“No hay que tenerle miedo a la regulación de cultivos ilícitos”

130925 cultivos ilicitosAgencia de Noticias UN-

Así lo manifestó Ricardo Soberón, del Centro de Investigación de Drogas y Derechos Humanos, quien advirtió que la guerra contra las drogas ha fracasado en el hemisferio y resulta pertinente su regulación.

En el Foro sobre la solución al problema de las drogas ilícitas –organizado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Universidad Nacional de Colombia en apoyo a las conversaciones de paz que se desarrollan en La Habana entre el Gobierno nacional y las FARC–, el panelista peruano señaló que, en este sentido, no se trata de erradicar o acabar con el problema, sino de establecer propuestas que permitan gestionar esta problemática y reducir sus impactos más dañinos.

“No vamos a solucionar nada, porque la humanidad ha vivido, vive y vivirá con determinadas sustancias de origen natural y sintéticas que generan efectos en los seres humanos”, puntualizó, y añadió que no se trata de la sustitución de cultivos, sino de la reducción de los mismos y del incremento de la presencia del Estado.

Publimayo

Otro factor que destacó es que al campesino cultivador no se le debe considerar como un delincuente, pero tampoco como víctima. Aboga por la necesidad de recuperar su carácter de ciudadano, para tener derechos como la participación en decisiones, pero también obligaciones, como el conocimiento de lo que hay en su predio, cómo se produce y qué no se debe producir.

Transformación espacial y social

El 32% de la población es de carácter rural. Según el General Retirado Rafael Colón, este factor debe ser tenido en cuenta por parte del Gobierno para transformar el territorio, que debe instalar servicios en cada una de las zonas de cultivos ilícitos para superar los indicadores de desarrollo necesarios para la población.

El General también advirtió que para la transformación de estos territorios, mediante la aspersión, es necesaria la articulación de la oferta institucional, enfocada en el mejoramiento de estas zonas y poblaciones, porque “en cualquier lugar hay jóvenes, mujeres y hombres con una capacidad enorme para hacer un mejor país”.

Asimismo, Francisco Thoumi, de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de Naciones Unidas, advirtió que Colombia necesita trabajar en su estructura socioeconómica, que constituye la raíz de sinnúmero de problemas como los cultivos ilícitos. Destacó que el foco debe ser combatir el narcotráfico en serio y no los cultivos.

Para ello, ratifica que debe tenerse una ciudadanía moderna, aprender a vivir en un mundo con actividades muy rentables, que no se pueden realizar sin enfrentar el desafío de acabar con la cultura mafiosa.

En este punto, el experto explica que es necesario un cambio no solamente de cultivos ilícitos, sino en la misma élite empresarial colombiana, pero también en el sistema, porque el capitalismo colombiano es excluyente y competitivo, lo que ha generado un país con movilidad, pero sin cambio social.

“Los cultivos ilícitos son sintomáticos de los problemas sociales no resueltos. Lo mismo para países consumidores como Estados Unidos, que de ese modo develan cantidad de dificultades estructurales que no ha podido resolver”, concluyó.

Las intervenciones se realizaron durante el “Panel sobre las soluciones a las problemáticas de los cultivos de uso ilícito en un escenario de construcción de paz”.

Voces de territorios

“Mi pueblo ha sido uno de los más afectados por cultivos de amapola. Cada semana eran dos o tres muertos. Todos somos víctimas. A los colombianos nos deben indemnizar por todo lo que ha pasado”: Hernando Chindoy, resguardo indígena Aponte (Nariño).

Eder Sánchez - ANUC Putumayo
Eder Sánchez – ANUC Putumayo

“Solo nos queda resistencia para la defensa de nuestro territorio y cueste lo que cueste vamos a implementar un plan de desarrollo alternativo o amazónico”: Eder Sánchez, ANUC (Putumayo).

“La hoja de coca, pura y en su estado natural, forma parte de una práctica cultural indígena importante que proviene de milenios atrás y no se puede desconocer. La autonomía alimentaria depende de nuestras propuestas y capacidades, no de dejarnos imponer lo que podemos o no sembrar en nuestras tierras por parte de extranjeros. La hoja de coca es sagrada”: Fabiola Piñacué, Coca Nasa (Cauca).

(Por:Fin/LL/sup/arm)

http://www.agenciadenoticias.unal.edu.co/ndetalle/article/no-hay-que-tenerle-miedo-a-la-regulacion-de-cultivos-ilicitos.html

Google

Los comentarios están cerrados.