En Puerto Asís dudan sobre acuerdo de drogas


Cese el fuego da calma en Putumayo. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ
Cese el fuego da calma en Putumayo. FOTO JUAN ANTONIO SÁNCHEZ

En Putumayo hay dudas sobre el impacto de los acuerdos en los plantíos de coca.

El Colombiano –

El anuncio del acuerdo sobre la solución al problema de las drogas ilícitas fue recibido en Putumayo con escepticismo y expectativa, ante la posible reacción que puedan tener los frentes guerrilleros en esta región del país.

Los campesinos y sus asociaciones desconfían de la pronta implementación del acuerdo por las Farc y aseguran que la guerrilla continuará con su control sobre los cultivos ilícitos, pues, según ellos, una situación es la que se vive en La Habana, y otra la que se soporta en las parcelas.

«Por acá los del monte manejan el negocio como les viene en gana. Los comandantes son los que toman las decisiones, entonces habrá que esperar para saber si van a obedecer o seguirán con el negocio», dice José Miguel, habitante de Puerto Asís, Putumayo.

Según el labriego, lo único seguro es que esa gente va a seguir con el negocio, «no ve que es lo que les da la papita».

José Miguel expresa que aunque se haya llegado a un acuerdo, el negocio del narcotráfico seguirá igual en Putumayo por la presencia de otros actores armados como las bacrim que se beneficiarán del negocio de la coca luego del desmonte de las Farc, incluso, los guerrilleros que no se desmovilicen, conformarían nuevos grupos armados para seguir con el negocio de la coca.

Su percepción es compartida por el jefe del estado mayor de la Brigada de Selva 27 del Ejército, coronel Nelson Yesid Ladino, quien asegura que para los guerrilleros de las Farc será muy difícil dejar el negocio del narcotráfico. Este les representa todos los ingresos para el accionar de la subversión.

«Las Farc lo único que piensan es lucrarse, llenar sus arcas de dinero. Ellos acabaron con muchas cosas por lucrarse con el negocio del narcotráfico y con eso pueden comprar armas y otras cosas para atentar contra la Fuerza Pública y la Población Civil», dice el coronel.

La tregua, un descanso 

La tregua, también anunciada ayer por Farc y Eln, fue tomada como un respiro en medio de las hostilidades que afectan a la población civil.

«Es bienvenido el cese el fuego. Estas iniciativas son positivas, tienen que darse. Fuera mejor que hubiera cese de las dos partes, no solo unilateral, para no salir tan afectados», expresó Marcos Rivadeneira, presidente de la Asociación de Campesinos, Acsomayo. No solo los campesinos se regocijaron con el anuncio de la tregua.

Armando Dulce, enlace de Víctimas de la alcaldía de Puerto Asís, Putumayo, ve en este anuncio un beneficio para los habitantes de este municipio y para toda Colombia.

«Negociar en medio de la guerra es una dificultad muy grande y la mejor manera de hacerlo es fuera del conflicto, por fin vamos a tener una paz relativa durante estos ocho días», precisa Dulce.

En Putumayo hay presencia del frente 32, 48 y 49 de las Farc, y los habitantes esperan que el grupo guerrillero sí cumpla con lo ordenado desde La Habana para tener ocho días de respiro, dicen.

ANTECEDENTES
LAS REGIONES MÁS COCALERAS
Para las autoridades antinarcóticos, las zonas de retaguardia de las Farc coinciden con las regiones con más cultivos de coca y marihuana: Nariño, Putumayo, Guaviare, Cauca, Norte de Santander, Chocó, Caquetá y Antioquia. Según la Policía Antinarcóticos, el frente 48 de las Farc, que hace presencia en Putumayo, es uno de los 20 frentes que identifica como dedicados a promover la siembre de cultivos de coca y la producción de base de coca en laboratorios en zonas selváticas.
http://m.elcolombiano.com/article/258879

Share This Post