Falsedades de la Preconsulta Popular Liberal

Google
Jaime Erazo - Columnista. CNP Putumayo
Jaime Erazo – Columnista. CNP Putumayo

Llama la atención de los putumayenses los reiterados pronunciamientos hechos a través de cuñas y diferentes programas radiales por conductores de importantes partidos políticos.

El terrorismo político

Sembrar el desconcierto y el temor entre los miembros y simpatizantes de una u otra candidatura es “terrorismo” y como tal, podría tipificarse como un delito contra el derecho universal al sufragio.

¿Qué hay detrás de todo esto?

Publimayo

Aunque se trata de mostrar que se defienden los intereses de un partido o movimiento político, detrás de todo ese andamiaje está el interés personal de uno o dos personajes a quienes se les ha concedido la representación de su colectividad y le reconocen como su “jefe”, o también, a quienes lideran un significativo grupo de seguidores. Son personajes que aspiran a mantener un cargo de elección popular u obtenerlo y por tal motivo, están participando activamente en el juego del proceso electoral, por lo tanto, mal harían en quedarse quietos pues permitirían que sus contradictores se posicionen ventajosamente en el desarrollo de la contienda electoral para Cámara de Representantes.

Los ardides o engaños políticos

Los griegos eran hábiles en utilizar el ardid o el engaño como medio para vencer al enemigo. De los ardides más geniales que se conozcan, el caballo de Troya que les permitió ingresar al interior de la ciudad y abrir sus puertas para coparlos y finalmente vencerlos.

En la política también se utilizan los ardides o engaños para lograr la victoria. Como en la guerra, las campañas electorales cuentan con estrategas o generales que para lograr la victoria conciben y ejecutan tácticas que distraen al contendor, le producen zozobra, duda y miedo, de tal manera que bajen la guardia o en el peor de los casos abandonen la lucha y una vez debilitados, darles el golpe de gracia.

Así que los rumores malintencionados, las conjeturas y las falsas alarmas que están apareciendo en los medios de comunicación y que se difunden en las cafeterías y corrillos, indudablemente provienen de quienes le están apostando a una curul en el parlamento colombiano, tanto del interior del Partido Liberal, como también del Partido de la U, del Partido Conservador y últimamente del Polo Alternativo Democrático.

La falsedad de la afirmación de la doble militancia

Hay que estar atentos a los falsos rumores,muchos de ellos presentados como verdaderos pero que,una vez analizados con detenimiento, se descubre que son falsos.

La afirmación de la doble militancia ha producido miedo y terror entre los electores que están poco informados o no les gusta detenerse analizar si tal afirmación es falsa o verdadera.

La Ley Estatutaria de los Partidos y Movimientos Políticos, establece que “la militancia o pertenencia a un partido o movimiento político, se establece con la inscripción que hace el ciudadano ante la respectiva organización política, según el sistema de registro que adopte para tal efecto”. En el Putumayo, la gran mayoría de ciudadanos no están inscritos formalmente a partido o movimiento político alguno. Según esto, quien hoy afirma que es conservador y mañana vota por un liberal o a la inversa, sin temor alguno puede hacerlo sin que por ello incurra en “doble militancia”.

Por otro lado, están equivocados quienes afirman que por el solo hecho de votar y dejar registrada su huella digital quedan inscritos en el partido por el que votaron y corren el riesgo de incurrir en doble militancia.La consulta que se realizará el día 29 de septiembre es una Consulta Popular, NO ES UNA CONSULTA INTERNA. El Artículo 11 de los Nuevos Estatutos del Partido Liberal Colombiano (elaborados de acuerdo a la Ley Estatutaria de los Partidos o Movimientos Políticos) es muy claro cuando divide las consultas en internas y populares. La parte que desvirtúa la falsa afirmación de la doble militancia por participar en la Consulta Popular, dice: “Se denominarán internas cuando en ellas sólo participen quienes se encuentren en el registro de afiliados del Partido. Se denominarán populares cuando puedan hacerlo todos los ciudadanos inscritos en el censo electoral”. Como popularmente se dice: “más claro no canta el gallo”.

La Ley Estatutaria de los Partidos o Movimientos Políticos también es clara al establecer la doble militancia para “quienes se desempeñan en cargos de dirección, gobierno, administración o control, dentro de los partidos y movimientos políticos, de igual manera para los que hayan sido o aspiren ser elegidos en cargos o corporaciones de elección popular”. En este grupo están quienes afirman que los que participan en las consultas populares incurren en doble militancia, son ellos los que no pueden participar. Lo demás son intentos fallidos de impedir que los ciudadanos voten por tal o cual candidato en la Consulta Popular del domingo 29 de septiembre. Lo grave es que pueden estar incurriendo en el delito de constreñir el libre ejercicio del derecho a votar.

La falsedad de que no hay garantías de control

Como se dice por ahí: la ignorancia es atrevida. Afirmar que no se puede realizar la Consulta Popular Liberal porque no se ha convocado como testigos electorales a miembros y simpatizantes de otros partidos y que por lo tanto habrá fraude, por un lado, no tiene sentido, como se dice popularmente, no tiene ni pies ni cabeza; por otro lado, es un insulto y un irrespeto a quienes hacen parte de una institución tan respetable como la Registraduría Nacional del Estado Civil en la que tantas veces el país ha confiado.

Ahora bien, si tienen conocimiento de delitos o arbitrariedades cometidas por funcionarios de esa institución, asuman el deber ciudadano de denunciarlos ante las instancias correspondientes pero no conserven la fea costumbre de la revendedora.

La falsedad de que se van a gastar la plata

Manejar a las personas con los bajos tonos de la escala emocional, como el de la compasión, es propio de aquellos que acostumbran manipular a los demás.

Sostener que un mecanismo democrático establecido por la ley y acogido por todos los estatutos de los partidos políticos para escoger sus candidatos es malgastar los recursos del erario público pone en entredicho el derecho que tienen los ciudadanos colombianos a decidir quienes los representen, además, se puede pensar que están promoviendo un precedente negativo contra todos los procesos democráticos de elección ya que todos ellos demandan gastos y cuya financiación la contempla la ley.

Esperemos que en el futuro democrático que se avizora en el país, los paladines del no a la consulta se mantengan consecuentes con lo que hoy afirman y que el dinero que poseen para invertirlo en sus campañas lo destinen a atender las necesidades del pueblo putumayense y colombiano.

La falsedad de las inhabilidades

En derecho, existe un principio que sostiene que “nadie puede ser condenado sin antes haber sido escuchado y vencido en juicio”. En la actualidad no existe fallo alguno en contra de ninguno de los cinco aspirantes a conformar la lista que por el Partido Liberal Colombiano para obtener una curul en la Cámara de Representantes. Que contra algunos de ellos existan procesos, puede ser cierto, pero que hasta la fecha ninguno ha sido inhabilitado y por lo tanto, puede ejercer a plenitud su derecho a elegir y ser elegido. Así que no miremos la paja en el ojo ajeno cuando tenemos una viga metida en el nuestro.

Qué hacer

Sencillamente  no dejarse engañar, si tu decisión de votar es a conciencia, seria y responsable, pensando socialmente, no permitas que ese tipo de comentarios haga cambiar tu intención de votar. Lo que está en juego es el presente y el futuro de tu municipio, del departamento y del país. Vota a conciencia y no vendas tu voto puesto que voto vendido, pueblo jodido.

Jaime Armando Erazo Villota
Miembro del Colegio Nacional de Periodistas
Seccional Putumayo

 

 

 

Google