El centro del país dejó de ser el motor más veloz de la economía

Google

IMAGEN-14734483-2

Putumayo, Meta y Cauca crecieron más en el 2013. Mapa electoral guarda relación con los resultados.

ElTiempo

La región central dejó de ser el motor más veloz que impulsa a la economía colombiana. Esa fuerza se ha trasladado a otros departamentos como Putumayo Nariño, Meta y Magdalena, entre otros, cuyas economías muestran una dinámica por encima de la del promedio nacional.

Publimayo

Es lo que muestran las más recientes cifras sobre el desempeño regional colombiano reveladas por el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (Dane), en las que se advierten crecimientos superiores al 20 por ciento, como el del Putumayo el año pasado, frente a un promedio nacional del 4,7 por ciento.

Buena parte de ese cambio se debe al menor ritmo que trae la industria nacional, muy concentrada en el círculo geográfico integrado por Antioquia, Cundinamarca, Boyacá, Valle y algunos de sus vecinos, pero también porque el país viene experimentando, de tiempo atrás, una transformación en su economía, que pasó de ser muy cafetera a depender, en gran medida, del sector mineroenergético.

Y es que mientras regiones como Putumayo, Meta, Cauca y Nariño mostraron el año pasado crecimientos en sus economías de 23,5; 11; 10 y 6,6 por ciento, respectivamente, algunas del centro, con excepción de Risaralda, que creció cerca del 7,7 por ciento, no lo hicieron más allá del 4,7 por ciento.

Los precios del petróleo vistos el año pasado y la meta de producción del millón de barriles diario que se alcanzó en algunos meses del año pasado contribuyeron a lograr esos crecimientos.

En contraste, el crecimiento del producto interno bruto (PIB) deCundinamarca ese año, 2,1 por ciento, estuvo muy por debajo del promedio nacional.

La dinámica de este departamento es cada vez menor, en 2011 creció 8,8 por ciento y en 2012 registró una tasa del 4,3 por ciento. Similar desempeño se presenta en Antioquia, Boyacá y Valle. (Lea aquí: ‘Hay que estimular más las regiones para que su economía crezca mejor’)

Arauca, por su parte, completó cinco años con caídas de su economía. Solo el año pasado registró un descenso cercano al 3,5 por ciento.

Para Adolfo Meisel Roca, codirector del Banco de la República y estudioso de la economía regional del país, más que preocupante, esta tendencia que se está consolidando es muy positiva para el país y, por supuesto, para sus regiones.

“Uno podría hablar de tres grandes bloques: hay un sector mineroenergético de la periferia al que le fue muy bien; uno mineroenergético al que no le fue bien y ocupó los últimos lugares, y la periferia no mineroenergética que le fue bien en general. Al centro del país no le fue bien debido a que es más industrial y en este sector la dinámica es débil”, señala.

Aquellos departamentos de la periferia que no dependen de sus recursos naturales (petróleo, carbón o minerales), pero que sin embargo tuvieron un buen desempeño económico el año pasado, se vieron favorecidos por el auge de la construcción que vive el país, lo que les permitió crecer por encima del promedio nacional.

Meisel dice que un buen ejemplo de esta situación es Norte de Santander, donde se esperaría un efecto adverso de la aguda crisis que vive Venezuela.

“Sucede que se han defendido bien con el auge de la construcción. El departamento tiene una industria que produce insumos para este renglón, como cerámica, y eso le está ayudando. Además, está muy integrado a la economía de la Costa Caribe, que trae un buen ritmo”, explica.

Pero no es el único. El crecimiento de 6,1 por ciento de Santander también sobresale impulsado por la construcción y porque cuenta con una base productiva más diversificada.

José Guillermo García Isaza, decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, dice que este es un caso excepcional porque es un departamento que mantiene su vocación industrial, pero con un componente agropecuario importante.

Pero advierte que hay otros que también vienen creciendo, a menor ritmo, impulsados por otros factores. Por ejemplo, el repoblamiento de los cultivos de café ha ayudado al Cauca y al Huila, mientras que el desarrollo de la infraestructura ha dinamizado al Valle del Cauca y Antioquia.

En el caso de Risaralda, que el año pasado creció cerca del 7,7 por ciento, dijo que su dinámica puede estar más asociada a la construcción que al tema cafetero.

En el otro extremo están departamentos como Chocó, Arauca, Cesar y La Guajiras, que si bien hacen parte de las regiones mineroenergéticas, no les fue bien.

Chocó, por ejemplo, cayó 7,8 por ciento y, para Meisel Roca, esto fue debido a la caída del precio del oro en los mercado internacionales.

La Guajira y Cesar, con débil desempeño, más que por un problema de precios internacionales del carbón, se vieron afectados por factores internos como el paro de la Drummond y el atentado a un tren que transportaba el mineral el año pasado, lo cual golpeó la producción de este recursos vital para sus economías.

Geografía económica del país se recompone

De mantenerse la tendencia actual que trae la economía, en la que las regiones de la periferia son las más dinámicas, cuando en el pasado era todo lo contrario, habrá una recomposición total de la geografía económica del país.

Sin embargo, esto no será algo que suceda de la noche a la mañana. Tendrá que mantenerse así la tendencia 20 o 30 años, señala Adolfo Meisel, codirector del Banco de la República, quien considera que esto llevaría a que “el centro del país se desplazase un poco hacia las periferias, lo cual es bueno y saludable para el país”.

Agrega que además del componente productivo, este cambio que se está presentando guarda cierta relación con el mapa electoral.

“Son más gobiernistas las regiones prósperas. Santander cae dentro de eso, allí ganó Santos en segunda vuelta. También en toda la periferia y no le fue tan bien en el centro. En la Costa Caribe fue un triunfo grande, y se relaciona con que a esa región le está yendo bien”.

CARLOS ARTURO GARCÍA M.
Economía y Negocios

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/el-centro-del-pais-dejo-de-ser-el-motor-mas-veloz-de-la-economia/14734396

Google