Icono del sitio MiPutumayo.com.co

La petrolera canadiense Gran Tierra Energy va por los Llanos y el Putumayo

Síguenos / Me Gusta :
Gary Guidry, presidente & CEO de Gran Tierra Energy. /Cristian Garavito – El Espectador

ElEspectador – En su visita a Colombia, el CEO de Gran Tierra Energy, Gary Guidry, habló sobre la crisis de los precios del petróleo, que considera una situación insostenible para cualquier empresa, obligándolas a producir a bajos costos.

Según Guidry, Colombia —por sus altas prospectivas en las cuencas del Valle del Magdalena y Llano— será la gran apuesta de la firma que cotiza en las bolsas de Nueva York y Toronto. Un barril por debajo de los US$50 amenaza con la suspensión de los proyectos de la operadora en Perú y en Brasil, mientras la inversión en el país no tiene marcha atrás.

¿Cuál es su opinión sobre la coyuntura petrolera?

El precio del petróleo es insostenible porque los más de 91 millones que se producen hoy a nivel mundial su costo está por encima de los US$30 el barril, ese precio cubre escasamente el precio de producción, a eso hay que sumarle el costo para explorar y el de desarrollar. Por eso, muchos expertos coinciden que el precio de equilibro está entre US$60 y US$70 barril. En el caso de Gran Tierra, el costo está alrededor de US$25 por barril. Lo que va a llevar al equilibrio de la empresa es la relación oferta-costo.

Publimayo

¿Le preocupa que no haya una posición unánime en la OPEP?

Muchos países productores se han dado cuenta que esta situación no es sostenible. Las empresas que sobrevivirán son las que han trabajado con una estructura de precios bajos. Eso hace que compañías como Gran Tierra no hayan tenido que reaccionar a reducir sus costos sino aprovechar nuestra estructura para crecer.

¿Le gusta la legislación colombiana para enfrentar la crisis?

Colombia está haciendo lo que la coyuntura necesita: permitir y flexibilizar, a través del Acuerdo 02 de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH), las inversiones entre bloques (yacimientos petroleros). Eso es lo que se necesita para seguir explorando. Si se para la actividad, cuando el precio rebote habrá una brecha muy alta para conseguir la meta del millón de barriles. Un buen ejemplo es Ecopetrol, que es una empresa que se ha reestructurado para continuar con la actividad.

Es una combinación de la actividad del ente regulador en conjunto con Ecopetrol. El primero, permitiendo que las compañías no solamente sobrevivan sino que exploren, y la segunda, permitiendo que otras firmas puedan tener participación en bloques (yacimientos petroleros) que no son atractivos para ellos, pero si para empresas como la nuestra.

Las medidas que se tomaron el año pasado se anunciaron con un precio más alto que el actual, ¿son necesarias unas nuevas con el barril tocando los US$30?

Hay que buscar iniciativas de largo plazo con las que el Gobierno siga apoyando a las compañías para que continúen la exploración, esto incluye trabajo con comunidades. No somos compañías que podamos reaccionar tan rápido ante los ciclos, entonces si se aceleran los procesos de permisos ya se estaría ayudando a las operadoras. Van a haber algunas que desaparezcan en Colombia. Por ejemplo, en Cagliari (Canadá), donde está nuestra base, muchas empresas producen entre US$40 y US$50 y están desapareciendo.

Puede que la operadora desaparezca, pero los activos no. El petróleo sigue en el subsuelo y por eso hay que hacer algo para poder aprovecharlo en precios bajos.

Según su plan de inversión, si el barril se mantiene por debajo de US$50, durante el primer trimestre tendrán que descartar proyectos de exploración, ¿Cuáles serían esos proyectos?

Tenemos unas inversiones que están direccionadas al manejo de activos que están produciendo, pero si bajan, igual los vamos a hacer. Para el caso de los US$50 prevemos que las inversiones se fondeen del flujo de caja. Nuestra gran apuesta es Colombia. Los proyectos fronteras que tenemos en Perú y Brasil se dejarían de hacer y nos enfocaríamos en las cuencas probadas del país como son Llanos, Valle Superior del Magdalena y el Valle Medio. La idea es invertir adecuadamente esos recursos en proyectos en los que otras empresas no tengan recursos para invertir.

Si el barril se mantiene por debajo de los US$50 no quiere decir que la compañía no pueda sostener operaciones, sino que preferiría no hacer algunos. Enfocaríamos nuestras inversiones en activos rentables. En todo caso, habrá actividad así el barril llegue a US$20.

¿Por qué enfocarse en Colombia?

El portafolio de Gran Tierra Energy en Perú es muy interesante, de más de 500 millones de barriles, pero es frontera, es decir, no tiene infraestructura cercana y eso hace que se demore su desarrollo y esto lo convierte en portafolio de alto riesgo. En Brasil, vemos problemas regulatorios porque a pesar de los precios, no se ha visto una respuesta en favor de la actividad. La analogía con Colombia es que estamos enfocados en cuencas probadas, donde hay infraestructura y la regulación estimula la actividad.

México es un punto clave, según su plan de inversiones, ¿qué les llama la atención?

El interés de Gran Tierra en México es muy similar al de Colombia. Hay mucho potencial, son cuencas poco desarrolladas, hay infraestructura. Sabemos que muchos de los entes reguladores de Colombia han asesorado al Gobierno mexicano y en la última ronda se vio como la Comisión Nacional de Hidrocarburos montó cosas muy similares para adjudicar tierras. Se ha hablado del acceso a infraestructura, especialmente oleoductos y eso genera confianza para apostarle a México.

En la última ronda de México casi todos los activos tuvieron ofertas sobrevaloradas. No se culpa al Gobierno mexicano sino es un tema de la industria que por querer llegar a México entran con unas ofertas por encima del valor del mercado.

Los costos de transporte es uno de los factores que hacen más costosa la producción, ¿los han afectado o sus oleoductos son suficientes?

Sí. El costo de producción está entre US$8 y US$12 por barril y el de transporte es similar. Eso hace difícil reducir nuestros costos. Si se compara con otros países del mundo, Colombia está en la parte alta, pero lo importante es que existan y que haya reglas claras para acceder a los oleoductos. Dentro del ciclo del petróleo, si transportar fuera más barato, nuestras ganancias serían mayores, y por ende, nuestra capacidad para explorar.

La experiencia en temas de infraestructura me ha enseñado que siempre debe haber competencia, que debe haber una tasa de retorno regulada, de tal manera que proteja a quienes quieran acceder a la infraestructura, permitiendo a las empresas decidir cómo mueve el crudo.

¿De mantenerse los precios bajos, pensarían en reducir su meta de producción?

Con base del presupuesto de US$60 millones, sin importar el precio del petróleo, vamos a mantener la meta de producción (27.500 barriles a 29 mil barriles).

¿Por qué adquirir Petroamérica y Petrogranada en una coyuntura como la actual?

Somos un operador de bajo costo en Putumayo y esto nos va a permitir consolidarnos como tal y también reducir costos de operación para continuar siendo más eficientes. Además, Petroamérica nos agrega unos activos en Llanos que nos dan una posición importante en esa cuenca.

http://www.elespectador.com/noticias/economia/petrolera-canadiense-gran-tierra-energy-va-los-llanos-y-articulo-612745

Google
Síguenos / Me Gusta :
Salir de la versión móvil