Rellenos sanitarios de más de 300 municipios del país ya no dan abasto

Google

IMAGEN-16464585-2ElTiempo –  Pese al crecimiento de la población de ciudades y municipios, no todas las administraciones han cumplido la tarea de ampliar la capacidad de los rellenos sanitarios y botaderos, lugares que reciben anualmente 11,6 millones de toneladas de basuras.

Por ello, los sitios donde se disponen los residuos de capitales como Bucaramanga, Armenia, Manizales y Neiva, están a cinco años de terminar su vida útil.

Así lo señala un informe del Departamento Nacional de Planeación (DNP), en el que se advierte un panorama según el cual en un lustro los rellenos sanitarios de 321 municipios ya no darán abasto.

El director del DNP, Simón Gaviria Muñoz, señaló que hay en Colombia 167 sitios que no están autorizados para disponer cerca del 4 por ciento de los residuos.

Publimayo

De acuerdo con el estudio, que recibió el apoyo del Banco Mundial y del Gobierno español, Bolívar lidera el listado de los departamentos con lugares no permitidos para llevar basuras (existen 29 sitios).

Le siguen Chocó (con 25), Magdalena (18), Cauca (14) y Nariño (9). El mismo problema atañe a dos ciudades capitales (Riohacha y Quibdó) y, también, a tres municipios: Buenaventura, Barrancabermeja y Puerto Asís (en el Putumayo).

Y con miras a la próxima década, calcula el informe, el país llegará a producir cerca de 17 millones de toneladas de residuos, ante lo cual es necesario invertir en ese lapso cercana de 3,3 billones de pesospara ampliar la vida útil de los rellenos sanitarios, poner en marcha rutas de recolección de residuos y mecanismos de aprovechamiento.

Según los cálculos, en la próxima década 680.000 millones de pesos deberían ir a la ampliación de los rellenos que operan en el país y 181.000 millones de pesos a construir unos nuevos.

El panorama es que, a diario, estos reciben 26.975 toneladas, de las cuales Bogotá produce 6.300. A la capital del país le siguen Antioquia (3.260 toneladas), Valle del Cauca (3.072 toneladas y Atlántico (1.907).

Entre tanto, se prevé que 1,46 billones de pesos se invertirían en reposición de vehículos compactadores, implementación de rutas selectivas y estaciones de transferencia, mientras 138.000 millones irían a ampliar la cobertura rural; 272.000 millones a aprovechar el biogás; 486.000 millones de pesos irían al aprovechamiento y tratamiento de residuos; 22.000 millones de pesos a tratar lixiviados y 10.744 millones de pesos a cerrar botaderos a cielo abierto.

De los 3,3 billones de pesos que se necesitan, 1,2 billones provendrán de las tarifas que pagan los usuarios, 800.000 millones de pesos de un incentivo al aprovechamiento de los residuos y 500.000 millones de pesos del Presupuesto General de la Nación.

Llamado a actuar

Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda, hizo un llamado a los alcaldes entrantes para que conviertan en prioridad la situación de los rellenos sanitarios, los cuales deben ser pensados en el largo plazo.

Incluso, frente al relleno sanitario de Doña Juana (en Bogotá), se advirtió que solo le quedan siete años de vida útil. El Ministro agregó que el Gobierno está “trabajando en dos frentes: fortalecer el servicio público de aseo y la articulación para su aprovechamiento”.

Y aunque en los últimos cinco años el Ejecutivo ha realizado inversiones para ampliar rellenos y para crearlos en municipios con un manejo precario de residuos, fuentes del Ministerio de Vivienda advierten que en este momento la preocupación más grande es Bucaramanga, ya que la administración municipal no ha encontrado el sitio adecuado para un relleno sanitario.

Incluso, en el caso de Riohacha la situación se comienza a tornar crítica, ya que esa ciudad no tiene un relleno.

Plantean incentivos

Pero más allá de los problemas existentes, de la oposición que han manifestado las comunidades y de la demora para expedir licencias ambientales orientadas a la construcción de rellenos sanitarios, el estudio propone dar un incentivo a las poblaciones vecinas a los sitios de disposición final de los residuos.

Y en línea con lo anterior, el Ejecutivo quiere declarar los sitios regionales de tratamiento y disposición de residuos como Proyectos de Interés Estratégico Nacional (Pines).

Así mismo, otro objetivo es aumentar el porcentaje de materiales reciclados tal y como quedó incluido en el Plan Nacional de Desarrollo. En la actualidad, de 11,6 millones de toneladas de desechos solo se recicla un 17 por ciento (1,9 millones). La meta es llegar a un 20 por ciento en el aprovechamiento de materiales al 2018.

Relleno en Bogotá tiene solo 7 años más

A mediados del 2014, Bogotá logró que la Corporación Autónoma Regional (CAR) modificara la licencia ambiental que permitirá optimizar el uso del actual relleno sanitario de Doña Juana y garantizar su capacidad hasta el año 2022.

El ingeniero Pedro Ramos, director de Disposición Final de la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp), explicó que la capacidad del relleno alcanza hasta el 2022, incluso si no existiera el programa Basura Cero, que ha permitido reducir la producción mensual de 200.000 a 189.000 toneladas de residuos llevados a ese lugar.

Hoy, Bogotá dispone en el relleno 6.300 toneladas diarias de basura y los recicladores conducen a sus bodegas unas mil toneladas que no pasan por Doña Juana.

Tras un derrumbe que se registró dentro del relleno el pasado 2 de octubre se inició un plan de contingencia para asegurar la zona afectada y blindar el terreno para evitar filtraciones de líquidos contaminantes, que se espera terminar a mediados de enero.

Actualmente, la CAR evalúa un estudio realizado por el Distrito para definir el futuro de la disposición de basuras, que incluye su aprovechamiento energético.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/situacion-de-los-rellenos-sanitarios-en-colombia/16464584

Google