Mujeres, ‘duras’ de la soldadura

Google
Tanto Gladis como Alexandra coinciden en afirmar que la soldadura no es una actividad de fuerza, sino un arte de destreza manual.
Gladys Fernanda Morales Ortíz, Aprendiz del SENA. Tanto Gladis como Alexandra coinciden en afirmar que la soldadura no es una actividad de fuerza, sino un arte de destreza manual.

Aquí el nivel es muy alto, los aprendices son muy competentes, y estamos hablando de una habilidad que se requiere en muchos procesos; para la infraestructura por ejemplo es esencial”.

SENA –  Al verlas parece increíble que con su estaturade un poco más de un metro con cincuenta centímetros y de contextura delgada, estas dos mujeres hayan decidido formarse en el SENA como técnicas en Soldadura, una profesión que en su mayoría es elegida por hombres.

Gladis hace parte de los 19 participantes de esta habilidad, que por estos días miden su talento en el campeonato nacional de habilidades técnicas y tecnológicas que se realiza en el Centro Internacional de Negocios y Exposiciones de Bogotá (Corferias).

Por su parte, Alexandra conforma el grupo de instructores expertos que acompaña el sueño de los aprendices que compiten de ser los mejores.

Publimayo

Gladis llegó desde Puerto Asís (Putumayo) buscando ser la mejor del país en la habilidad Soldadura; se lo debe a su hermana menor, quien también estudió con ella en el SENA la misma formación, y a sus padres, que aunque sorprendidos por la elección de sus hijas, decidieron apoyarlas.

Ser la única mujer en el grupo de aprendices participantes me motiva más a cumplir las pruebas que nos ponen. Con la formación que recibí en el SENA y los jornadas de entrenamiento para llegar a WorldSkills, me siento muy preparada”, expresó Gladis Morales, quien a sus 19 años de edad ya se encuentra entre los mejores técnicos y tecnólogos de Colombia.

Este mérito, que hoy reúne a 602 aprendices en Bogotá, buscando conformar la selección que representará al país en las competencias continentales y posteriormente en las mundiales (WorldSkills funciona al estilo del ‘Ciclo olímpico’), también es de los instructores que se encargan de su formación;así como lo hace Alexandra, quien entrenó al participante de la Regional Cesar en la habilidad Soldadura.

Desde 2012 terminó sus estudios en el SENA y continuó siendo instructora en la Entidad, este año es la primera vez que vive la experiencia WorldSkills.

Aquí el nivel es muy alto, los aprendices son muy competentes, y estamos hablando de una habilidad que se requiere en muchos procesos; para la infraestructura por ejemplo es esencial”, dijo Alexandra Garay.

En lo mismo coincide Raúl Parra, director nacional de posventa de Lincoln Electric, empresa que a nivel mundial patrocina WorldSkills: “La infraestructura le está aportando al desarrollo de Colombia. En esta actividad se requiere necesariamente de la unión de metales, tanto para la fabricación de puentes como de tanques; la soldadura esta presente desde lo más pequeño hasta lo más grande”.

Parra agregó que “el SENA ha tenido una evolución; yo he visto que se preocupa mucho por estar a la vanguardia tecnológica; pocas universidades las hace. Como empresario veo que la Institución no solo le apuesta a la parte operativa sino que están formado con muchos componentes humanos”.

Gladis y Alexandra esperan que el SENA –independientemente de la regional que represente Soldadura en WorldSkills Américas y WorldSkills Internacional–tenga un buen papel al concluir el ciclo de esta estrategia que asegura la calidad de la formación de estudiantes en todo el mundo. Ya en los dos últimos torneos continentales (2012 y 2014), representantes de la habilidad obtuvieron medallas de plata.

YAC/agf

Pie de foto: Tanto Gladis como Alexandra coinciden en afirmar que la soldadura no es una actividad de fuerza, sino un arte de destreza manual.

Google