El paro de los Padres de Familia en San Francisco (P)

Agustín Ordoñez G.
Agustín Ordoñez G.

Por : Agustín Ordóñez

El municipio de San Francisco y el Alto Putumayo son testigos y el departamento entero conoce, que los Padres de Familia de la Institución Educativa Almirante Padilla, de este municipio, decidieron realizar un Paro, consistente en no enviar a sus hijos a clases, para protestar por la desacertada dirección de su Institución. Después de tres días lo suspendieron a la espera del cumplimiento de un acuerdo por parte de la Secretaría de Educación Departamental (SED) y al no cumplirse, hicieron otro, en el cual se encuentran. Dos Paros en menos de un mes, algo sin precedentes en esta región y de pronto en todo el Departamento.

Lo extraordinario de este hecho es que San Francisco y el Alto Putumayo no son una zona donde sean comunes los paros. A la gente de esta región no le gustan los paros. Y cuando la gente a la que no le gustan los paros hace dos, es porque algo grave está ocurriendo. Y es que algo grave está ocurriendo y toca algo que es muy sensible para esta comunidad: su Institución Educativa, la que también nació de la movilización de la gente, cuando en los años 70s decidieron que sus hijos no tenían porque caminar o ir en bicicleta, 5 kilómetros o más, para asistir a un colegio de otro municipio y que ya era hora de crear el suyo.

La razón de estos paros no fue la liberación de una plaza, como algunos piensan, aunque fue el detonante. Plazas se han venido perdiendo continuamente en los últimos años y se han entregado de forma extrañamente ágil, sin ningún reparo, y en ese lapso han sido liberados, trasladados o retirados, un gran número de docentes y administrativos, algunos de los cuales terminaron su carrera de manera no muy digna, todo a causa de la sistemática disminución de la matrícula, también en los últimos años, porque muchos padres de familia decidieron enviar a sus hijos a otras Instituciones en otros municipios. Al preguntárseles la razón de esta decisión, casi todos expresan lo mismo: “no nos gusta la dirección” o “no se la ve”. Y varios de ellos están también en la protesta.

Publimayo

Tampoco el paro se hace por un problema o una diferencia religiosa, como inescrupulosamente se ha dicho. Hacerle creer a gente humilde y sencilla que este conflicto es por diferencias religiosas, es algo bajo, mal intencionado y peligroso, que seguramente no tiene perdón de Dios, porque está generando discordia, animadversión y división en una comunidad que nunca ha tenido este tipo de diferencias y que no tiene la culpa ni tiene que pagar las consecuencias de lo que sucede con la Institución. Quienes dicen esto serán los responsables de los efectos que eso tenga en la comunidad. Y tampoco la gente está diciendo o pidiendo que al rector lo destituyan o degraden, eso nunca ha ocurrido.

Los Paros se hacen porque es evidente que no hay una acertada y eficiente dirección de la Institución y cuando esto ocurre debe manifestarse, no ocultarse por temor a ofender a alguien, eso sería un grave error.  Eso ha sido muy notorio en los últimos años, la comunidad lo ha venido expresando continuamente y de hecho lo deja en claro la propia SED en un informe al cual nos referimos más adelante.

Cuando los padres deciden y anuncian el Paro, el señor Personero Municipal y el señor Director de Núcleo, les proponen agotar otras vías ante las instancias correspondientes, principalmente la SED. Los padres de Familia aceptan y recurren ante la SED, la cual envía una Comisión de Inspección y Vigilancia. El resultado de esta visita se demora un poco y se decide el Paro, que dura tres días, al cabo de los cuales aceptan levantarlo por un acuerdo con el Secretario de Educación que les firma que habrá una “decisión administrativa de fondo”, lo cual no se cumple y deciden parar nuevamente y en eso están.

La SED entrega el informe sobre su visita a la Institución y la revisión de todos los procesos. En este informe, como era de esperarse, se establece y evidencia de forma clara, que existen serias deficiencias administrativas, de dirección, de liderazgo, de planeación, de gestión y de participación de la comunidad, lo cual no es nuevo para nadie en San Francisco, porque es lo que muchos hemos dicho durante los últimos años y que algunos vivimos y sentimos diariamente. Este informe, sumado a otras situaciones y anomalías denunciadas, deja en claro que los Padres de Familia tienen la razón en su protesta.

