Podría el parque moderno de Mocoa  ser un elefante blanco?

Google

elefante blancoPor: Silvio López Fajardo

En la revista Semana se refirieron al tema del elefante blanco así: “El rey de Tailandia, en épocas remotas, de vez en cuando le regalaba un elefante blanco a alguno de sus súbditos. Ese tipo de paquidermo es poco común y por esa razón era considerado sagrado. El súbdito entonces debía darle comida especial y ponerlo a disposición de quienes quisieran visitarlo y venerarlo. En conclusión, el regalo no servía para nada y por el contrario se convertía en un costo que muchas veces arruinaba al súbdito […]De ahí hizo carrera la expresión ‘elefante blanco’. Son obras bonitas y aparentemente valiosas, pero que no tienen ningún uso”

Para establecer y entender el tema de la construcción del Parque Moderno de Mocoa, es necesario cada vez entramos al tema con mayor cuidado y responsabilidad social, escuchando al uno y al otro. Entonces por sorpresa de la vida, me topé con el tema del Parque  en el  honorable Concejo de Mocoa y de esta manera el contratista en compañía del interventor expusieron el proyecto de la Construcción del Parque Moderno de Mocoa, manifestaron entre otras cosas que  la licencia de construcción está en trámite, que algunas de las palmas se trasplantaran a los lados de la catedral  de San Miguel, presentaron los planos los cuales en algunos elementos arquitectónicos se cambiaran y declararon al Concejo que poseían escritura de la propiedad del predio que se va intervenir.

El diseño como lo presentan es generoso con la arquitectura, hasta posee elementos de identidad cultural cosa que me parece bien, también tendrá acceso a discapacitados y un punto de información turístico, con una especie de sala de exposición y unos baños públicos. Se podría decir que en este aparte de diseño no sobra tener en cuenta  un matrimonio con la región amazónica, en la cual se observa un divorcio total. Al entrarnos la tema de parqueadero expusieron la bondades del mismo, pero cuando se le pregunto a la firma responsable, que como veían la funcionalidad del parqueadero, que como iba a generase el flujo vehicular de ingresos y salidas, ya que el parqueadero  está localizado para que preste un servicio cuando el flujo de movilidad  sea en especial en horas pico, en el cual podría formar trancones especialmente a la salida del parqueadero y  en su ingreso.

Publimayo

La anterior situación desde luego puede generar una congestión vehicular que sólo empeoraría la movilidad del centro. Por lo tanto el parqueadero es posible que no sea usado al 100% por la comunidad, ya que nadie quisiera estar 20 o 25 minutos haciendo filas. Por lo tanto en conclusión la firma contratista respondió  y dio a entender que esa era una responsabilidad de planificación y estudio del caso es de  la entidad contratante “Gobernación del Putumayo”,  en esencia la firma contratante tiene toda la razón.

Por lo tanto si el parqueadero no es funcional, no logra solucionar las necesidades de la población, finalmente este escenario podría ser adefesio o un elefante blanco y  sería una tarea que quede a mitad de camino, obra inconclusa ala que hay que hacerle uno dos adicionales para terminarla. Aunque el interventor manifestó lo contrario que los dineros alcanzarían para terminar dicha obra. Si sucede lo contrario no se termina la construcción del parque  todos nos daríamos golpes de pecho y solo en leche derramada buscaríamos a los culpables. Como  no traer a colación el infundado elefante blanco del parque de las Guitarras liderado por la anterior administración del Departamento del Putumayo o me dan la queja de porque no funciona el hermoso escenario deportivo de la institución Educativa Ciudad de Mocoa o que pasa con el centro de salud o como se llame que se encuentra en los barrios del Sur occidente salida a Pasto? Cosas de cosas.

Pero quiero dejar claro y desde luego en simpatía muchos ciudadanos de a pie del Putumayo, manifestamos que NO comulgamos con la destrucción del parque General Santander, desde luego hay que mejorarlo, recuperarlo, conservarlo, buscar su protección, establecer la sostenibilidad y difusión del mismo, con el propósito de que sirva de argumento y testimonio viviente de la construcción de la identidad local, la cual aún está en formación. Por lo tanto el parque que tenemos es funcional arquitectónicamente, civilmente, ambiental y culturalmente.

Por las anteriores razones es considerado el parque como patrimonio cultural, el cual debe ajustarse en su orden jurídico administrativo, y definir la irregularidad del levante como patrimonio, teniendo en cuenta que este aparte del patrimonio posee mayor abrigo jurídico que el mismo PBOT. Al destruir el parque General Santander, es  igual al caso de  la biblioteca municipal de Mocoa, desapareció como arte de magia, generándole un gran daño a la población estudiantil, especialmente a los niños y niñas de escasos recursos y realmente  ¡no dijimos nada!, callamos y lo permitimos ¡somos culpables!. Entonces, se podría comparar la destrucción del parque, como el incendio a los libros que se quemaron en la edad media, tesoros que nunca volverán, acciones infundadas sólo porque creen algunos tener la razón total y la voz del pueblo se la puede silenciar aun con la modernidad pirata.   Sin embargo el asunto puede tener otras razones de fondo, aún con el deseo  y la práctica perpetua de poder político del apetito que sean idolatrados con ambición al dios dinero. Así podemos afirmar que el pueblo indiferente fue o será cómplice  de la destrucción de los pocos tesoros culturales invaluables del Putumayo que le pertenecen a las presentes y futuras generaciones de la humanidad.

Google