAl momento de los Policías llegar hasta la alcaldía, dejar su motocicleta a las afueras de la misma e ingresar para buscar lo necesario para la ayuda del canino, funcionarios de Tránsito Municipal, realizan la inmovilización en cuestión de minutos de la moto uniformada de la Seccional de tránsito y transportes que solo buscaba los elementos necesarios para salvar un cachorro de la calle.

Publimayo

Este proceso de inmovilización, hizo que los uniformados trataran de dar una explicación del porque la moto se encontraba en ese sitio y los Policías al interior de la Alcaldía, hecho que tardó varios minutos y algunos inconformismos entre la comunidad que sabían la labor de los policiales.

Al momento de la llegada al centro veterinario, era demasiado tarde, el ‘perrito’ había muerto debido a las lesiones generadas por el carro fantasma y de algunos medicamentos que se buscaban con suma necesidad.

video-2

A esta hora las autoridades buscan en las cámaras del sector, los responsables de este lamentable hecho, que causó la muerte a un ‘perrito’ de la calle y que abandonó el lugar de lo sucedido.

Fuente : Duban García – Facebook

Google