Analizando estas deficiencias administrativas, desafortunadamente solo se encuentran dos causas, porque no hay más: o bien el rector no tiene el conocimiento y la capacidad sobre los procesos institucionales y sus funciones, algo que sería sumamente grave, o bien, si es que tiene el conocimiento y la capacidad, entonces no quiere hacerlo, algo que es más grave todavía. ¿A cuál de estas dos causas se las atribuimos?

Ante esto la SED dice que va a establecer un Plan de Mejoramiento, a través del cual se deberían superar las deficiencias. Y aquí es bueno recordar que la propia SED ya le había establecido un Plan de Mejoramiento en años anteriores, por las mismas situaciones y deficiencias que produjeron el Paro y por las que hoy se decide que hay que aplicar otro Plan de Mejoramiento. Ahora habrá que esperar otros años para ver si este se cumple o hay que volver a aplicar otro Plan de Mejoramiento. Y así seguiremos.

En este aspecto es notoria la diferencia en la forma como la SED viene tratando los problemas de los rectores y los docentes. Si un rector no se adapta a la comunidad y esta después de varios años lo rechaza, algo que debe quedar claro que no es frecuente y casi nunca ocurre, entonces le establece un Plan de Mejoramiento. Pero cuando se trata de un docente, entonces le abre Proceso Disciplinario. Si el Plan de Mejoramiento no se cumple en el tiempo previsto,  vendrá otro Plan de Mejoramiento, que no implica ningún riesgo para el funcionario, mientras que el Proceso Disciplinario puede determinar que el docente se quede sin trabajo.

Todo lo que la SED encontró y lo que la comunidad ha manifestado y denunciado, no solo muestran que tenemos problemas, toda Institución Educativa seguramente los tiene. Desgraciadamente este Informe deja muy en claro que nuestra Institución en lugar de avanzar retrocede en materia administrativa y de gestión, porque es obvio que ya se han aplicado planes de mejoramiento y que estos no se han dado los resultados esperados.

Algo curioso y sorprendente ha ocurrido en este conflicto. Cuando la comunidad decide manifestarse por lo que sucede, presentar su petición de cambio y hace el paro, a sus dirigentes, entre los cuales se encuentran ex alcaldes, profesionales, amas de casa y trabajadores, los señalan de victimarios y criminales y de ser manipulados, no sabemos por quién. Que falta de respeto por la comunidad, por los dirigentes y por los padres de familia. Una sola persona no puede nunca colocarse por encima de los intereses y anhelos de una comunidad y un pueblo y generar toda una novela, porque eso es distorsionar y desproporcionar la realidad y el verdadero problema, que es exclusivamente la dirección de la Institución.

Hay algo que inquieta y preocupa. Si después de estos años de mala relación y después de este conflicto tan fuerte, el rector continúa al frente de esta Institución, ¿cómo será la relación entre los estamentos de la comunidad educativa de ahora en adelante?

La SED ha dicho que los hallazgos no ameritan un proceso o un traslado y en cierta forma tienen razón, si un funcionario se limita a hacer algunas cositas o a no hacer nada, no constituye ningún delito ni violación, así la institución y la comunidad pierdan tiempo y posibilidades valiosas. Pero también ha dicho que no existe una figura jurídica que permita un movimiento y en esto si se equivoca, porque si existe. Se encuentran en la correlación de estas normas: el Artículo 22 de la Ley 715 de 2001, el Artículo 5 del Decreto 520 de 2010 (numerales 1 y 4) y el Artículo 5 del Decreto 180 de 1982 (literal c).

A la hora de terminar de escribir este artículo no existe certeza sobre el desenlace de estos acontecimientos. Lo cierto es que una comunidad entera se ha movilizado y ha manifestado su inconformismo y se debe colocar la atención en el fondo real de este problema, no en los chismes y comentarios, a veces mal intencionados, que surgen en estos casos. Ojalá la situación se resuelva de la mejor manera y para bien de este municipio.

Google

Los comentarios están cerrados.