«Esta crónica no puede ser el relato de la victoria definitiva»*

Google

Un nuevo colaborador se une a MiPutumayo.com.c con sus escritos, y es por esto que doy la bienvenida a EVATLO, que inicia con una nota que realizó acerca de el libro publicado en 1947 por Alber Camus, «La Peste».

«Lo considero conveniente, más que por su directa relación con la actualidad del Putumayo, por una creciente preocupación que ha surgido en mí acerca del cultivo de la cultura en este entorno.  Su lectura siempre resulta oportuna. «, afirma Evatlo.

Bienvenido…

Atte : Director MiPutumayo.com.co

Publimayo

A Clío, en su ausencia.
«Si diciendo esto me convierto yo también
en plaga, por lo menos será contra mi voluntad.
Trato de ser un asesino inocente.
Ya ve usted que no es una gran ambición»
———————-

thumbnail_FullSizeRender

Por : Evatlo

Solo ellos, los genios, logran cautivar con lo predecible.  A nosotros, por defecto, nos toca usar la expectativa y el misterio. Desde la primera página se conoce el final, tal vez, antes de abrir el libro. Entonces, ¿en qué está su virtud?  En un narrador  que nos agobia y nos entumece con su oscuridad hasta el punto final, un historiador, un detective de la tragedia. El avance lento y tormentoso de una peste que consume, primero, los cuerpos  y, después, hace olvidar las convenciones. En el amor y la valentía, la costumbre de la tristeza, y, si se alcanza a notar, ellado más humano de su autor. Caricaturas, muchas veces apresuradas, rodean la sombra de Camus, «la peste» las desdibuja.

En este relato que aúna la tristeza, la piedad y un profuso realismo, en el que, con suerte,  podremos presenciar escenas como la agonía de un infante, sus gritos y esfuerzos por aferrarse a algo que todavía desconoce, encontramos, también, una descripción de nuestra sociedad y la moralidad que dice tener.

El sufrimiento, el dolor, la fiebre, el extranjero y las múltiples dolencias; las ratas, los gatos y un discurso, que bien hace recordar al viejo Pericles en el funeral,  (¿acaso todos estos no son símbolos?) nos dan la bienvenida a Orán, esa ciudad Argelina que acoge el relato de Albert Camus. ¿Solo  es Orán? En fin, «puesto que él ha vivido en el terror, encuentra normal que los otros lo conozcan a su turno.»

Post Scriptum: Siempre resulta interesante encontrar la sutiles referencias a «l´Étranger» o Meursault.

*Todas las citas pertenecen a «La peste» de A. Camus, trad. Rosa Chacel.
Google