En el Alto Putumayo consumen pollo de mejor calidad

La unidad productiva avícola Propollos opera en el municipio de Santiago y cubre el 50% de la demanda de este alimento en el Alto Putumayo.
La unidad productiva avícola Propollos opera en el municipio de Santiago y cubre el 50% de la demanda de este alimento en el Alto Putumayo.

SENA Putumayo

Miembros de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos (ANUC) y formados por el SENA trabajan en la consolidación de la primera unidad productiva avícola del Alto Putumayo, Propollos, que nace como necesidad de abastecer el mercado de carne de aves en la región.

“Son 17 personas las que se capacitan en la cría, levante y engorde de pollos con alimentos totalmente orgánicos, ganando el mercado porque antes la demanda la cubría el departamento de Nariño”, expresó Ricardo Iván Revelo, uno de los beneficiarios.

Y es que el Alto Putumayo, conformado por los municipios de San Francisco, Colón, Valle de Sibundoy y Santiago, con una población total de 31.669 personas, tiende a consumir dos pollos por cada diez habitantes al día, según diagnóstico realizado por la ANUC.

Publimayo

Actualmente la unidad productiva tiene una producción de 400 aves al mes, la cual esperan incrementar con el apoyo de Fondo Emprender.

“Queremos abastecer a todo el departamento; para ello la producción la debemos aumentar a 1.000 unidades por mes”, expresó Edgar Jair Sánchez, presidente de ANUC en Putumayo.

Este es un producto que deja una buena utilidad en menor tiempo, con lo que ellos fortalecerán la pequeña empresa, generando ingresos que mejorarán su calidad de vida”, agregó Sánchez.

De otra parte, las personas que consumen el producto distribuido por Propollos han encontrado que este resulta de mejor calidad, al ser más fresco.

“Antes compraba pollo de Nariño y a veces no llegaba en buenas condiciones. Ahora consumo un producto orgánico y veo la diferencia”, afirmó Miguel Samboni, uno de los clientes de Propollos.

La unidad productiva es resultado de un convenio entre el SENA y la ANUC que beneficia a población indígena y campesina de los rincones más aislados de todo el país debido a su ubicación geográfica y que además han sido golpeadas por el conflicto armado.

Aportamos con formación al posconflicto. Cada persona que formamos no es solo un aprendiz, es un proyecto de vida, una oportunidad de mejorar su entorno familiar, personal y profesional. Con educación y emprendimiento le aportamos a la paz”, aseveró Milton Hernando Pérez Ordóñez, director de la Regional Putumayo del SENA.

El convenio tiene recursos por 1.300 millones de pesos para el pago de instructores e instalación unidades productivas. Por su parte la ANUC cofinancia con la infraestructura y materiales de formación.

YTP/agf

Google