Julio Herman Acosta Portilla – Páginas Sueltas de un Maestro

Síguenos / Me Gusta :
Mg. Gerardo Sánchez
Mg. Gerardo Sánchez

A partir de la fecha voy a escribir una serie de artículos que formarán parte del cuarto capítulo del libro titulado » PAGINAS SUELTAS DE UN MAESTRO «. Libro al cual le estoy haciendo algunos ajustes y precisiones en su contenido. En este capítulo se puede encontrar la vida y obra de importantes personajes de Mocoa, unos vivos y otros ya fallecidos.

JULIO HERMAN ACOSTA PORTILLA

En la vida hay seres que se desearía no desaparecieran de este mundo porque en ellos se encontraban un cúmulo de virtudes y cualidades que servirían de ejemplo a las nuevas generaciones. Así era JULIO HERMAN ACOSTA PORTILLA ( Q. d. D. g. ). Se notaba en él su desbordante alegría, sus diáfanas ideas, su lealtad, sus dichos y su anhelo de servir que lo llenaba de entusiasmo. La gente le demostró su estimación al elegirlo Concejal Municipal, funciones que nunca desempeñó porque no asistió ni a la primera reunión.
Recuerdo con nostalgia la amistad que me brindó. Le gustaba hablar de política y en una contienda electoral que mi candidato resultó perdedor me llamó la atención con voz fuerte por no haberle escuchado sus orientaciones. «Amigo, hizo énfasis, yo si te dije no siempre pero a veces la plata jode.»

Algunos domingos por la tarde nos reuníamos en su casa de habitación en compañía del Dr. Julio Mora Acosta que fue Representante a la Cámara y de su hermano Daniel, actual Rector de la Institución Educativa Ciudad Mocoa, a jugar con el naipe a la caida. Cuando le ganábamos reaccionaba con un dicho para nosotros desconocido.Se levantaba de la mesa y decía:» Esto fue como la muerte de yegua en plan.» Después descubrimos que en su juventud transportaba café a lomo de mula de Ancuya a Pasto. Herman fue admirable en las relaciones con la ciudadanía y en el cálido ambiente de su hogar fue el esposo y el padre ejemplar.

Publimayo

JULIO HERMAN ACOSTA PORTILLA nació en el Municipio de Ancuya el 8 de Enero de 1917 y se casó con la señora Luz Aura Chamorro, oriunda del Municipio de Sandoná. Este matrimonio tuvo seis hijos: Olga Isabel, Jorge Fabián, María Mercedes, Aura Yanury, Carlos Gonzalo y Darío Fernando. Llegó a Mocoa en el año de 1961 por invitación de su cuñado el señor Miguel Angel Chamorro y se dedicó a trabajar como comerciante. Organizó una tienda donde daba créditos a ciertos obreros de la entonces Comisaría para que llevaran remesa a sus hogares, quienes cumplidamente le cancelaban la deuda cuando recibían el sueldo a fín de mes. Aprovechando la abundante panela que producían algunas veredas él la compraba a los campesinos y la llevaba a vender a Puerto Asís en donde se aprovisionaba de arroz que lo entregaba a buen precio a la gente de Mocoa, consiguéndo alguna ganancia. Esta actividad la desarrolló hasta cuando llegó la bonanza cocalera.

Cabe resaltar que se consideraba amigo de todo el mundo y en especial de don Fidencio Rosero, Gerardo Sánchez Narváez, don Posos y Leonardo Castillo. Además recordaba con frecuencia a sus sobrinos Julio, Edgar, Daniel, Miguel, Beto y Herlinto.
Fue el intachable amigo que pasó por este mundo dejando profundas huellas en el corazón de las gentes de esta tierra, por sus virtudes cívicas y morales y por la inmensa capacidad de servicio.

Google

Síguenos / Me Gusta :
Twitter
Visit Us
Follow Me