Ecopetrol impulsa vocación musical de 77 niños y jóvenes

Google

DSC03212 001Cristian Felipe Obando, de 13 años, quien interpreta a su corta edad el clarinete y el saxo soprano, describe su gusto por la música como algo “emocional y divertido”.

Cristian es parte de la banda sinfónica del municipio de Orito, una iniciativa para el aprendizaje musical y la cultura que reúne a niños y jóvenes entorno al folclor colombiano.

La práctica musical es un instrumento para generar valores, destaca Carlos Rodríguez Cifuentes, director de la Banda Sinfónica de Orito. “En este espacio no sólo hacemos música, también trabajamos en equipo porque no es una trompeta o un saxofón sino somos todos y cada uno aporta con su instrumento y esto permite que los niños entiendan valores, compañerismo, puntualidad. No solo formamos músicos».

La escuela de formación musical es una alternativa para los niños y jóvenes que buscan opciones para el buen uso del tiempo libre con actividades diferentes a las deportivas. La banda sinfónica atrapa a los espectadores con un reportorio de música colombiana compuesta por porros, bambucos y pasillos entre otros.

Publimayo

Otro de los integrantes es Sebastián Castellanos, de 12 años; para él, la música significa un espacio para compartir en grupo. “Aquí me olvido del estudio, comparto con mis compañeros y estos espacios nos ayudan para evitar que muchas cosas nos puedan afectar a largo plazo”.

Esta iniciativa de formación musical es apoyada por Ecopetrol, que a través de Corporiesgos, aporta tres talleristas especializados en los instrumentos de vientos madera, bronce y percusión para perfeccionar las habilidades y sueños de 77 niños que conforman las bandas sinfónicas de los municipios de Orito, Valle del Guamuez y San Miguel.

Orito, 11 de septiembre de 2015

Google