Cootranskilili no tiene resolución para operar en la vía Campo Alegre-El Tigre

Google

Por : Germán Arenas Usme

Según el director de Corpoamazonia, en resolución de junio del 2013, por la cual él mismo aprobó el plan de contingencia propuesto por Cootranskililí para transportar hidrocarburos a través de nueve rutas, desde el municipio de Puerto Asís hacia el departamento del Huila, no estaba contemplado el tramo en cuestión. Tampoco lo estuvo en las modificaciones posteriores a la resolución que solicitó la empresa.

Hugo Parra, gerente de la compañía a cargo del transporte, explica que, por lo general, para mover el crudo, sus vehículos deben pasar por la vía Cuambí-Puerto Asís y posteriormente cruzar el río Putumayo en ferry hasta el corregimiento de Santa Ana; de ahí a Mocoa, luego a Pitalito, más tarde a Neiva y el destino final es Barranquilla.

Pero, aclara, en abril de este año, Vetra terminó las obras del corredor Campo Alegre-El Tigre, que evitaría tener que utilizar el río Putumayo como carretera y prevendría más de un derrame ocasionado por las inundaciones –bastante frecuentes– en ese cuerpo de agua.

Publimayo

Con la vía lista, le sugirieron a Cootranskililí utilizar el nuevo tramo que ellos mismos habían construido. Estos últimos hicieron caso, pero –en palabras de Parra– fue solo hasta el 7 de mayo que presentaron a Corpoamazonia la solicitud de que se incluyera la ruta en su plan de contingencia y hasta ahora no han recibido respuesta.

Sin muchos detalles, la versión de Rengifo es que nunca hubo tal solicitud y, por ello, la corporación está a punto de abrir un proceso administrativo sancionatorio contra la empresa transportadora y contra la que explota el petróleo.

El director de Corpoamazonia desconoce si, de haberse solicitado el permiso, le hubieran concedido o no la petición a la empresa, ya que los resultados de una serie de estudios técnicos y sociales pueden variar dependiendo de las características de la zona.

Sin embargo, Alba Mery Cuarán, rectora de la Institución Educativa de Maravélez, una de las veredas más afectadas por el derrame del primero de julio, da luces sobre lo que significa el transporte de crudo por la vía.

Según cuenta, si bien la carretera que construyó Vetra les cambió la vida –el camino a Puerto Asís desde su vereda ya no dura tres horas, sino 45 minutos– el polvo y la presencia de actores armados son sus nuevos enemigos.

La rectora dice que desde las 8 de la mañana hasta las 4 de la tarde transitan casi 200 mulas cargadas de crudo y agua industrial a solo 20 metros del colegio. “Ese polvero es horrible. Estamos asfixiados. No importa si limpias y limpias el piso, las ventanas, los pupitres; al día siguiente todo está sucio de nuevo”.

Con la vía también aumentó la presencia militar en la zona, a tal punto que las directivas del colegio llegaron a un acuerdo con los padres de sus estudiantes: “Si ven la situación muy crítica, por favor no envíen a sus niños a la escuela”, fue el pacto.

Google