El BALL GAME edifica el posconflicto en Colombia: con el protagonismo de jóvenes y niños

Google

Ball GamePor : Carlos Villota Santacruz

Uno de los interrogantes al interior del Estado colombiano y de distintos sectores de la sociedad es encontrar una salida desde el buen uso del tiempo libre y el deporte, para de 7 millones de niños y jóvenes que residen en regiones del país, que –históricamente- han sido golpeadas por la violencia.

Bajo ese escenario están los municipios de Tumaco, Puerto Asís. Mocoa, Toribio e incluso sus pares como Zipaquirá, Chía, San Gil o Monguí, que se preparan para un posconflicto, en la eventualidad que el proceso de paz entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, en la Habana, Cuba, que supera los dos años de negociación, llegue a feliz término.

La repuesta se abre paso a partir del trabajo del líder deportivo, social y comunitario, Alberto Viteri –un hombre de provincia del departamento de Nariño- que promueve la práctica del BALL GAME, que traduce pelota de juego. “Es la homologación de muchos deportes en una pared de 6 metros de ancho, 5.50 de alto y 10 metros de largo. Se puede adaptar cualquier pared en escuelas, colegios y centros penitenciarios entre otros”, sostuvo.

Publimayo

Es una especie de SQUACH o CHAZA donde la pared abre un escenario para la práctica del deporte niño contra niño, jóvenes contra jóvenes. “Esta nueva generación que no sabe aún que es la paz, esta encontrado en esta disciplina una forma de desarrollarse individual y colectivamente. En una palabra, es una oportunidad para romper la inequidad y crear un espacio para un juego autóctono de Colombia, que le hace un homenaje al caucho. La razón. La pelota con la que se juega, es de este materia, de una profunda raíz indígena”.

Diversos estudios públicos y privados dan cuenta como el caucho tiene sus raíces en el departamento del Amazonas y el Putumayo. “Este es un deporte de mucha motricidad. Barato. Es el niño con la mano. El costo de la pelota no supera los 3 dólares. Es el deporte del pos conflicto en Colombia que comienza a ganar adeptos, al punto que ya cuenta con varios practicantes en los municipios de Jamundí, Girardota, Guamo, Puerto Asís, Zipaquirá y varias localidades de Bogotá, una ciudad con 9 millones de habitantes.

El avance de esta disciplina en un país que está en la mira de la comunidad nacional internacional, es de tal magnitud, que un niño de 9 años, gracias al BALL GAME, no solo mejoro su calidad de su vida y de su entorno familiar, sino que fue contratado en el exterior: en Estados Unidos.

Este deporte milenario se abre paso desde Colombia, una nación con más cinco décadas de violencia, que tiene como sede principal su capital, desde donde se realizan clínicas con la participación de europeos y americanos, como sucedió hace unas semanas en Puerto Asís, tras una acogida del Ex-Alcalde Jorge Coral, que levantó la admiración de los especialistas, de los padres de familia y los docentes.

Si esta labor continua como en la recta final del 2014, para el próximo año el BELL GAME podría convertirse en un deporte olímpico, gracias a que su práctica la pueden desarrollar personas de 5 años a 80 años. “Su práctica, hoy se lleva a cabo en más de un centenar de países”.

Al cierre de esta edición, se abría paso una Cumbre en la capital colombiana con la presencia de chinos, españoles, americanos, argentinos y australianos para fortalecer este deporte, que tiene la esencia del aborigen del país suramericano, cuyos habitantes tienen la esperanza que la paz, se convierta en realidad. “Esta tarea, se adelanta con personas comprometidas con la paz. Con el deporte, con el desarrollo social y económico de los municipios donde la violencia no solo ha sido por años una constante. Todo por cuenta de los niños y jóvenes, que no quieren ser protagonistas del BALL GAME”, afirmó Alberto Viteri. NOTICIA EN DESARROLLO

Google