Jornada única, un año después

Google

image_content_25404388_20160221220010Los alcaldes y gobernadores que comenzaron su periodo de gobierno este año han tenido que revisar sus planes de desarrollo para incluir un componente que antes no existía: la implementación de la jornada única escolar, programa que busca aumentar las horas de estudio para 9 millones de niños que están en los colegios públicos.

En la actualidad, 833 colegios del país han implementado la jornada única escolar, según el Ministerio de Educación. Algunas ciudades han avanzado más que otras. Bogotá, por ejemplo, está trabajando en la jornada única desde 2012 y tiene 133.286 estudiantes en horario de ocho horas. Las cifras también varían en los departamentos. Todavía no se ha logrado que Amazonas, Guainía, Vaupés, Vichada y San Andrés puedan ampliar sus horarios escolares.

Como lo ha señalado la ministra Gina Parody, la jornada única es un proceso paulatino: “El primer trimestre del año alcanzaremos un total de 502.720 estudiantes beneficiándose de la jornada única en 833 colegios oficiales del país. Nuestro compromiso es que a 2018, sean 2.3 millones estudiando más horas y aprendiendo mejores contenidos enfocados en áreas como ciencias, matemáticas y lenguaje”.

El tema de los contenidos todavía no está definido, pues en algunos planes de desarrollo primarán las horas extras para actividades como el deporte, las artes o la educación rural. Así está sucediendo en Putumayo: “Estamos invitando a todos los docentes para definir las estrategias para ampliar la cobertura. La idea es que el currículo escolar tenga en cuenta la educación rural, que es el bastión del departamento. Mientras definimos ese aspecto, estamos buscando 31 mil millones de pesos que tenemos que invertir para que los niños puedan estar más tiempo en el colegio. La jornada implica grandes costos por alimentación, infraestructura y profesores, pero estamos haciendo el esfuerzo”, dice Jorge Enrique Ferrín, secretario de Educación del departamento.

Publimayo

Programa avanza

Este año, la jornada única ha tenido acogida en 60 entidades territoriales que antes no conocían el programa. En total, 348 colegios nuevos se han unido al programa. Ha llamado la atención la situación de siete municipios que han avanzado notablemente en el programa: Armenia (con el 35 por ciento de los niños en jornada única); Buga (30 por ciento); Envigado (89 por ciento); Girardot (52 por ciento); Manizales (41 por ciento); Mosquera (40 por ciento) y Uribia (41 por ciento).

Medellín ha logrado incluir 26 colegios en la jornada única escolar, programa que ha beneficiado a 13.173 estudiantes. El alcalde Federico Gutiérrez acordó con la ministra de Educación la meta de alcanzar 12.300 estudiantes más en 2016 y la construcción de 270 nuevas aulas de clase. Se calcula que se invertirán 49 mil millones de pesos para cumplir estos objetivos.

Sin aulas nuevas, el programa de la jornada única difícilmente puede avanzar. Amazonas, por ejemplo, espera implementar la jornada única en junio, cuando ya cuente con más: “No tenemos la infraestructura para incluir a 2.000 estudiantes en la jornada única. Nos falta un camino largo, pues en el departamento tenemos cerca de 19.000 estudiantes y nuestro presupuesto es muy limitado porque no tenemos industria. Dependemos totalmente del Ministerio de Educación”, cuentaBetsy Londoño, secretaria de Educación del departamento.

En infraestructura escolar, la meta del Gobierno es adecuar 30.000 aulas nuevas en todo el país. Se invertirán, para lograrlo, 3.9 billones de pesos. Este año se invertirán 350.000 millones de pesos en los colegios del Caribe, centro oriente, centro sur, Eje Cafetero, Llanos Orientales, Bogotá y Cundinamarca.

En detalle, el plan de infraestructura para 2016 incluye 2.217 espacios educativos, 1.156 aulas nuevas y 1.061 aulas mejoradas. Esto beneficiará, según la ministra Parody, a cerca de 105 mil niños que estudian en las instituciones oficiales. Para mejorar la calidad, el ministerio se comprometió otorgar 4.000 becas para profesores (en 2015 entregó 3.000).

Retos para la jornada única

Para Óscar Sánchez, consultor internacional en educación, el éxito de la jornada única no depende solo de las aulas nuevas o del aumento de cobertura: “La extensión del tiempo en el colegio es solo una parte. Se debe analizar cómo se transforma la pedagogía y el currículo académico. Si se le da más tiempo a los estudiantes en matemáticas, por ejemplo, es darle más de lo mismo y eso no garantiza que el estudiante se interese por permanecer más tiempo en la escuela. Lo ideal es que hay acceso a deportistas, científicos, profesores de inglés, entre otros”.

Otro tema que debe evaluarse es el de los maestros. Aún no está claro si alcanzará la planta docente en el país para cumplir con los horarios de la jornada única. El pago de horas extras, como se da en la mayoría de municipios, “puede ser problemático porque en realidad usted termina pagándole 10 mil pesos adicionales al maestro por una hora, lo cual es injusto. La otra opción es contratar más profesores y traer nuevos agentes educativos, como profesores extranjeros”, agrega Sánchez.

Estos debates se han presentado en Barranquilla, ciudad que quiere ser la “capital” de la jornada única. La secretaria de educación, Karen Abudinen, se propuso ese reto: “Ya tenemos 30 colegios en el programa, que ha sido exitoso entre rectores y docentes, que es un punto muy importante porque tenemos que garantizar la calidad. Los 20.000 jóvenes que están en la jornada única están recibiendo la mejor nutrición, están estudiando en espacios adecuados y están recibiendo cursos a través de diferentes equipos interdisciplinarios. En alimentación hemos invertido 6.500 millones pesos y en infraestructura cerca de 100.000 millones, de los cuales 70.000 millones son aportados por el Ministerio de Educación”.

http://www.elcolombiano.com/colombia/educacion/jornada-unica-un-ano-despues-NX3635539

Google