El que este libre de pecado que tire la primera piedra


Jaime Erazo
Jaime Erazo

Por : Jaime ERazo

Hay un adagio que dice: no escupas al cielo porque en la cara te cae. Increíble pero cierto: generalmente los impuros, los deshonestos, se creen puros y honestos.

Parecer mejor que los demás, además de indicar que se tiene flaquezas o sentimientos de inferioridad, siempre se constituye en un arma de doble filo. Pero más peligroso es parecer ante los demás como si no se hubieran cometido errores y que no se tienen debilidades.

Cuesta y perturba el reconocer que en conocimiento, experiencia, habilidad y destreza, no se es tan bueno como otro o como otros. La envidia se disfraza de diferentes maneras, entonces, como el sapo que esputa veneno desde la oscuridad de su guarida, echamos a rodar falsos comentarios y acusaciones que puestos en boca de denigradores difícilmente se pueden deshacer.

La anterior situación se esta presentando en algunas de las campañas a la gobernación y alcaldías como la de Mocoa. La estrategia de hablar mal de los otros candidatos, pero de manera especial del que se considera más posibilidades de ganar las elecciones del 25 de octubre, se ha puesto en el orden del día de algunos equipos de campaña, miembros y simpatizantes de algunos partidos y movimientos políticos.

Quienes actúan de esta manera empobrecen los procesos electorales e innegablemente sus resultados pues centran la atención de los electores en las acusaciones, señalamientos y suposiciones, dejando de lado lo más importante que son las propuestas para atender las necesidades y resolver los problemas que afectan a quienes viven en el departamento y los municipios.

En época electoral, hay que tener mucho cuidado con los divulgadores de falsedades y de supuestos, porque una vez en el poder, quienes se creen puros generalmente terminan siendo impuros.

Recordemos que Jesús de Nazaret dijo: “el que de vosotros este libre de pecado que tire la primera piedra”.


Share This Post